Las crisis del siglo XXI (II) – Evarísto Díaz Castro

Pretender que esta megacrisis no nos afecte sería simplemente una temeridad. Y abocarnos a desastres que nos podrían llevar a nuestra desaparición incluso como especie. A partir de ahí caben una serie de consideraciones de no menor interés:

1.- Hace tiempo que venimos insistiendo en recuperar los conceptos de la Espiritualidad (laica) como contrapartida al concepto de Materialidad (de consumo.) En este Hipercentro Comercial en el que estamos  convirtiendo nuestro mundo, el ciudadano ha dejado de serlo para transformarse en consumidor y más aún en “mercancía” de consumo. No es de extrañar que ante tanta dejación de funciones, la virtualidad y el mercado presidan también las relaciones humanas. Llegado este estado de cosas, algo habrá que hacer al respecto. Y en / y a nuestro aparataje ideológico-conceptual debemos preguntarle: ¿podremos y sabremos hacer sitio para abordar la “estética de la resistencia”?, es decir, ¿”sabremos sufrir lo que deba de ser sufrido” sin retroceder un ápice de aquellos métodos de pensamiento y formas de conducta que nos han servido para concebir el concepto de Humanidad, de progreso y desarrollo y nos han dado una visión histórica y de conjunto, ofreciéndonos una salida personal y social moderadamente aceptable, solidaria y gozosa?

2.- Antes de Internet, teníamos la suficiente experiencia en  las Redes Sociales, que ya existían, -ahora son Redes Sociales Virtuales-.  ¿Realmente alguien se cree que puede tener 10000 amigos y que es razonable numerarlos? Tendremos que recuperar esos espacios de presencia personal, volver a estar en la-mi calle, en el-mi bar, en la-mi asociación -comunidad de vecinos, cineforum, en el-mi partido, en la-mi ciudad. Y de paso que nos encontramos con otras personas, es decir, con nosotros y otros, recuperamos el arte de la palabra y la convivencia, incentivamos la economía, combatimos la soledad y,  adelgazamos, que falta nos hace…

3.- Es necesario reflexionar sobre el concepto de Humanidad. ¿Estamos evolucionando o nos están “mutando”?. No podemos permanecer ajenos, nuestro tiempo, el de cada uno, es limitado. Esta sociedad multifacetada e hiperdinámica nos demanda una mayor implicación. Tenemos que entender los pulsos de la nueva civilidad, detectar sus amenazas, y ofrecer y aportar soluciones a los problemas. El trabajo contra el pensamiento fanático, contra la ignorancia, la ambición desmedida,  etc., cobra hoy un nuevo significado (fundamentalismos, violencia de baja, media y alta intensidad, desplomes financieros, corrupción política…).

4.- No se puede olvidar la necesidad de transmitir a la sociedad la plena vigencia del imperativo de la Justicia, la Libertad, La Solidaridad, la Inteligencia, La Paz y la Espiritualidad como Herramientas de una Humanidad mejor, que hoy, por decirlo todo, ve amenazada hasta su propia supervivencia.

5.- En esta tarea de Reconstrucción del Hombre y de Reconstrucción de la Sociedad, estaremos abiertos e invitaremos a todos los seres humanos, y a la mujer expresa e ineludiblemente, a participar en esta tarea pacifica, individual y colectiva, creciente y fraternal, con cada ser humano y entre todos los pueblos del Mundo.

6.- La Humanidad tiene sus fortalezas en lo científico y en lo ético-moral. No obstante ni el Pancientifismo y Tecnocratismo a ultranza o la cerrazón clerical-dogmatizante son la salida. Entre ellas, una alianza humanitaria, un consenso entre el fenómeno humano y ese “algo mas” que la ciencia es incapaz de “aprehender”…Tolerancia, Respeto, Diversidad y Coexistencia en Armonía…

7.- Al igual que nuestros antecesores ayudaron a la construcción del Mundo Moderno y de la sociedad industrial, nosotros, actores de nuestro tiempo, deberemos movilizarnos para resemantizar los nuevos significados de las viejas columnas: Libertad, Igualdad, Fraternidad si, pero también Solidaridad, Comercio Justo, Paz…En una sociedad postindustrial de neocapitalismo avanzado y con evidentes signos de fragmentación no tienen lugar ni sentido las distancias oceánicas que separan la injusta sociedad del primer mundo “civilizado” de las hambrunas y las “guerras tribales” de los mas desfavorecidos por la fortuna.

8.- ¿Que “praxis” queremos crear? En un mundo hiperactivo, absorto, fascinado y distraído por las telecomunicaciones, inteligencia artificial, robótica, energía atómica, bio, micro y nanotecnología, cibersistemas e interacción hombre-maquina (ojo con el concepto de evolución versus mutación) . ¿Y la relación entre los que poseen los “medios” del futuro coexistiendo con los que sufren los “modos” del pasado…?

La brecha tecnológica, las crisis alimentarias, el paro masivo, la migración forzada, segregación y exterminación de seres humanos (etnocidios), etc. ¿Tienen algo que ver los Derechos Humanos con los mecanismos de las “élites del poder” y de los detentadores del “control social”?

9.- El bien individual, pero también el bien público es un trabajo inaplazable para la sociedad de hoy. Y es necesario que se sepa y sea compartido.  Necesitamos desarrollar sociedades. Micro y macro sociedades, hacer neosociedad, nueva sociabilidad, nueva sensibilidad social…Sociedades más y más profundamente éticas en las que se predefinan y dimensionen valores y nueva imagen de la deseabilidad social: una sociedad crecientemente sustentable y sostenible en un desarrollo nuevo ético-moral (comportamiento y valores) en los cuales la Democracia sea justa y real, no formal. Para ello habrá que formar ciudadanos (educación) y diseñar sistemas (política) que lleven aparejados Modelos y Diseños eficaces de resolución de problemas (Inteligencia) por parte de Ciudadanos Ejemplares (Justicia). Un modelo de ciudadano ejemplar es aquel que se pone al servicio de sus semejantes, por un período determinado de tiempo, con medios públicos, que organiza y administra y que, efectuado correctamente su cometido, favorece el desarrollo de la cadena de acciones, retirándose a vivir dignamente de su trabajo o pensión con el reconocimiento cívico correspondiente. Un ejemplo valido para citar dado que esta de aniversario en estas fechas seria el primer Presidente electo de la República de Portugal, Dr. Manoel José de Arriaga Brum.

10.- Solo así, y trabajando en conjunto, recuperamos y actualizamos la Humanidad. Únicamente en las sinergias positivas, el individuo conseguirá sobrevivir y ocupar el lugar que le corresponde en una sociedad hoy caduca, inoperante y desvencijada, en la que el ser humano está solo, triste, replegado sobre si mismo, convertido en consumidor a veces compulsivo, dedicado a su “patética privacidad” mientras que otros deciden por el y para el su vida -y a veces su muerte-, de antemano , “contemplando como se pasa la vida,  como se viene la muerte tan callando” mientras el Estado, antaño fuerte y fuente del Derecho, hoy debilidad suprema, controlado y/o controlable por bufones, demagogos, incompetentes, y corruptos que sirven a la multinacional todopoderosa. Ciertamente nos va en ello el porvenir de nuestras vidas, el futuro de nuestra querida e imperfecta Democracia, del Estado de Derecho, en definitiva….

Si ante este “Estado de la Cuestión”,  la sociedad no tiene nada que decir, no veo razón alguna para que el individuo, usted, aquel, yo mismo, no podamos seguir mas o menos perfectamente tranquilos, -y sobre todo, educadamente callados y estúpidamente sonrientes -, viendo el declive de la Civilización, cómodamente sentados eso si, a través de nuestro nuevo y estupendo televisor de plasma…

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Evaristo Díaz Castro. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s