Cómo construir a una persona (I) – Paloma Díaz Andina

Ante todo, desposéeme de lo que tengo. En principio, la comida. Las personas hambrientas somos más productivas y creativas. En serio: corremos mejor por el monte o la selva, nos vendemos mejor antre un trozo de pan y, faltos de él, estamos dispuestas incluso a luchar o a matar con métodos insospechados.

No me dejes divertirme, sabio poseedor de la verdad. Está demostrado según tus sempiternas fuentes, que para triunfar no hay nada mejor que el aburrimiento, mejor si es crónico. Sobre todo si uno aspira a llegar a ser Presidente del Gobierno, que lo ideal es ser un gallego triste y reincidente. A las pruebas me remito.

En realidad, para ti, esa alma pura y limpia que velas para hacer de cada uno de nosotros una persona de verdad, hemos de estar dispuestos a carecer de todo todito todo: educación, sanidad, vivienda, derechos (Now, what is this?), el pan y la sal, ah, y no olvidarse del agua. Es bien sabido: al enemigo ni agua.

Como ya decía Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre. Abstengámonos de crear nuevos próceres, hombre-lobos y cuervos, que te comerán (por hambre creativa) o quitarán los ojos (y la ONCE no da para tanto), y encima pueden tener lobitos. Luego tú, hombre o mujer (mujer no, si todavía no tienes hijos), enemigo del rebaño: a ti, ni agua.

Si ese proyecto de persona (suponemos que ya ha salido el útero materno, más que nada porque la ciencia, con perdón del Papa, algo pinta en este entuerto) te pide algo: ni hablar del peluquín. Espríritu regio y alma firme, una, grande y libre.

Libre de imponer normas, modos y costumbres para los demás, pero que no atañen a tu existencia,” sapiencia suma, verdad de la buena. Y libre también de imponer tu pensamiento unívoco a todo lo que se mueve, que ni te incumbre ni repercute, salvo  para vestir de impunidad a  tu persona o “Uno de los tuyos.”

Por lo más sagrado de pido: tú nunca me regales nada, que me corrompe, me vuelve vaga, gorda y me manda directamente al fondo del mar muerto en su zona más putrefacta. ¡Por Dios!. Aunque luego te sobra escasez perceptiva para inventar el infierno oficial…

No vale llamar “amor” a un Estado de Derecho. Y no ha nacido el país que regale nada, sino que redistribuya sus recursos, los de todos, incluso los tuyos.

Veladores de la conciencia: la caridad está implícita en la solidaridad de los hambrientos.

La miseria humana tiene muchas caras, sí, infinitas, tantas como perfiles de la estupidez humana.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Paloma Díaz Andina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s