“Las víctimas del franquismo solo se acuerdan de sus padres cuando hay subvenciones", manifiesta Rafael Hernando. Mariano Rajoy, presidente del PP lo respalda con su silencio. – Antonio Campos Romay

83bab-antoniocamposromayQue un sujeto de la catadura moral de Rafael Hernando, portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, – una voz autorizada para expresar lo que piensa el PP- hace manifestaciones de esta infamia moral, solo tiene una explicación plausible : el silencio cómplice del Sr. Presidente del Gobierno. Lo que deriva en que D. Mariano Rajoy comparte sus manifestaciones de la A a la Z.

Hernando manifiesta su indecencia, su carencia de ética y su obsceno desconocimiento de los sentimientos y del derecho a la dignidad de sus deudos que mueven a los familiares de las víctimas de la dictadura, en la que tal sujeto vivía como pez en el agua. Este sujeto deshonra la política y el debate político y es una evidencia de las razones por las que la ciudadanía, asqueada, da la espalda a esta.

Cuando la derecha radical  habla de resentidos, con su tono agresivo, inculto y reaccionario, debiera observarse a sí misma y contemplar el odio y rencor que acumula hacia sus semejantes con ideología distinta.  Cuando se mantiene la compostura política, aceptando al PP nacido de la mano del ex ministro de la dictadura Sr. Fraga, como partido homologable con sus correspondientes europeos conservadores, el Hernando de turno surge machacón evidenciando unos talantes enraizados en el franquismo más rancio dando un tono asilvestrado a su formación. El historiador D. Julián Casanova subraya lo inconcebible que resultaría en Francia o Alemania, que politicos de la derecha y conservadores  pudiesen  defender una idea similar.

La permanente reticencia del PP a romper su ligazón sentimental con el  franquismo, parece dar a entender que el partido que preside Mariano Rajoy, prefiere mas aferrarse al rol de depositario del franquismo sociológico que convertirse en la derecha democratica y europea indispensable para el funcionamiento de la democracia española.

Conviene recordar algunas perlas del contumaz portavoz y que en ningún momento recibieron desautorización del presidente de su organización.  El Sr. Hernando, diputado por Almería (cunero nacido en Guadalajara), arremete contra la Junta de Andalucía por considerar superfluo que la Junta decida asegurar a los niños de los colegios públicos en situación difícil tres comidas al día alegando que eso es propio de Etiopia. Insistiendo  en su criterio solidario el portavoz Hernando  en referencia al informe donde se asegura que 50.000 niños catalanes no reciben una alimentación adecuada afirma,  que los casos “puntuales” de desnutrición infantil que puede haber en nuestro país son “una responsabilidad que corresponde a los padres”.

Ante el auto del juez Santiago Pedraz con el que archiva el procedimiento contra los organizadores de la manifestación del 25-S en las proximidades del Congreso de los Diputados  califica a este  como “pijo ácrata”. Lo hace el portavoz de una formación que cuando no le afectan, se llena la boca manifestando su acatamiento a los autos y sentencias de la justicia.

El portavoz Hernando, incapaz de discernir entre la legalidad de la II  República y  la Dictadura franquista calificó de “disquisiciones históricas” las diferencias entre ambas.  Concluye su cita afirmando  que la consecuencia  de la República fueron “un millón de muertos”, por la posterior Guerra Civil.

Señala D. Julián Casanova, en su obra República y Guerra Civil, 600.000 muertos. De ellos entre 110.000 a 130.000 mueren de violencia política en la zona franquista y 55.000 en la zona republicana. En la postguerra la violencia del régimen encabezado por el general Franco ocasiona entre 50.000 y sesenta mil  víctimas más entre 1939 y 1946. Reitera el Sr. Casanova, “Ningún conservador alemán osaría decir que Hitler subió al poder por culpa de la República de Weimar. Ninguno”. Sin embargo continúa D. Julián Casanova,  decir en España que la causante de la Guerra Civil fue la II República tiene “coste cero”, “porque la ausencia de educación histórica de muchos españoles propicia que le compren este discurso sin dudarlo un segundo”. Ángel Viñas autor de una trilogía  sobre la II República, manifiesta  “La sombra del franquismo es alargadísima, no en la política, pero sí en el momento que se habla de historia”,  “Es muy difícil para un historiador intervenir activamente en este debate porque lo que dice Hernando, el PP, o quien sea, es una mamarrachada desde un punto de vista histórico: Pero a ellos les resbala completamente”  García de Cortázar, cuya  tendencia historiográfica es  más conservadora, manifiesta ante las memeces del tal Hernando : “Es una barbaridad, terrorífico y absurdo atribuir a la República, que fue la asediada y derrocada por los conspiradores e insurrectos, la responsabilidad de la Guerra Civil. Me parece absurdo”,

Arremete el portavoz Hernando contra la bandera republicana ignorando el cunero en cuestión que el TSJM  decretó en 2003 que exhibir la tricolor no atenta contra la Constitución. Su sentencia 1335/2003 deja claro que la bandera republicana no es ni ilegal ni inconstitucional. Algo cuyo desconocimiento o ignorancia intencionada llevaría considerar al tal Hernando bien como un  memo insolente o un desvergonzado,  o ambas cosas,  cuando afirma que es ilegal exhibirla.

Atribuirle en solitario a este individuo, voz del PP en el Congreso, que denigra impunemente el solo a una parte muy importante de la sociedad española, sería inexacto. Su comportamiento, que degrada las instituciones y agrede a la ciudadanía,  solo es posible con la complicidad silente del máximo represente del PP, y presidente del Gobierno de España, D. Mariano Rajoy. Su silencio, acepta, tolera y  permite.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.