El guillotinado Vicent- José María Barja Pérez

491c7-josc3a9mc2aabarjaEl guillotinado Vicent

La columna dominical en la contraportada de El País, que desde hace años firma Manuel Vicent, se titulaba Guillotina. Los errores que incluía fueron detectados y comentados en las redes sociales; y el miércoles siguiente el propio autor, en una carta al director de dicho periódico, admite los errores. Pero achaca al ordenador el que doctor Guillotin quedase escrito «doctor Guillot» y que transcribió la leyenda de que fue guillotinado, aunque en realidad murió a los 76 años de carbunco, por «una ironía literaria de todos los revolucionarios que se han visto obligados a probar su propia medicina.» Dada su edad, seguramente no está habituado a consultar datos en el ciberespacio, ni recibió conocimientos específicos sobre la Revolución Fancesa y tal vez se coló en su mente el nombre del futbolista de su tierra valenciana, Vicente Guillot.

Ni siquiera hoy en la Historia Contemporanea de Bachillerato se explican detalles de la que Carlos Fuentes calificaba como La revolución del milenio (El País 17/septiembre/1999). Eso sí, conocen la Ley Le Chapelier, que suprimía la libertad de asociación gremial, pero dudo que conozcan el papel de Guillotin como parlamentario promoviendo la igualdad, incluso en la pena de muerte, pues creía que un método de ejecución más humano y menos doloroso debería ser el primer paso hacia una abolición total de tales condenas.

Datos:

  • En el libro de Fernando Díaz-Plaja A la sombra de la guillotina (Planeta, 1988) se lee en una ilustración «El doctor Guillotin será una de las víctimas propiciatorias del “filantrópico” artilugio por él inventado, pronto dueño de Francia», aunque en el texto no hay tal alusión. Con un título casi idéntico, La sombra de la guillotina, Ediciones B publicó en 1994 la novela histórica A Place of greater Safety que Hilary Mantell dedicó a los personajes claves de la Revolución Francesa. De ella es la acotación «Danton muere a los 35, Robespierre a los 36. Caer bajo la guillotina de 1794, como Séchelles, a los 35 años, es casi ser un anciano.»
  • Tal vez el libro más apropiado al tema es el del historiador Daniel Arasse, La guillotina y la figuración del Terror (DA, Editorial Labor, 1989) donde se puede leer «La utilización de una máquina de ejecución fue propuesta, con el apoyo de Mirabeau, ante la Asamblea Constituyente el 1/diciembre/1789 por Joseph Ignace Guillotin (28/mayo/1728, Santes – 28/marzo/1814), que fuera jesuita (1756-1763). Estudió posteriormente medicina, recibiendo el título de doctor en París (1770), y era profesor de anatomía de la Facultad de París. Elegido diputado por el Tercer Estado por Paris en los Estados Generales de 1789, fué quien originó la réunion en el Jeu de Paume, cuando el 19/junio/1789 los diputados encontraron cerrada la sala de reuniones usual. Guillotin presentó un proyecto de reforma del derecho penal cuyo primer artículo estipula que “les délits de même genre seront punis par les mêmes genres de peines, quels que soient le rang et l’état du coupable”. En la sesión del 1/diciembre demanda que «la décapitation fût le seul supplice adopté et qu’on cherchât une machine qui pût être substituée à la main du bourreau». Se trataba de suprimir la tortura y establecer igualdad para todos los condenados, pues la ejecución de la pena capital difería según los ingresos y el rango social del condenado: los nobles eran decapitados, los regicidas despedazados, los herejes quemados, los ladrones colgados. Su idéa fue adoptada por la ley de 6/octubre/1791 y, pese a sus protestas, se le atribuyó su nombre a esa máquina. En la construcción de la máquina en 1792 no intervino Guillotin, sino el doctor Antoine Louis, secretario permanente de la Academia de Cirugía (de hecho la maquina recibió los nombres de louison o louisette).»
  • Coincide que una guillotina fue subastada en Nantes el pasado jueves y algunas reseñas en la web incluyen un video en el que se puede ver una placa con un texto en francés que informa de que el nombre fue mal asignado y que ya se usaba antes por los italianos, siendo su primer uso en Francia el 25/abril/1792 [en la Place du Grève (Paris) sobre un salteador de caminos, Nicolas Jacques Pelletier.] En las imágenes se aprecia la báscula, plancha móvil a la que se sujeta el condenado, el declic, palanca que libera la hoja de la guillotina y la lunnette, pieza circular a la que se sujeta el cuello del condenado [como se explica en E. J. Wagner La ciencia de Sherlock Holmes (2010) Planeta, p 293-5]
  • En el prólogo (DA, pg ix) Carlos Martinez Shaw explica el valor emblemático de la guillotina:  «Encarna en sí sola los valores esenciales de la Ilustración. Instrumento racional en su diseño, humanitario en su propósito, pedagógico en su contundencia, democrático en su indiferencia hacia la condición de las víctimas, progresista en su utilización primera contra los defensores del pasado, la guillotina se nos revela como el símbolo de un época y como el microcosmos que desvela el macrocosmos revolucionario, la cifra que contiene en sí misma la epifanía de los hechos de la Revolución.» Pero es más contundente Arasse: «La guillotina, en su empleo democrático, confirma de manera visual la terrible omnipotencia del sufragio universal» (DA, pg 81).
  • El neologismo “guillotina” se debe al caballero Champcenetz, miembro de la Académie francesa y redactor de la revista monárquica Les Actes des Apôtres ejecutado el 23/julio/1794, quien compuso una cancioncilla: «Guillotin el romano/muy ufano, habla con los del taller,/Barnave y Chapelier,/y hasta con el rompecuellos,/creando, escuchados todos ellos,/ una máquina que mata sin inquina;/por ello, bien llamada guillotina» (DA, pg 7). Como escribió Victor Hugo (Litérature et philosophie mêlées): «Hay hombres desgraciados. Cristobal Colón no pudo unir su nombre a su descubrimiento; Guillotin no pudo separar el suyo de su invento» (DA, pg 11).
  • Dos opiniones “científicas”: «En la guillotina, la ciencia ve un plano horizontal a varios pies del suelo, sobre el que se han levantado dos perpendiculares, separadas por un triángulo rectángulo que cae, a través de un círculo, sobre una esfera que queda más tarde aislada por una secante.» E. y J. de Goncourt Histoire de la société française pendant la Révolution (1918); «La guillotina, afortunadamente, no está a disposición de los historiadores» escribía Paul Valery (muy en desacuerdo de las celebraciones del primer centenario de la Revolución Francesa), según una cita de Juan G. Bedoya en un artículo, De la sarten al fuego, sobre el cisma entre cristianos.
  •  Fue la aplicación de la ley de pradial (en francés Prairial, el noveno mes del calendario revolucionario, así etiquetada por ser promulgada el 22/Prairial/II ≣ 10/junio/1794), más conocida como ley del Gran Terror, que suprimía las garantías jurídicas (no hay defensa, ni testigos, sólo absolución o muerte) lo que produjo una brusca aceleración de las ejecuciones en un momento en que la cifra estaba ya en franco aumento: «número de ejecuciones es de cinco como media diaria en germinal, doce en floreal, diecisiete en pradial, más de veintiséis en mesidor, treinta y ocho en termidor. En tres días, en la plaza de Saint-Antoine la guillotina ha decapitado a 73 condenados…» (DA, pg 106)
  • «El “Terror” francés mandó a la guillotina a 16.000 individuos -asunto de escasa monta, dice Jules Michelet en su Historia de la Revolución Francesa, si lo comparamos con las ejecuciones ordenadas por la monarquía a lo largo de 600 años» recoge Carlos Fuente en el artículo citado, su contestación a la pregunta New York Times “¿Cuál considera usted que ha sido la mejor revolución del milenio?”
  • Aunque el camino hacia la abolición de la pena de muerte parece claro (98 países han abolido la pena de muerte), todavía en 2013 en el mundo hubo 778 en 21 paises, aparte de las más de mil no confirmadas oficialmente en China (los siguientes países en número de ejecuciones fueron Irán, Irak, Arabia Saudí y EEUU, donde el 41% es en Texas).

El 4/abril fue proclamado por la ONU en 2005, Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas. En el Reino Unido el 6/abril es el primer día del año fiscal, una herencia del antiguo calendario. Precisamente el 7/abril es la Anunciación de Nuestra Señora para la iglesia ortodoxa oriental, pues siguen utilizando el calendario juliano (que añade dos días más que la cuenta Old Style por 1800 y 1900); es además Día Mundial de la Salud (comemorando la fundación de la Organización Mundial de la Salud tal día de 1948), Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio de Rwanda (proclamado en 2003 por la ONU, para recordar que ese día de 1994 comenzó una matanza de 800.000 rwandeses, asesinados por sus compatriotas en la mayoría de los casos únicamente por pertenecer a un grupo étnico determinado). Es tambien la fecha de nacimiento, en 1506 y en el castillo de Javier, de Francisco de Jasso y Azpilicueta (más conocido como San Francisco Javier). El 8/abril en Japón celebran el nacimiento de Buddha Shakyamuni con una “fiesta de las flores”, Hana Matsuri; desde 1971 es el Día Internacional del Pueblo Gitano.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.