Elecciones Europeas: Modo de empleo- Iñaki Martínez

ActaElecciones Europeas: Modo de empleo.

 En esta campaña electoral de las elecciones al Parlamento Europeo sorprendentemente se está repitiendo un absurdo que ya se produjo en todas las anteriores: las declaraciones de los políticos en campaña tienen clave local, es decir, estatal. Aluden a cuestiones y debates políticos internos e incluso marcan como objetivo de estas elecciones dañar políticamente a nivel español a la opción política rival. En mucha menor medida, sobre todo en las intervenciones de los dos principales partidos, se alude a la política de la Unión Europea y a que puede hacer el Parlamento Europeo para modificarla, ratificarla o sustituirla.

Resulta sorprendente que a estas alturas se siga evitando abordar las Elecciones Europeas desde una perspectiva europea, más aun cuando en los últimos años los ciudadanos españoles hemos recibido un curso intensivo (la letra con sangre entra) sobre la importancia para nuestras vidas de las instituciones comunitarias y las decisiones que estas toman. Las decisiones de la Troika, el rescate bancario e incluso, más positivamente, alguna sentencia de órganos judiciales europeos relativa a las hipotecas, han modelado y dado tono a la situación social y económica española, así que algo deberíamos de haber entendido sobre que las decisiones de la Unión Europea realmente nos afectan.

Por otra parte las elecciones al Parlamento Europeo no son un referéndum sobre la permanencia en la UE, ni siquiera un concurso de popularidad de la UE. Quien quiera defender la idea de que España salga de la Unión Europea mejor que espere a las elecciones generales españolas, pues sería desde las instituciones españolas, no desde las europeas, desde donde habría que plantear tal iniciativa. Ser euroscéptico no es un motivo racional para no votar en las elecciones al Parlamento Europeo porque las instituciones comunitarias no van a desaparecer simplemente por ignorarlas, lo que van a hacer es seguir funcionando sin consideración alguna a las opiniones del euroescéptico abstencionista. Por otra parte en estas elecciones hay varias opciones electorales que el euroescéptico de derechas o de izquierdas puede encontrar de su gusto.

Cambiando de tema, la abstención como forma de protesta contra el sistema oligopólico o capitalista, o contra la supuesta “casta política”, es inútil. El sistema puede sobrevivir perfectamente con elevados niveles de abstención, como en Estados Unidos, y el grueso de los abstencionistas no son en absoluto personas que rechacen el sistema si no todo lo contrario. Casi todos los abstencionistas contumaces que conozco en mi entorno son personas que asumen completamente el sistema y que no necesitan más participación en la vida pública que el ser consumidores y teleespectadores. Me parece que se equivocan rotundamente (casi cómicamente) los grupos políticos que consideren que cada abstencionista es un descontento hostil al sistema al que le falta poco para convertirse en revolucionario. Para mostrar rechazo al sistema también hay varias opciones de voto muy fuera de los consensos del sistema, con candidatos con un perfil alejadísimo del de un político “de carrera”, que pueden servir mucho mejor que la abstención para dar un puñetazo en la mesa.

Os puedo sugerir un trabajado análisis de las candidaturas, http://elcaballerosinespada.wordpress.com/2014/05/09/que-voto-para-las-elecciones-europeas-2014-descripcion-de-las-39-candidaturas/ , que como veis incluye opciones para todos los gustos, incluido para el voto euro escéptico o para el voto protesta.

El Parlamento Europeo es un órgano co-legislador y de control a la Comisión Europea. Sus poderes no son muy amplios pero tampoco son desdeñables y viene a ser un contrapeso y un freno a los poderes de esa Comisión Europea tan escasa de fundamento democrático, alejada de la ciudadanía, cercana a los lobbies oligárquicos y devota de los dogmas económicos neoliberales o financieristas. Aun están por explorar los límites de la capacidad del Parlamento Europeo para oponerse a las políticas de la Comisión y del Consejo, aun no se ha dado la circunstancia de una oposición parlamentaria importante a la Comisión y al Consejo porque hasta ahora los grupos mayoritarios del Parlamento Europeo eran de similar adscripción partidaria a la de los Comisarios (a pesar de que los Comisarios, por el hecho de serlo, subliman a ese estatus superior, aristocrático, de grandes mandarines de la U.E., que hace bastante irrelevante el hecho de que militen en un partido o en otro). Por eso, a la hora de elegir que votar en las elecciones al Parlamento Europeo, debemos considerar si estamos conformes con la línea política de ese gobierno permanente de la U.E. que es la Comisión Europea y, consecuentemente, votar a la lista que entendamos más adecuada para respaldar esa política de la Comisión, si estamos conformes con ella, o de oponerse a la misma si la rechazamos.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Iñaki Martínez. Guarda el enlace permanente.