Requisitos de entrada y salida de menores en Chile y en España- Iñaki Martínez

chilespañaRequisitos de entrada y salida de menores en Chile y en España:

Los requisitos para que un menor de edad entre o salga de España y de Chile acompañados de un solo progenitor son muy distintos en ambas legislaciones.

En España los requisitos de ese tipo de actos se regulan en el artículo 156 del Código Civil:

 “La patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro. Serán válidos los actos que realice uno de ellos conforme al uso social y a las circunstancias o en situaciones de urgente necesidad. […]

En los supuestos de los párrafos anteriores, respecto de terceros de buena fe, se presumirá que cada uno de los progenitores actúa en el ejercicio ordinario de la patria potestad con el consentimiento del otro”.

Se puede ver el artículo completo en:

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/cc.l1t7.html#a156

En Chile se regula en el artículo 49 de la Ley de Menores:

La salida de menores desde Chile deberá sujetarse a las normas que en este artículo se señalan, sin perjuicio de lo dispuesto en la ley N° 18.703.

Si la tuición del hijo no ha sido confiada por el juez a alguno de sus padres ni a un tercero, aquél no podrá salir sin la autorización de ambos padres, o de aquel que lo hubiere reconocido, en su caso.  […]

El permiso a que se refieren los incisos anteriores deberá prestarse por escritura pública o por escritura privada autorizada por un Notario Público. Dicho permiso no será necesario si el menor sale del país en compañía de la persona o personas que deben prestarlo”.

Se puede leer el precepto completo en:  http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=28581 .

La regulación en ambas legislaciones de la entrada y salida de menores, y en general el modo de ejercitar la patria potestad por uno solo de los progenitores, es opuesta. En la legislación española cada progenitor ostenta el pleno ejercicio de la patria potestad, presuponiéndose que los progenitores están de acuerdo salvo que se demuestre lo contrario, mientras que en la legislación chilena es como si cada progenitor solo tuviera media patria potestad y se presupone que los progenitores están en desacuerdo respecto al ejercicio de la patria potestad salvo que se demuestre lo contrario, para el correcto ejercicio de actos formales de patria potestad se exige el concurso de los dos progenitores. Es un poco como si los progenitores españoles fueran “administradores solidarios” de los intereses de los hijos mientras que los chilenos fueran “administradores mancomunados”. En caso de que los padres estén en desacuerdo sobre el ejercicio de un acto de patria potestad, la legislación española prevé medios legales de resolver ese desacuerdo, acudiendo a la administración de justicia. En caso de que los padres estén de acuerdo en el ejercicio de la patria potestad (como en este caso la salida o entrada del hijo de ambos del país), la legislación chilena prevé un sistema legal para acreditar que existe esa conformidad, emitir dicho consentimiento mediante escritura pública autorizada por notario o cónsul.

La normativa española de patria potestad presume el consenso de los padres mientras que la chilena presupone la existencia de conflicto. Quizá la causa de esa diferencia se encuentra en que en Chile es más frecuente que las rupturas de pareja se resuelvan con una separación informal, sin tramitar un divorcio o separación formal o sin solicitar del juzgador el establecimiento de medidas paterno-filiales o de relaciones mutuas de los progenitores no casados respecto al menor hijo de ambos, incluso existiendo emparejamientos y descendencia posteriores.

Es por eso que la persona chilena y extranjera que desee entrar o salir en Chile con alguno de sus hijos, sin la compañía del otro progenitor, deberá contar con una escritura pública en que el otro progenitor así lo autorice. Si ese ciudadano chileno o extranjero reside fuera de Chile, la escritura pública deberá ser autorizada por un cónsul de Chile, para lo cual el progenitor autorizante deberá en su caso desplazarse a la ciudad en la que se encuentre el consulado, o bien que esa escritura pública sea autorizada por un notario del país de residencia, revalidando después dicha escritura pública en trámites sucesivos, en caso de residencia en España ante el Colegio de Notarios, el Tribunal Superior de Justicia y un consulado de Chile en España. La tramitación de la revalidación sería más sencilla si Chile hubiera firmado el tratado de la apostilla de La Haya.

En caso de que la persona quisiera entrar o salir de Chile con un menor no pudiera conseguir el consentimiento de su cónyuge, bien fuera porque este no quisiera concederlo, porque ha desaparecido o porque le ha abandonado, podría obtener un permiso especial del juzgado de letras competente. Si residiera fuera de Chile entiendo que debería obtener dicho consentimiento de la autoridad judicial local correspondiente, en el caso español del Juzgado de Primera Instancia, tramitando después la revalidación de la sentencia presentándola sucesivamente ante el Tribunal superior de Justicia, el Ministerio de Justicia español (en Madrid), Ministerio de Asuntos Exteriores español (en Madrid), consulado de Chile en España y Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile (en Santiago de Chile). La tramitación de la revalidación sería mucho más sencilla si Chile hubiera firmado el tratado de la apostilla de La Haya o el tratado de derecho internacional privado de La Haya. Otra opción, en el caso de que el cónyuge hubiera desaparecido en una situación de peligro, será tramitar la declaración de fallecimiento del cónyuge desaparecido previamente a la entrada en Chile con el menor y luego revalidar dicha declaración de fallecimiento.

En cambio la salida o entrada en España de un menor acompañado de uno de sus progenitores no requeriría trámite previo alguno, sin perjuicio de las responsabilidades penales en que podría incurrir el progenitor que sacara de España a un niño cuya custodia no le está legalmente atribuida.

Un supuesto a modo de ejemplo: Una ciudadana chilena reside en España y está casada con un trabajador de la pesca. El barco en el que trabaja el pescador naufraga y su cuerpo no aparece ni vivo ni muerto. La chilena, lógicamente afectada por la tragedia, desea volver lo antes posible a Chile con su familia en compañía de sus hijos de corta edad, sin embargo para poder entrar en Chile deberá que esperar al menos varios meses, necesarios para declarar el fallecimiento del marido (podrá empezar el procedimiento un año después de la desaparición, según el artículo 193 del Código Civil español) o pedir autorización para llevar a los niños a Chile al juzgado competente, es decir, al Juzgado de 1ª Instancia del lugar donde residen los menores, autorización que tardará al menos varias semanas desde la presentación de la solicitud. Después tendrá que tramitar la convalidación de una u otra resolución judicial presentándola sucesivamente ante los cinco organismos aludidos en el párrafo anterior. Hasta que acabe todos esos trámites no podrá volver a su país con sus hijos.

Remato este escrito indicando dos webs oficiales donde indican los requisitos de entrada y salida en España y en Chile respectivamente:

https://www.guardiacivil.es/es/servicios/permiso_salida_menores_extranjero/index.html

http://www.minrel.gob.cl/minrel/site/artic/20080619/pags/20080619154040.html

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Iñaki Martínez. Guarda el enlace permanente.