Más…carada y algarabía- Antonio Campos Romay

83bab-antoniocamposromayMás…carada y algarabía

Entre “España nos roba” y “el ladrón era un presunto caballero honorable” envuelto en una bandera, va un largo recorrido de dudoso horizonte y costosa andadura.

Más, tejiendo la historia de Arthur y soñando ser Martí,  juega a edificar una nación como construcción bienintencionada de una élite que utiliza el nacionalismo como elemento redentor de un presunto colonialismo difícil de identificar, salvo situaciones de estados oníricos o donde el alcohol haya dejado huella.  Maneja un nacionalismo, vinculando a una masa ciudadana muy importante, que no se comparece finalmente  con el desarrollo económico y social,  sino que obedece  a flujos circunstanciales que se agrandan tras muy bien elaboradas campañas que azuzan un sentimiento patriótico local al socaire de una situación global de crisis…Algo que tiene antecedentes en los años 1931 y 1934 donde también la debilidad del estado pareciera invitar a retarlo… En los momentos en que la crisis se alivia, el sentimiento-movimiento,  permanece larvado sin que ello que signifique en absoluto desaparecido. Todo ello exquisitamente aderezado por lo más casposo de ese núcleo del centralismo “madrileñista” incapaz de ver más allá de su ombligo y la torpeza de un partido que se esfuerza en ser bandera de lo más ñoño y reaccionario, que avanza como un beodo a salto de recursos ante un Tribunal poco digerible en su biografía, trapacerías diversas y campañas disparatadas contra un país, una lengua y una cultura. Trocando el espíritu de la convivencia en común para apostar por el odio en común.

Un cierto romanticismo asocia a la política nacionalista el mito fundacional. En el que sus postulados adquieren la convicción inquebrantable de ser justos, elegidos y ungidos como actores del inevitable el triunfo de su causa. Quizás dado el origen confesional de la formación conservadora que respalda al Sr. Más, añada compartiendo la misma tentación que otros  “lideres” anteriormente, a sus posicionamientos, Dios y la Historia están con nosotros.  Y desde luego,  el convencimiento casi místico, de que fuera su paraíso imaginario, letárgico, ni hay vida, ni nadie es digno.

Más sin lugar a dudas es un demócrata. Aunque en ocasiones su concepción de las reglas de la democracia y el acatamiento de las mismas sea difícil de asimilar. Está muy lejos de Marx. Y muy próximo al capitalismo ultraliberal y poco caritativo con los menos favorecidos. De ahí su pertenencia a una formación con facilidad para habilitar gobiernos en Madrid cuando estos hacen políticas conservadoras y el amoroso maridaje con el Sr. Aznar.  Su objetivo primordial no es una sociedad justa, sino plasmar su encendida intuición, que da por supuesto querencia popular, sintiéndose profeta de los sentimientos interiorizados por una parte importantes del país, y protagonista de una fuga adelante tras haber avivado, urgido y excitado estos,  más allá de sus propias previsiones. Y por ello viéndose sin excusa en la necesidad de darle forma institucional. Aunque sepa que tal acción no solo es utópica sino inviable. Y no solo por la torpeza empecinada que comparte con el interlocutor de La Moncloa, sino por causas exógenas. Cerca está el ejemplo de Escocia, la postura de la UE, de organismos económicos y empresariales,  así como la previsible retracción de muchos afines, que llegado el momento sientan el vértigo de la urna. Algo, el derecho a decidir,  que no hubiera nunca haberse impedido tras buscar el acomodo legal a ello. El temor a las urnas solo es la muestra de la inmadurez democrática de quienes se aferran a la norma y a las prohibiciones en olvido suicida de que no hay más razón que el respeto a la opinión ajena en aquello que le afecta. Y que es el argumento más sólido y permanente.

Toda la batería de actuaciones propuestas desde el Palau de la Generalitat es apenas un vodevil del desatino de la desesperación de quien se ve reducido a enfilar el callejón sin salida que se labró a pulso desde el error de cálculo y estrategia.

Ni la gallardía ardorosa  de Companys ni los bigotes del alocado Maciá que acaparaban afectos de muchos, acompañan en sus movimientos rocambolescos a Más. Se enfrenta a la soledad absoluta, al abandono indisimulado, el desmoronamiento de un partido, y a dejar como legado un cenagal complejo de resolver por los sentimientos exaltados con excesiva inconsciencia y la manifiesta  estupidez del centralismo cerril del “Cazalla party” y sus influyentes miembros en la cúpula popular. Por cierto no deja de ser botón de muestra deleznable el comentario del botarate procaz y etílico, Miguel Ángel Rodríguez, portavoz del gobierno de aquel Sr. Aznar que en la intimidad hablaba  catalán, sobre fusilamientos,  regodeándose de ello en el aniversario del asesinato del Sr. Companys…

Es hora de que alguien convoque al sentido común y al entendimiento… Si alguien no lo hará, es el Jefe del Estado. Como es bien sabido, ni está ni se le espera…

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.