El cangrejo alejo- Paloma Díaz Andina

Foto marzo 2015EL CANGREJO ALEJO

Cuando era pequeña, mi padre me contaba historias del los mares de aquí y de allá, cuentos de peces, sirenas, medusas, caracolas,  cuentos de piratas  y  barcos en medio de una tempestad, cuentos de olas, arena y espuma … ¡cuentos!… pero, en su recorrido por los fondos marinos, nunca me habló (quizás no lo supiera) de un cangrejo llamado Alejo.

Mirad, el otro día salí a dar un paseo por los alrededores de la Isla Pancha cuando encontré una botella que parecía tener algo brillante en su interior. Uffff. No sabéis bien la emoción que sentí cuando me acerqué a ella, la abrí y cayó en mis manos  un papel de color  púrpura, casi como el sol. Estaba escrito con letras grandes y afiladas, como pequeñas montañas en un día de verano.

Pero vamos al grano: ¡decidme!: – ¿queréis saber lo que ponía el papel púrpura?, ¿queréis en verdad saberlo?. – (Se supone que) ¡¡¡¡¡siiiiii!!!!!. -De acuerdo: éste es el papel que encontré, y en él se puede leer lo siguiente:

“Soy el cangrejo Alejo, un marinero aventurero.  Nací en Ribadeo, en el mar Cantábrico, y desde allí he recorrido  todas las aguas que envuelven de azul nuestro planeta:  Desde el Océano Atlántico hasta el Pacífico, desde el Mar Mediterráneo al mismísimo Mar Muerto , a veces navegando hacia el norte en busca , ¡quién sabe!, de un trocito de paz o de frrrrrío silencio; a veces,  navegando rumbo al sur, tal vez al encuentro de la primavera, tal vez soñando alimentos asombrosamente ricos, o simplemente ¡buscando calooooor!.

He viajado y viajado incansable durante años : norte, sur, este, oeste ,… ¡y porque no había más direcciones!…, hasta que un día llegué a la costa  de Cuba,  un país del Caribe donde está nada más y nada menos que ¡el paraíso de los cangrejos!!!. Y como os podéis suponer, allí me quedé.

Desde entonces vivo  en la costa de una ciudad llamada La Habana. Es tánta la belleza que encierra su mar… Pero…no sé, me falta algo para ser completamente feliz… sueño cada noche con volver a Ribadeo, el lugar donde nací.  Tengo que confesar que,   cada aterdecer, me tiendo sobre una roca y canto una canción que compuse recordando mis largos viajes montado a caballo de la espuma:

 

Yo soy el cangrejo Alejo

            duende de todos los mares,

            y siempre navego muy lejos

            En busca de nuevos lugares. *(Cantar a ritmo de habanera)

 

Han pasado muchos, muchos años. Ahora me he convertido en  Alejo, el cangrejo viejo. Estoy tan “cascado” que incluso he tenido que construir un catalejo para poder emprender este último viaje y no perder detalle. ¡Sí, lo tengo decidido!: cuando termine de escribir esta carta, zarparé con todas mis fuerzas rumbo a Ribadeo.

Si alguien encuentra esta botella, podrá conocerme y cantar mi canción -¡qué ilusión!. Las caracolas me lo harán saber allí donde me encuentre y eso me dará ánimos para seguir.  Y si la fortuna no me acompaña y no consigo terminar esta dura aventura, al menos sabré que algo de mí ha llegado a mi pueblo y  a su inmenso corazón, el mar”.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Paloma Díaz Andina. Guarda el enlace permanente.