Algunos cambios sutiles. La tentación religiosa – Jesús Penedo Pallas

contrALGUNOS CAMBIOS SUTILES. LA TENTACIÓN RELIGIOSA

El Estado, como creación de la razón humana, inspirada en declaraciones de derechos y regulado por una constitución, requiere para cumplir su función, del recurso a la inspiración de la razón y el alejamiento de cualquier recurso a convicciones basadas en lo sobrenatural, lo religioso, lo esotérico o lo confesional.

Sin embargo, la tentación mutua de utilización de unos y de otros, son permanentes. Constituciones laicas que definen estados aconfesionales, contienen también definiciones de relaciones preferentes con confesiones religiosas concretas, o sostienen instituciones arcaicas como monarquías o títulos nobiliarios, tan ajenos a la lógica y a la razón, que son injustificables, pero sobre todo elementos de confusión, tal vez interesada.

Formulismos y liturgias estatales basadas en ritos religiosos en las tomas de posesión (juramentos, biblias, etc), conviven con funerales de Estado oficiados por autoridades religiosas, u homenajes religiosos con manifiesta y ostensible representación de autoridades públicas. Todo ello, aderezado convenientemente con la recaudación fiscal del Estado a favor de una iglesia concreta, o la exención fiscal de determinados impuestos, en favor de esa misma confesión.

En una sociedad libre y culta, reclamar la laicidad del Estado y la consiguiente separación de poderes y de ritos, no debería de suponer ningún escándalo, pero hay que reconocer que la resistencia de la Iglesia Católica a abandonar sus privilegios milenarios y también la resistencia de las élites políticas a renunciar al aprovechamiento del escaparate de la liturgia, son elementos a vencer si lo que ha de triunfar es la razón y los derechos.

Nada que objetar a la presencia a título privado de cualquier persona, con responsabilidad pública o no, en actos religiosos de cualquier confesión no delictiva; pero todo el rechazo a la presencia institucional en actos religiosos, fueren ellos “Funciones del voto”, “Exaltación de cualquier Sacramento” o  Veneración de cualquier santidad”, por mucha historia que tenga el anacronismo de turno.

Me ha sorprendido gratamente la naturalidad con la que algunas fuerzas emergentes, han evitado esta confusión, omitiendo su presencia en determinados actos anacrónico-religiosos de modo tan natural, como la crítica que las fuerzas conservadoras les han dirigido de modo gratuito, por su inasistencia.

Es un motivo para la esperanza, observar a una nueva generación, marcando ya sin ataduras una nueva ruta en las relaciones del Estado con las creencias religiosas. Tiempo habrá de ir configurando una mayoría civilizada que rompa definitivamente las amarras con el atavismo religioso. Tal vez ese es el camino, para un nuevo tiempo en que la razón sea el mejor camino para construir un mundo por y para el género humano, inspirado en declaraciones de derechos universales asumidas y racionalizadas. La caverna hará mucho ruido, pero estarán afortunadamente en declive.

El futuro ha comenzado. Es tiempo para mentes abiertas.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Jesús Penedo Pallas. Guarda el enlace permanente.