Vergüenza – Jesús Penedo Pallas

contrVERGÜENZA

Mariano el abuelo paterno, emigró a Cuba, escapando de las miserias patrias en los albores de los años treinta del Siglo pasado. Andrea y Antonia, hermanas de la abuela materna, probaron suerte en la República Argentina, donde se supone que sigue residiendo su descendencia. El tío materno Bonifacio, emigró a Brasil y posteriormente a Uruguay donde fundó vida y allí está enterrado.  La tía paterna Pilar emigró a Venezuela y allá siguen sus descendientes. Ambos lo hicieron en los años cincuenta del siglo pasado huyendo de la miseria de la posguerra. Los padres Ramón y Celia se fueron en los años sesenta también del siglo XX a Francia primero y a Suiza después, buscando las oportunidades que la patria oscura y despiadada les negaba obstinadamente. Ellos fueron víctimas de la incomprensión, del desarraigo, cuando no de un elevado grado de esclavitud, si sí, de pseudoesclavitud a finales del Siglo XX. Ser español en Europa en los años sesenta y setenta, no era una buena tarjeta de visita. Porque la misma Europa que no había movido un dedo para ayudar a la República española, antes bien habían facilitado la victoria de los golpistas, entonces renegaba en lo aparente de la satrapía dominante y culpabilizaba y despreciaba a las víctimas emigradas.

El tuvo la fortuna de que el arrojo de sus padres empujados a la aventura con su escaso bagaje, su nulo conocimiento del idioma y su empuje infinito y una dedicación rayana con la heroicidad y la extenuación, le permitieron acceder a un nivel académico que le permitió abrirse camino en la emergente España de los ochenta del siglo pretérito.

Era la España que despertaba de la “longa noite de pedra” para abrirse y presuntamente integrarse en una ocasional “Nueva Europa”, tierra de promisión y de libertad, con derechos sociales y teñida de humanismo, de racionalismo y de luces que prometían futuro.

Pero el sueño no alcanzó las tres décadas. El sueño de Europa se ha transformado en pesadilla. La otrora tierra de libertad, se pretende fortín amurallado que pretende dejar en el foso a los hambrientos y miserables que huyendo de las guerras alimentadas con armas europeas, pretenden hacer valer en tierra de “promisión” su derecho a una vida digna. Hoy su hija Virtudes, víctima de nuevo de la desidia nacional, es emigrante en Alemania. Tiene una titulación universitaria, pero sobrevive con salarios de entre seis y ocho euros la hora en la tierra de los BMW, los Audi, los Mercedes, los AEG etc, etc.

Él ya tiene dudas sobre el futuro de su pensión y sigue escuchando a diario las apocalípticas amenazas de “si gana la izquierda”. Sigue viendo como los países de la Europa del sur, vasallos del rico norte, son a la vez los paladines en primera línea de las alambradas y la mano dura frente a los “invasores” desheredados y fugitivos de las miserias e injusticias en parte provocadas por la voracidad homicida de los ricos del Norte.

Y se siguen escuchando soflamas clasistas, nacionaleras e inhumanas, solo estimuladoras del feroz egoísmo, jugando con la provocación del miedo al diferente.

Qué pena de razón y de memoria.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Jesús Penedo Pallas. Guarda el enlace permanente.