Países que desubicamos – José María Barja Pérez

491c7-josc3a9mc2aabarjaPaíses que desubicamos

En un concurso televisivo se hizo una pregunta que provocó el desconcierto de los participantes. Se trataba de responder «¿en que continente está Suriname?»,  dando tres opciones: Asia, América y África. Pocos sabían que se trata de un país cuya frontera este es la Guayana francesa, ese territorio cuyo perfil de cabeza de toro aparece en la esquina inferior izquierda del reverso de los billetes de euro. Antes conocido como Guayana Holandesa, se independiza de los Países Bajos en 1975 y mantiene la singularidad de que la religión mayoritaria (un 27,4% de su población) es la hinduísta en pleno continente americano.

cuadro desubicados

Otro país cuyo nombre sugiere un continente distinto al de donde se encuentra es Malawi. Éste país africano, independiente desde 1964, sólo empieza a ser identi­ficado por las campañas de ayuda a su población. Tanto las islas Maldivas, como Palaos, nos plantean dudas de ubicación geográfica pues suenan a caribeñas. Tam­bién sorprende descubrir que en la estadística de peregrinos a Compostela están representados 119 países, incluidos algunos exóticos. Estos, ordenados por sus con­tinentes, África, Asia y Oceanía, son: Botsuana, Comoras, Eritrea, Lesoto; Bahréin, Kazajistán, Nepal, Vietnam; Guam, Kiribati, Palaos. El mundo se ha hecho más pe­queño y el número de países ha crecido hasta los 194: 44 en Europa, 54 en África, 47 en Asia, 35 en América (3 en América del Norte, 7 en Centroamérica, 13 en el Caribe y 12 en América del Sur) y los 14 de Oceanía. Todas esas dudas refuerzan la necesi­dad de repasar la geografía mundial, lo que hoy puede realizarse en el ciberespacio con múltiples herramientas. Por lo tanto la enseñanza de la geografía no puede ser una memorización de listas de nombres, sino pasar del mapamundi colgado en el aula al uso de herramientas para la consulta de mapas, incluso en un móvil, juegos geográficos disponibles en la web y manejar críticamente las bases de datos existen­tes, desde enciclopedias electrónicas a páginas tan impresionantes como la The World Factbook de la CIA.

Datos:

  • Surinam, al que llegaron los españoles en el siglo XVI, fue luego territorio inglés y desde 1667 colonia holandesa, quienes, tras la abolición de la esclavitud en 1863, trajeron obreros de India y Java. Con capital Paramaribo, tiene fronteras con Brasil, Guayana francesa y Guyana (cuya capi­tal es Georgetown). Surinam es el país de Suramérica de menor tamaño (163.820 Km2) con 579.633 habitantes, de los cuales el 37% es de origen indostanés. Su economía esta basada en la minería, exportando petróleo, oro y bauxita.
  • Malaui (capital Lilongwe), es un el país fronterizo con Mozambique, Tanzania y Zambia, con una población de 17.964.697 habitantes, el 67% menor de 24 años, en 118.484 Km Esos cuatro países están entre los diez primeros del mundo en casos de sida (siendo Sudáfrica, Nigeria y la India los tres primeros).
  • Las Maldivas (capital Male), un grupo de atolones en el Océano Índico al sur-suroeste de la India y de Sri Lanka (llamado Ceilán en tiempos coloniales), es el menor país de Asia independi­zado del Reino Unido en 1965. Con 393.253 habitantes y dedicada básicamente al turismo, nos lleva a confusión su casi homonimia con las Malvinas (para sus administradores del Reino Uni­do, Falkland Islands) situadas en el Atlántico Sur, a 480 km al este de Patagonia en los lejanos 52º S. de latitud.
  • Palaos (capital Ngerulmud), un grupo de 340 islas (habitadas sólo 9) en el Pacífico Norte al sudeste de Filipinas, se independizó en 1994 de USA, no queriendo integrarse en los Estados Federados de Micronesia. También dedicada al turismo, con 21.265 habitantes, el 49,4% católicos, su ciudad más poblada y puerto principal es Koror.
  • Otro país del que dudamos donde se encuentra es Belice (capital Belmopán) que desde 1981 es otro país en el noroeste de Centroamérica. Y no digamos de los países caribeños, con los real­mente confusos nombres de sus capitales: Kingstown es la de San Vicente y las Granadinas, mientras Kingston es la de Jamaica; Basseterre es la de San Cristobal y Nieves (siendo Basse-Terre la de Guadalupe, territorio francés de ultramar); Santo Domingo es la capital de la Repú­blica Dominicana, mientras la de Dominica es Rouseau; Puerto Príncipe es la capital de Haití y Puerto España la de Trinidad y Tobago. La lista de países caribeños (y sus capitales) se comple­ta con: Antigua y Barbuda (Saint John), Bahamas (Nassau), Barbados (Bridgetown), Cuba (Ha­bana), Granada (Saint George’s) y Santa Lucia (Castries).
  • La relación de Kiribati con Galicia proviene de los existentes acuerdos de pesca de atún, como se puede comprobar rastreando ese nombre en cualquier periódico desde al año 2000. Las antes llamadas islas Gilbert, se independizaron del Reino Unido en 1979; son 33 atolones de coral, sólo 12 habitados, incluido el mayor atolón del planeta, Kiritimati (es fácil de recordar si sabe­mos que “ti” se lee allí como “s”: el atolón Christmas), descubierto por el capitán Cook en la Nochebuena de 1777. Es un país en el medio del Pacífico a la altura del ecuador, estando su capital Tarawa en el medio del recorrido de Hawai a Australia. Con 105.711 habitantes, el 55,8% católicos, es el primer lugar habitado del planeta en registrar cada año el 1/enero, para lo cual suprimió la Nochevieja de 1994, sábado, modificando la IDL (International Date Line, la línea de cambio de fecha). Hecho que pasó desapercibido pues la web entonces casi no existía; aún hoy en algunas páginas se afirma que el día suprimido fue el domingo 1/enero/ 1995, lo cual era altamente improbable en un país mayoritariamente católico.
  • Relaciones curiosas entre nombres nos ayudan a recordar algunos países. Así nos fijaremos en Benín cuya capital Porto Novo, nos suena tan cercana; o en las islas Comoras cuya capital Moroni lleva el nombre del ángel, hijo de Mormón, que según Joseph Smith, se le apareció en 1823 para revelarle donde se encontraban ocultas unas planchas de oro de las él tradujo el Libro de Mormón.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.