Una ciencia blanda – José María Barja Pérez

491c7-josc3a9mc2aabarjaUna ciencia blanda

Se está hablando constantemente de la situación de la economía a nivel mundial y de cómo afecta a la compleja coyuntura actual, la nueva transición. Estamos en el paso de una legislatura con un gobierno de mayoría absoluta, con equipos ministeriales que pasarán a la historia por sus ridículas actuaciones, a una situación de “gobierno débil, ¡por fin!” (como brillantemente expuso el profesor José Ignacio Torreblanca) que requerirá imaginación y complicados pactos. A cada paso aparecen referencias al IBEX 35 como grupo de presión y “explicaciones” sobre los vaivenes de los mercados bursátiles, presuntamente influidos por el impasse político actual. Todas las apelaciones a la “ciencia económica” traen a primer plano la duda sobre la clasificación de tales conocimientos en un listado de las disciplinas científicas. Un revelador artículo del profesor de la Universidad de Oxford, Timothy Garton Ash, asevera que «seguimos acudiendo a los economistas como si fueran físicos, armados de predicciones científicas sobre el comportamiento de la economía.» Aunque los principales economistas criticaron los modelos matemáticos de perfección del mercado, los mercados financieros siguen versiones demasiado simplistas de esos modelos, admitiendo la «“hipótesis del mercado eficiente” y la “hipótesis de las expectativas racionales”»; los especialistas en macroeconomía «en general no tuvieron en cuenta las operaciones del sistema financiero, en particular el papel de los bancos.» Apunta que «la ciencia económica es, en el mejor de los casos, un oficio multidimensional, basado en hechos, alerta a todo lo que influye en el comportamiento humano, de miras ambiciosas y de expectativas modestas sobre lo que se puede predecir.»

DAX30+Perf+Index

Como explica el economista Manuel Lago, «durante décadas, el negocio bancario era una actividad aburrida, que generaba sus beneficios en el diferencial entre el tipo de interés que cobraba por sus préstamos y el que pagaba a los ahorradores. […] Pero ahora eso ya no es así: la industria financiera […] busca su rentabilidad en […] en operaciones financieras en mercados secundarios, sobre productos de dudosa solvencia, muchos de ellos de carácter especulativo y de alto riesgo»; y propone, como única forma de dar estabilidad al sistema, «un crecimiento real y sostenido de los salarios, que re-equilibre el reparto de la renta en beneficio de la mayoría, […] la condición necesaria para impulsar el crecimiento de la economía real, de forma que producir bienes y servicios vuelva a ser la forma de generar beneficios.» Ni siquiera se pueden considerar fiables los informes de los organismos internacionales como orientación de las políticas económicas que aplican los gobiernos nacionales. Los profanos en tales materias leemos con escéptica consideración las referencias a China, sus milmillonarios y su caótica bolsa, sobre la City y sus posiciones ante el Brexit (acrónimo de Britain  exit, la salida de Reino Unido de la Unión Europea), los paralelismos entre el DAX y el IBEX 35, incluso los nominalistas análisis de gráficas de valores. Dada la disponibilidad en un móvil de la información en tiempo real de la evolución de los índices bursátiles, es posible aventurar en tiempo de insomnio las evoluciones en horas inmediatas de las Bolsas occidentales ante los resultados de las asiáticas. Mínimas profecías frente a las ampulosas propuestas del debate político que ocupará los meses inmediatos.

 Datos:

  • La jaculatoria «Educación está por WERT, la investigación cuelga del GUINDOS, MATO en Sanidad y el empleo depende de FÁTIMA» nos permitía recordar los nombres de algunos ministros del primer Gobierno Rajoy, aunque algún otro ha dejado huella. El contundente error geográfico del economista canario Soria («el meridiano de Greenwich pasa por Canarias») debería ser utilizado como contra-ejemplo en la formación de alumnos y profesores. El actual silencio estruendoso de muchos ministros está siendo compensado, pese a estar en funciones, por las continuas muy cuestionables declaraciones del ingeniero industrial con MBA Fernán­dez Díaz, tal vez algo abandonado por su proclamado ángel aparcacoches
  • Las rotundas afirmaciones falsas del presidente del Gobierno sobre las pensiones en China sorprenden pues, aunque los lapsus en sus declaraciones se han convertido en hecho común, las declaraciones oficiales son elaboradas por presuntos expertos. Ni su formación jurídica, ni su experiencia de opositor a registrador, le permiten una repentización en temas económicos, aparte su tendencia a emitir extrañas transposiciones de términos en una frase simple. Nada en cambio ha dicho sobre la inversión en I+D donde China sobrepasa a Europa y se amplia la bre­cha de España con los cuatro grandes de la UE (la aportación de la industria en España es 52% del total, mientras que en Alemania y Francia supera el 65%).
  • Una actividad que goza de amplia difusión, y presunto empleo por inversores, es el análisis de las gráficas de la actividad bursatil. Ponen sonoros nombres (triple suelo, cuña ascendente, hombro-cabeza-hombro, retrocesos de Fibonacci) a las variaciones de las curvas, tratando de predecir el comportamiento futuro de estas, lo que convierten en recomendaciones a los inver­sores. Hace 25 años fui testigo de la contestación rotunda de un colega economista, que se ha dedicado desde entonces a realizar serios informes de los presupuestos de las universidades españolas, a la propuesta de alumnos de la rama económica que pedían incluir estudios de “chartismo”. Sin diplomacia alguna les soltó “¿Se creen ustedes que si eso valiese para algo no me dedicaría a ello, en vez de estar aquí?”
  • Las escuelas de negocios están variando la formación en los MBA (Master in Business Admi­nistration, Master en Administración de Negocios), tratando de «lograr que los alumnos pien­sen en algo más que ganar dinero.» Y es que se están produciendo extrañas situaciones, como el euribor negativo que ha llevado a la banca a buscar soluciones legales para  blindarse ante lo que el  presidente de la Asociación Española de Banca calificó de “sindiós”, el que «tuvieran que pagar por los préstamos y pedir dinero por los depósitos que capta».
  • El referendum británico sobre el Brexit ha sido convocado para el jueves 23/junio, día que podría ser aquí la víspera de una repetición electoral, en el domingo 26/junio. En plena cele­bración shakespeariana no deja de ser curiosa la elección de tal fecha, Midsummernight –lite­ralmente «noche del centro del verano»– en la cual los pueblos de Europa celebraban la fiesta ancestral del solsticio de verano, encendiendo fuegos para ayudar a que el Sol no “perdiera fuerza”. La obra teatral de Shakespeare A Midsummer Night’s Dream, traducida por Luis Astra­na Marín como Sueño de una noche de San Juan, está dedicada a esa «noche de las hogueras, encantamientos, mitos y consejas de hechicería, que tanto han inspirado a nuestros escritores.» Y dado el sistema de recuento británico, los resultados se obtendrán el día de San Juan, este año 2016 festivo autonómico gallego, uno de los fines de semana largos del calendario laboral  que también incluye en diciembre un “puente perfecto.”
  • Si es difícil conocer que son las sicavs (sociedades de inversión de capital variable), que han aportado el término mariachis para los testaferros y algún mapa sorprendente de ubicación, es más complicado identificar los múltiples acrónimos que identifican los índices bursátiles mun-diales. Ordenándolos por la hora de apertura, tenemos, entre otros, el australiano AXJO que inicia su funcionamiento a las 23:00 CET del día anterior; el japonés Nikkei 225 a las 01:00; el de Hong Kong, HSI (Hang Seng), los chinos HKG.SS de Shanghai y el Index B de Shenzhem, el STI de Singapur a las 03:00; el BSESN de Bombay a las 04:00; el ruso RIOB a las 07:00; el inglés FTSE a las 08:00; el alemán DAX, el milanés FTSEMI, el francés CAC 40 y el madrileño IBEX 35 a las 9:00; el norteamericano DJI a las 15:30; el brasileño IBX50 y el argentino MERV a las 17:00.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.