Europa cumple años. Con poca gloria y mayor pena – Antonio Campos Romay

83bab-antoniocamposromayEUROPA CUMPLE  AÑOS.  CON POCA GLORIA Y MAYOR PENA

Con bastante pena y poca gloria se celebra el 66 aniversario del acta de nacimiento de lo que sería génesis de la actual UE. Apenas  habían pasado cinco años del final de un guerra brutal, que dejó en la cuneta cerca de 45 millones de víctimas, y asoló por segunda vez el continente europeo en menos de veinte años, cuando se produce el intento de integrar las diversas potencias enfrentadas en un horizonte conciliador. La “Declaración Schumann”. sentó las bases para ello. El proyecto que se inicia, parte de considerar columna vertebral los Derechos Humanos, y abogará a través de los sucesivos tratados que van articulando la UE, en pro de la dignidad de las personas, la libertad, la democracia, la igualdad y el Estado de Derecho.

Robert Schumann, Ministro francés de Exteriores a principios de los años cincuenta, es uno de los padres fundadores de la UE. En cooperación con Jean Monnet, elaboró el  Plan que lleva su nombre, anunciado el 9 de mayo de 1950, fecha que se adopta como día de nacimiento de la Unión. Propuso el control conjunto de las producciones de carbón y acero, entendidas como las materias primas más necesarias de la industria del armamento, para con ello, frenar contextos bélicos. Algo que compartió el Canciller federal alemán Adenauer, y que  obtendría la anuencia de los gobiernos de Italia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos. Sintonía en orden a convenir Europa como espacio de paz. Así fraguó en París en abril de 1951 el acuerdo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, (CECA) y el nacimiento de la  Europa de los seis. Herbet Butterffield, señala refiriéndose a Copérnico y a la tesis heliocéntrica, que marca un antes y un después, “más que abrir época, se ve claramente que está, cerrando una” Algo que podría ser  lo ocupaba en el momento a los padres fundadores, más que toda la proyección de futuro sobrevenida.

Una proyección, que con diversos altibajos en el camino,  ha sido un verdadero vector generador de derechos para los ciudadanos de cada uno de los Estados miembros. Bajo una formulación de progreso continuado, se fue dibujando el trazado de una identidad más allá de la propia nacionalidad, como promesa de una ciudadanía europea en un marco federal. Algo que no duda en calificar Barack Obama, como “uno de los mayores logros políticos y económicos del siglo XX”.

Desgraciadamente, al igual que para los países que componen la UE, el siglo XXI en su dos primeras décadas deja amargas experiencias. Al fracaso del proyecto constitucional habido en 2005 con una larga sombra negativa, se suman severas preocupaciones sobre el futuro del euro a finales de la primera década. Grecia, pese a su escaso relieve político, se convirtió en interminable fuente de preocupaciones, sumida en una situación catastrófica, acogotada por sucesivos prestamos-rescates que la mantendrán subordina a la tutela de la troika (CE, BCE y FMI) hasta 2059, como mínimo. En el camino se abortará una experiencia de carácter populista, naufragada en los escollos de los “centuriones de la ortodoxia”, alarmados ante cualquier brote de discrepancia. El Reino Unido, con una nutrida grey de euroescépticos, somete a dura tensión la UE, en tanto no se explicite su permanencia en las urnas. Sin contar el recrudecimiento de organizaciones de corte nacional-fascista, cuyo relato alcanza a estar presente en cámaras legislativas y gobiernos. Al tiempo la estafa monumental, el saqueo de la economía, llamada eufemísticamente crisis, desde 2007 ha erosionado cruelmente uno de los objetivos primeros del UE, la convergencia económica, Tras estos ocho años críticos, y que presumiblemente se prolongaran, han saltado de forma dramática las diferencias. Por vía de ejemplo y tomando Alemania como referencia, España tenía un diferencial de 13 puntos porcentuales de PIB en 2007, y 33 a finales de 2014. Para nuestros vecinos portugueses el salto es de 37 a 46, y en Italia de 11 a 28, en una tendencia que no presume mejoría. Lo que se expande sobre la ciudadanía, disparando la desigualdad de ingresos en  la zona euro, y con ello, los atisbos de presunta recuperación, escasamente llega a aquellos cuyo poder adquisitivo ha decrecido al compás de la reducción de sus salarios, que en algunos casos alcanza entre el 20 y el cuarenta por cien.

Y por si fuera poco en las penurias habidas en el comienzo de siglo, habrá de afrontar los efectos colaterales de la trágica crisis humanitaria desencadenada en Oriente Próximo, con el subsiguiente expatriación de millones de personas. Centenares de miles llegan a la periferia europea y en la mayor parte con la vista puesta en Alemania como destino añorado. El éxodo perturba el régimen interno de la UE, provocando la reaparición de controles fronterizos en el seno de la zona Schengen. Este drama desgarra moralmente la Unión. Su reacción, torpe e indecente, desdice la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, que  es una declaración clara y firme, y  su artículo 19,  habla de la protección en caso de devolución, expulsión y extradición. Afirma textualmente, “se prohíben las expulsiones colectivas” y que “nadie podrá ser devuelto, expulsado o extraditado a un Estado en el que corra un grave riesgo de ser sometido a la pena de muerte, a tortura o a otras penas o tratos inhumanos o degradantes”. Por el contrario, recurre a activar los controles fronterizos en el seno de la zona Schengen, recomendando a Alemania, Austria, Dinamarca, Suecia y Noruega, los habiliten al menos hasta fin de años.

La UE mancilla su trayectoria recurriendo a un acuerdo degradante con Turquía, un país en permanente retroceso en el respeto hacia los derechos de las personas.  Se abandona a la peor de las suertes, con cinismo e hipocresía, a cientos de miles de personas que pretenden alcanzar lo que suponen un espacio solidario huyendo de la guerra y de la muerte que les aguarda en sus países. Y con ello se niegan, no ya la utopía, sino los valores morales  y el compromiso con la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad que presidieron Europa desde la Ilustración y sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía para construir un mundo mejor. Algo que fue el acicate también de los padres fundadores de la Unión sin la menor duda. Y que lo afrontaron con generosidad y amplitud de miras en su tarea.

Cuando observamos la frialdad de la fecha aniversario, la escasa complicidad de instituciones y gobiernos, ya no digamos de la población, la carencia de una celebración común con su carácter festivo,  se hace difícil abstraerse de que estamos ante un síntoma de una desafección que amenace poner en riesgo lo que hizo posible el nacimiento de Europa. La deriva económica al servicio de los menos, la injerencia norteamericana escenificada en un tratado lesivo en grado máximo para los intereses europeos, unos procedimientos administrativos oscuros y lejanos, la percepción de unas instituciones acuciadas de debilidad democrática, cierto aroma de prácticas heterodoxas, las desproporcionadas regalías de los que componen su entramado representativo y gestor,  todo ello, contribuye a un distanciamiento peligroso de un mecanismo vertebrador indispensable.

Algo que solo podrá restaurarse, en una catarsis que reencauce la UE en sus valores originales. La Europa de los ciudadanos, de la ética, de los derechos humanos.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.