Beiras, rompedor – Germán Castro

Máis euBeiras, rompedor

Germán Castro

Creo que fue al ex presidente de la Xunta, el socialista González Laxe, a quien le escuché o leí que Beiras es el mayor referente del nacionalismo gallego desde la muerte de Daniel Rodríguez Castelao. Estoy convencido de que Laxe expresaba el sentir y reconocimiento de muchos gallegos y gallegas. Yo, arriesgaría algo mas para decir que Beiras es patrimonio de todos los gallegos y gallegas porque consumió buena parte de su trayectoria vital ejerciendo el compromiso con Galicia. Se podrá o no estar de acuerdo con su base ideológica, pero nadie podrá negar, porque resulta evidente, de que representa a esa escasa pléyade de dirigentes que, con sus virtudes y defectos, personifican la política como un acto de generosidad, de servicio incondicional a los intereses comunes, de ética personal y de coherencia con unos principios. En las antípodas de quienes arriban a la política o a la cosa pública pensando en utilizarla como un medio, como un instrumento poco menos que recaudatorio o, como estamos viendo, para su medre y/o enriquecimiento personal. Es, por tanto, muy necesario que cuidemos estos referentes y que les tributemos el debido y justo reconocimiento que, por otro lado, no suelen buscar, porque son personas dotadas de un gran sentido del deber y del compromiso con la sociedad en la que les tocó vivir.

Hago esta fotografía de Xosé Manuel Beiras, desde la condición de observador que me otorga mi cometido de periodista. Desde luego no, desde posiciones que habían podido considerarse en rigor alineadas con los postulados nacionalistas más ortodoxos. Hago esta confesión porque, modestamente, considero que mi reflexión puede tener también ese valor, de no proceder de un apasionado militante o de un entusiasta seguidor de las tesis que sostiene y defiende. Y digo esto, porque soy un convencido de que, por encima de ideologías, en democracia con aquellos que son buenos y generosos, la sociedad en su expresión mas plural, debe corresponderles con la misma moneda en el momento de analizar su talla humana, cultural, intelectual y política.

Xosé Manuel Beiras es un hombre que dio juego a los periodistas porque tiene el plus de saber despertar la polémica o la controversia por su expresión directa y contundente de la que se podían y pueden arrancar interesantes titulares para la producción mediática. Pero esto que puede ser el juego mas o menos sabio y hábil de los recursos y de las estrategias discursivas, se convierte en una cuestión secundaria o anecdótica cuando pensamos que simbolizó una gran esperanza para un sector importante de gallegos y gallegas, entre ellos muchos jóvenes, rompiendo precisamente el mito del conflicto generacional. Y, parafraseando el episodio bíblico, fue quien de multiplicar los panes y peces, obrando el milagro de convertir un diputado en dieciocho, que “xa manda chover”.

Beiras planteó en cierta ocasión  que el futuro pasa por el rediseño del Estado que tendría que dar paso a una República y un Estado plurinacional con un estilo federal o confederal. Estamos ante nuevos tiempos y un mapa de formaciones políticas que ha cambiado considerablemente desde estas declaraciones, pero es probable que sus formulaciones y reformulaciones no hayan perdido vigor, aunque sea tema controvertido. De cualquier manera, hemos visto en los últimos años como el propio líder nacionalista ha tratado de adaptarse a ese nuevo “tempus” no sin que le lloviesen sentencias lapidarias y fuese objeto de “excomunión” por parte de muchos de sus antiguos seguidores. Hace unos cuantos años me pidieron que lo presentara en un acto público celebrado en Ferrol. Más o menos me expresé en términos semejantes a los aquí expuestos. No he cambiado mi parecer. Ese Beiras  más heterodoxo y rompedor, que concitó voluntades y entusiasmos, acaba de anunciar el abandono de la política. ¡A los 80 años! No lo hizo mal. Loas a su trayectoria.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Germán Castro. Guarda el enlace permanente.