A LAS PUERTAS DE UN NUEVO CURSO.-José María Barja Pérez (*)

Todavía no nos hemos acostumbrado a un inicio de curso universitario a princi­pio del mes de septiembre. Pero la próxima semana, los alumnos 2º ciclo de infantil y Primaria, como los universitarios, comienzan las clases del curso 2017/18 (los de ESO, Bachillerato y FP esperan al final de la semana). La fecha del 11-S, con sinies­tro recuerdo del 2001, además de Diada de Catalunya es inicio de año en el país más antiguo del mundo. Aunque nos extraña que esté en vigor un calendario de 12 meses de 30 días más 5 (6, en los bisiestos) días adicionales, debería resultarnos familiar. Julio Cesar, asesorado por el alejandrino Sosígenes, copió ese calendario de los faraones para traer sensatez al cómputo del tiempo. Y cada vez más se usa “ini­cio de curso”, tanto para lo académico, como para lo político o laboral. Por ello nos paramos a mirar los almanaques para consultar «noticias relativas a celebraciones y festividades religiosas y civiles», como dice el DLE. Hoy el ciberespacio nos propor­ciona, de forma amplia y estructurada, como cada una de las Comunidades ha resuelto la singularidad del año 2018, donde ninguno de los festivos laborales ofi­ciales cae en domingo (como ya sucedió en 2001 y 2007 y sucederá en 2029, 2035, 2046, …). Y todas han considerado los puentes y fines de semana largos, pues disminuyeron las histéricas declaraciones sobre pérdidas de horas de trabajo.

Como ejemplo de evento fijado por norma legal, dado que el número de año es par, en 2018 hay elecciones en USA «el primer martes que sigue al primer lunes de noviembre» (el 6/noviembre); son midterm elections, donde los estadounidenses eli­gen a sus 435 congresistas, para un período de 2 años, y a un tercio de los 100 sena­dores, para 6 años. Aquí el ejemplo similar son las municipales, que se celebrarán en 2019 “el cuarto domingo del mes de mayo”, que en este caso, 26/mayo, es el último domingo de ese mes. Como el 9/junio serían las elecciones al Parlamento Europeo, seguro que alguien estará pensando alguna alternativa.

Datos:

  • En el calendario de Julio Cesar se sucedían meses de 31 y 30 días, con la excepción del mes Februarius que tenía 29, salvo en los bisiestos cuando con 30 días seguía la sucesión general. Las alteraciones de Augusto rompen la regla en agosto y dejan a febrero con 28 días, salvo en bisiestos que llega a los 29. Ese es el denominado calendario juliano que ha permanecido inalterado, salvo la supresión de 10 días en 1582; en los países anglosajones el cambio se produce 170 años des­pués. Allí el año 1751, se inició como de costumbre el 25/marzo (con lo cual September era el mes séptimo, October el octavo, …) y al 31/diciembre le siguió el 1/enero/1752; por eso allí ese año duró 282 días. A su vez, en el año bisiesto 1752 suprimieron 11 días pasando del miércoles 2/sep­tiembre al jueves 14/septiembre, con lo cual allí duró 355 días.
  • El 11/septiembre es Año Nuevo 2010 para Etiopía (el país mas antiguo del mundo) y Eritrea (independizado de ellos en 1993) y 1734 para una minoría egipcia, los coptos. En Etiopía la fecha se llama Enkutatash “regalo de joyas”, por las que sus súbditos le dieron a la Reina de Saba tras su visita a Salomón. Los rastafaris también celebran la fecha en referencia al Ras (“príncipe”) Tafari Makonnen, nombre del último emperador de Etiopía, Haile Selassie (“poder de la Trinidad”).
  • Cada año por estas fechas recordamos que las doce «fiestas laborales de ámbito nacional, de carácter retribuido y no recuperable» están fijadas desde 1989 (cuando se afinó el artículo 45 del Real Decreto 2001/1983). Las únicas sustituibles son una parte de las fijadas por el «artículo III del Acuerdo con la Santa Sede de 3 de enero de 1979», en concreto «Jueves Santo; 6 de enero, Epi­fanía del Señor; 19 de marzo, San José, o 25 de julio, Santiago Apóstol.» Esa disyunción, for­mando parte de una sentencia conjuntiva, produce despistes, agravados por el apartado 3º del citado artículo que adjudica «a las Comunidades Autónomas la opción entre la celebración de la Fiesta de San José o la de Santiago Apóstol en su correspondiente territorio.» Y antes del 30/sep­tiembre deben fijar esa opción, pues sinó será San José el festivo; además pueden cambiar esas tres posibles fiestas «por otras que, por tradición, les sean propias» y también «el descanso del lunes de las fiestas nacionales que coincidan con domingo.»
  • Hay coincidencias del día de la semana de los festivos oficiales (nunca más de dos en domin­go) cuando el número de días de separación es múltiplo de 7: Fiesta del Trabajo y Natividad del Señor (238); Santiago Apóstol y Asunción de la Virgen (21); Todos los Santos y el Día de la Consti­tución Española (35); y en años comunes, Año Nuevo y San José (77). Pero en 2018 ninguno de los festivos reseñados en el Real Decreto cae en domingo, con lo cual es más difícil encajar los usuales festivos autonómicos; incluso llegó muy tarde la petición de los protestantes de hacer festivo este 31/octubre, cuando se cumplen 500 años desde que Martín Lutero fijó sus 95 tesis en la iglesia de Wittemberg.
  • En 2018 la disyunción «San José o Santiago» en Castilla-La Mancha la sustituyen por el jueves 31/mayo, como Día de la Región, aprovechando la coincidencia con Corpus Christi; en la comu­nidad andaluza por el miércoles 28/febrero, Día de Andalucía; y en el Principado de Asturias, Cantabria y La Rioja es reemplazada por los Días correspondientes, respectivamente los sábados 8/septiembre, 28/julio y 9/junio. En el País Vasco y Navarra la cambian por el Lunes de Pascua, 2/abril; aunque en Euskadi no han puesto fecha autonómica, en Navarra añaden como Día de Navarra, el lunes 3/diciembre, San Francisco Javier, pero como festivo local (dejando a los Ayun­tamientos la elección de sólo otro festivo local). En Cataluña suprimen la disyunción y el Jueves Santo pero como, además del martes 11/septiembre Diada Nacional de Catalunya, han incluido dos festivos autonómicos más, el Lunes de Pascua y San Esteban, miércoles 26/diciembre, una de ellas debe ser recuperable. También suprimen el Jueves Santo en Cantabria para celebrar la Festi­vidad de la Bien Aparecida, el sábado 15 de septiembre. Mientras han declarado recuperable el sábado 6/enero, Epifanía del Señor (mejor conocida como Reyes Magos) para celebrar en las res­pectivas comunidades el jueves 1/marzo, Día de las Illes Balears, el martes 9/octubre, Día de la Comunitat Valenciana, o el sábado 9/junio, Día de la Región de Murcia.
  • Más complicado aún lo han hecho Canarias, en donde la disyunción es cambiada por un festi­vo distinto en cada isla: El Hierro, 24/septiembre, Nuestra Señora de los Reyes; Fuerteventura, 14/septiembre, Nuestra Señora de la Peña; Gran Canaria, 8/septiembre, Nuestra Señora del Pino; La Gomera, 9/octubre, Nuestra Señora de Guadalupe; La Palma, 29/septiembre, San Miguel Arcángel; Lanzarote, 15/septiembre, Nuestra Señora de los Dolores; Tenerife, 2/febrero, Virgen de Candelaria. Pero además invocando «el párrafo tercero del artículo 37.2 del Estatuto de los Trabajadores», sustituyen «como día festivo el día 8 de diciembre, Inmaculada Concepción, por el día 30 de mayo, Festividad del Día de Canarias.» La Inmaculada no es fiesta sustituible y, aunque la cambiasen por otras advocaciones marianas, puede que tengan que modificar su decreto, poniendo el Jueves Santo como el festivo a suprimir. Ya hay un precedente de hace 30 años: en noviembre/1988 el ministro Chaves se vió obligado a rectificar sobre la marcha el vigente Real Decreto Ley que fijaba las festividades de ese año pues había pretendido evitar el “puente perfec­to” de diciembre (6 martes, 8 jueves). Mientras se mantengan ambos festivos, Día de la Constitu­ción e Inmaculada, ese puente ocurrirá en cada año bisiesto que comienza en viernes (como sucedió en 1988 y 2016) o en cada año común que sigue a un Año Santo Compostelano (como sucedió en 1994, 2005 y 2011 y podría volver a ocurrir en 2022, 2033, 2039, … por la regla 6-5-6-11 de los años jubilares compostelanos).
  • Algunas explicaciones de como escogieron los festivos las Comunidades, incluso en consejos tripartitos con sindicatos y patronal, revelan alarmante desconocimiento de la normativa en vigor. En el caso valenciano, se informó que «El Consell pedirá al Gobierno central más flexibilidad para poder incluir el día de San Juan, el 24 de junio, como festividad en la Comunitat» (a demanda de Alicante), los sindicatos «han peleado para reubicar [el día de la Inmaculada Concepción] en otro día» y la patronal «ha intentado reubicar el festivo del 15 de Agosto, que cae en miércoles y ha querido moverlo a ese lunes previo.» Claro que allí «los informes elaborados por la Abogacía de la Generalitat lo han impedido», no como los canarios.
  • En el caso gallego, el Día Nacional corresponde a Santiago Apóstol, miércoles en 2018; sólo cae en domingo los Años Santos Compostelanos (como en 2010, cuando el festivo escogido fué San José). El otro festivo autonómico, Día das Letras Galegas, el jueves 17/mayo, este año sólo ha podido ser encajado como recuperable, opción «que, según ha recordado Feijóo, ya se usó en los años 2000, 2001 y 2007» (en el 2000, sólo cayó en domingo parte de la disyunción, San José). El de ahora es mejor ajuste que él de 2015, que ha quedado reseñado en el BOE con el extraño rótulo “Día siguiente a San José” [BOE 24/octubre/2014 pág. 86495]
  • En 2018, el 19/marzo cae en lunes, con lo cual muchos Pepes irán a trabajar en su onomástica; y como San Juan cae en domingo, se les complica a los municipios la asignación de sus dos festivos locales (que a su vez influyen en los calendarios escolares, donde la Xunta sugiere que todos los centros de una localidad lleguen a un acuerdo de cual escogen). En el caso coruñés, como el Rosario cae en el mismo día de la semana que el 24/junio, además del Martes de Antroido (que cae el 13/febrero, una complicación para los triscaidecafóbicos, mientras el Miércoles de Ceniza es San Valentín), tal vez se siga escogiendo el Día Internacional da Muller Traballadora, jueves 8/mar­zo, con lo cual en ambas semanas habrá un “fin de semana largo.”
  • Un caso especial son las ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, que escogen tanto los festivos nacionales como los locales. Desde 2010 han llevado al BOE la festividad musulmana Idu Al-Adha, la fiesta del sacrificio, este año 2017 en el 1/septiembre. Eso sí, la inscriben de modo diferente: «Fiesta del Sacrificio (Aid El Kebir)» en Melilla, «Festividad de la Pascua del Sacrificio – Eidul Adha» en Ceuta. Son diferentes sus festivos locales: «Día de Ntra. Sra. Virgen de la Victoria (excel­sa Patrona de la Ciudad)» el 8/septiembre y Día de Melilla el 17/septiembre, mientras en Ceuta «San Antonio» el 13/junio y «Nuestra Señora de África» el 5/agosto, además del Día de Ceuta, el 2/septiembre aprovechando que era domingo Año Nuevo (en Melilla fue festivo «2 de Enero, Lunes siguiente a Año Nuevo»).
  • Previsiblemente habrá que esperar a octubre para comprobar en el BOE como quedan en 2018 los festivos canarios y confirmar que Eid al-Adha cae en el 22/agosto, además de como resuelven en Ceuta la celebración de su Día. Los festivos locales se publican en los boletines provinciales, aunque hoy se pueden consultar en webs que reunen todos los datos (aunque es más facil encon­trar ofertas de hojas de calendario con errores varios).
  • La Fundación Pluralismo y Convivencia, creada a propuesta del Ministerio de Justicia en 2004, mantiene un calendario multirreligioso en el que podemos ver que en este próximo 21/septiem­bre caen los Año Nuevo judío y musulmán, Rosh Hashaná y Al Hiyra, inicio de los años 5778 y 1439 de sus respectivos calendarios. Y por ello diez días después coinciden Achura (“décimo día”) y Yom Kipur (“Día de la Expiación”). También en esa web se comprueba que el pasado 25/agosto fue la fiesta Ganesh Chaturthi, que venía celebrandose desde hace años en Ceuta, pero que tuvo especial repercusión mediática este año por la intervención del obispo del lugar.  Casi simultánea ha sido la noticia de que un rabino ultranacionalista israelí ha declarado no kosher el uso del emo­ticono de las palmas de las manos unidas pues tiene «origen en el paganismo del Lejano Oriente y en el cristianismo.»
  • Como el calendario musulmán no es sincrónico con el gregoriano, sino que se adelanta 10 u 11 días, para saber en que fechas del 2018 cae el mes de 30 días llamado Ramadan se pueden consul­tar páginas donde se recoge que serán del 16/mayo al 14/junio.
  • (*) José María Barja Pérez, profesor, ex rector de la UDC

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.