EL FERROLANO GOY DE SILVA.-Germán Castro*

En los años noventa se decía que el ferrolano Ramón Goy de Silva era un gran olvidado, otros decían un gran ignorado. Uno tiene la percepción de que seguimos en las mismas, a pesar de su brillante trayectoria como poeta y dramaturgo. Viene al caso porque acaba de conmemorarse el 130 aniversario de su nacimiento.

En mayo de 1995, otro ferrolano, Ricardo Landeira, catedrático de la University of Wyoming de los EE UU, estudioso de la obra de Goy de Silva, vino a Ferrol con la pretensión de rescatar para la memoria colectiva “La vida y literatura del ferrolano Goy de Silva”, pronunciando una conferencia en el aula de cultura de Caixa Galicia, iniciativa que fue acompañada de una exposición de documentos del dramaturgo.

A su muerte  se publicaron varios obituarios de los que destaca uno de ellos, el de Manuel Suárez Serantes, que en La Noche del 12 de octubre de 1962, escribía “Gran pérdida para la literatura española…Se ha comparado a Goy de Silva con Jacinto Grau en su afán por regenerar el teatro nacional…escritor de minorías selectas…su prestigio, más en el extranjero que dentro de las propias fronteras…bien merece una calle en la capital departamental”.

Saínz de Robles dijo “extraño caso ya que este singularísimo y admirable poeta es uno de los valores más firmes de la moderna literatura española”. Germán Bleiberg en el Diccionario de literatura española: “su depurada calidad literaria es merecedora de atención mayor de la que goza este poeta por parte de críticos  e historiadores”. Torrente Ballester en Panorama de la literatura española contemporánea (1961) analiza su teatro poético y reseña sus obras. Ricardo Carballo Calero: “Goy de Silva, poeta moi importante dentro do modernismo e que marca, ademais, a transizón aos movimentos de vangarda”.

Hurtado y otros en la Historia de la literatura española hace un estudio de su teatro simbólico y, finalmente, para no cansar, el que fuera cronista oficial de la ciudad, el poeta y escritor Mario Couceiro también reivindicó la figura de Goy de Silva en una sección que, ya jubilado, mantuvo en los años ochenta en La Voz de Galicia. Se podría hacer una larga lista de fuentes periodísticas que abordaron a Goy de Silva: La Voz, de Madrid, Mundo Gráfico, La Nación, Por esos mundos, La Ilustración Española y Americana, La Voz de Galicia, El Correo Gallego

Pues resulta que este hombre, con una prolífica obra, que recibió en 1911 en el Ateneo de Madrid el primer premio de la Academia de Poesía de manos del Rey, que fue incluso corresponsal de guerra en África para La Correspondencia de España, que triunfó por varios teatros españoles, dejó de escribir en el año 1955 y para sobrevivir se dedicó a la compra y venta de obra pictórica de autores famosos. Visitaba todos los años Ferrol y A Coruña y llegó a regalar dos cuadros de la escuela de Murillo a la iglesia de San Julián.

Obra publicada

“Sueños de noches lejanas”, “En el bosque de la diosa Milita Amylitis, esposa del Rey Saosduchin”, “El pueblo de la reina Mab”, “El coloquio de los astros”. Todas estas obras teatrales fueron editadas en Madrid en 1912, excepto la “Reina del Silencio” en 1911.

Poemas legendarios en prosa

“El Eco” (1913), “La de los siete pecados” (1913), Poemas bíblicos también en prosa, “La Corte del Cuervo Blanco” (1914); “El Reino de los parias” (1915), “Sirenas mudas” (1915); “El libro de las danzarinas” (1915)

Poemas de amor y muerte y de misterio

“La Caja de Pandora”, “Borrón y cuenta nueva”, “Crónicas de Marruecos” (1923). Esta última editada en Alcoy. “Cuenta de la lavandera”, “Antenas siderales” (1927) y “Mientras cantaban las ocarinas” (1949)

Cuentos titulados:

“Mi primera mujer”, “Una máscara me dijo”, “La amiga desconocida”, “Como me vengué del hombre cuco” (1949), “Viaje a Belén” (1949)

Varios villancicos y cuentos inspirados en la Natividad del Señor

“Las educandas-Diario de una colegiala” (1950) y en el mismo editó pequeñas obras: “La hija de mi amada, “Espejito nuevo”, “El casamiento de las rosas”, “Fénix prisionero”, “Gran mundo”, “Salomé” y “Oscar Wilde”.

*Germán Castro, periodista

 

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.