ARDE PARÍS…..José Luis Ortiz*

Durante el románico los maçons estaban asociados con instrumentos de precisión, como escuadras, cartabones, cuerdas anudadas y plomadas, que sólo ellos sabían usar y con los que tallaban sillares bien escuadrados para muros y bóvedas. El masón era un trabajador libre o franco: de ahí el término francés francmaçon o, en inglés, freemason. El oficio se acabó de perfilar coincidiendo con el apogeo de la arquitectura gótica, a lo largo de los siglos XII y sobre todo en el siglo XIII. Su carrera profesional comenzaba como aprendiz, a los 13 o 14 años. Se le encomendaban los trabajos más sencillos, bajo la supervisión de expertos. Tras unos cinco años, y siempre que demostrara buenas maneras en su oficio, se convertía en oficial, título que otorgaba el maestro. En ese momento, a los 19 o 20 años, ya podía realizar trabajos especializados, bien como cantero o bien como escultor, si tenía la habilidad requerida.

En la catedral gótica era el masón quien colocaba la primera piedra del edificio, la angular o de fundación, normalmente en la base de la cabecera de la catedral, y también era un masón quien culminaba la obra con la colocación de la última piedra, la angular o clave de bóveda. Era, así, el ejecutor del principio y del fin, el alfa y el omega de la catedral.

Ayer se consumía por el fuego ante la mirada atónita y impotente de millares de parisinos. El comienzo he hablado del masón, pero quizás sea, lamentablemente el presagio de lo que se avecina a una Europa que ha creído en la LIBERTAD, la IGUALDAD y la SOLIDARIDAD. Columnas sobre las que se han cimentado el progreso y la esperanza de los pueblos, de sus gentes.

Cuando aparecieron los regímenes fascistas lo primero con lo que quisieron terminar fue con la Masonería.  Alemania era la segunda potencia más importante del mundo tanto en logias como en masones y fue el régimen nazi que acabo con la vida de entre 80.000 y 200.000 masones. Lo mismo ocurrió en otros países de tendencia fascista como España, en la que también fue duramente perseguida, pero nadie pudo acabar con ella y volvió a resurgir para extender su halo de esperanza fundamentándolo en sus pilares básicos.

Estamos en momentos en los que la democracia está en serio peligro y quizás, lamentablemente, pues se ha perdido una obra de arte, un símbolo y como bien afirmó Macron, “Reconstruiremos esta catedral”.

Este mensaje  es un mensaje , para todos aquellos que creen que los recortes de libertades, que los nuevos fascismos son el camino y que aunque tengan la esperanza de llegar a instaurar su reinado de terror y opresión se volverá a levantar el edificio de la LIBERTAD, de la ESPERANZA,  muy a su pesar y de los sacrificios que sean precisos , como bien dijo en su día  Churchill “sudor, sangre y lágrimas”, un hermano de la libertad , de  la esperanza, un hijo de viuda  que lucho y consiguió la victoria.

Compungido y entristecido me encuentro pues ha ardido un símbolo, una obra irrepetible e irreemplazable, que ni guerras, ni conflictos le habían podido afectar y ahora por un descuido, ha ardido.

Entiendo el dolor de los franceses, de los parisinos, al que me uno, pero mucho más grande será el dolor cuando entren por la puerta los caballeros de la muerte de los nuevos fascismos montados en sus corceles de crines negras.

Aunque esto sea una metáfora, no olvidemos que lamentablemente puede ser una oscura realidad demasiado cercana a nuestra sociedad, que no reacciona ante su presencia.

*José Luis Ortiz Güell, funcionario

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.