LA MISERIA HUMANA. Antonio Campos Romay*

 Hablar despectivamente del cultivo de la memoria de la historia acaecida, es no  entender que ante el fascismo que acecha es preciso tener presentes recuerdos que por amargos que resulten, son de  indispensable conocimiento. No es abocarse a un semillero de nostalgias, sino acodarse en la experiencia habida, sufrida, para no repetirla.

Lo que llaman nueva  normalidad es nostalgia, tumba de la naturalidad y de las muestras de afecto. Una invitación a mirar al ayer contemplando cómo se desvanecen tantas cosas en el sepulcro de la memoria. Que la vida se convierta en escombros, es drama que embarga a una gran mayoría. Pero para no pocos infames logreros, es solo oportunidad para torcer las urnas…

Somos un pueblo sacrificado, con una historia rota, triste la más de las veces. Con tendencia a anclarse en la periferia del Siglo de Oro, -abundante de hidalgos muertos de hambre que ponen migas de pan en la barba para semejar venir de suculento banquete y granujería como mayor industria-…

Un pueblo que trabaja cuando encuentra en que, para poder sobrevivir. En muchos casos para a duras penas poner un plato en la mesa y tener un techo bajo el que albergarse. Lo que no obsta para que sabios doctores en ingeniería financiera de casino y especulación, titulares de pingues beneficios a costa de sudores ajenos, lo condenen por vivir “por encima de sus posibilidades”…

Tiempos frenéticos en los que lo que ayer importaba hoy ya no alcanza a despertar interés  y lo que puede traer el presente con clamoroso reclamo en no pocos casos al despuntar el nuevo día dejará de ser importante. La angustia convive con la ciudadanía en un  carrusel de emociones. La vida de las buenas gentes, esas que forman gran mayoría en comedido silencio, está henchida de todo tipo de sentimientos, muchos de ellos tristes e inevitables, algunos tiernos, otros ásperos y nunca ajenos de contradicciones…porque su corazón es una sístole y diástole de sueños y esperanzas. Todo lo contrario a lo que le ocurre al fascismo, que en palabras de Miguel Hernández “le sobra el corazón”…

Deslealtad, traición, infamia, avaricia, corrupción, latrocinio, mentiras… Ejercitadas con soberbia impudicia, con voces altivas de Plaza de Colón. Invocando patrias yermas de sentido, babeando odio envueltos en banderas cuyo cromatismo convierten no en símbolo de nación sino de facción… Quizás momento es  de dejar el eufemismo como propone Gómez Pereira en su película, ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? , y empezar a hablar de avanzadilla del fascismo ante un escaño del Senado convertido en Palmar de Troya, ante la labor de derribo por cualquier vía  y sin para en metodología, de un gobierno por unos  conjurados que han casado sus intenciones esgrimiendo la Constitución o ensucian el termino  Libertad con fines contarios a ella…

Gruñe el fascismo que asoma su hocico  al hozar en su pocilga y olisquear una nación abatida considerándola propicio caldo de cultivo. Pero “más pronto que tarde” como advirtió en difícil hora el doctor inmolado en La Moneda, “se abrirán las grandes avenidas”…. Ayer, mañana, hoy el coro de desengañados, presuntos moribundos alzaran su voz y su corazones de hombres y mujeres hornadas para escribir la historia tantas veces robada

Los testigos abrumados ante las  falacias indignas, de los canallas que quieren fabricar votos con virus ignorando el dolor y la muerte. Que humillan doblemente a los muertos…Los    condenaron por su siniestra política de desbaratar la sanidad pública para entregarla como trofeo a las fauces de especuladores  hambrientos de convertirla en sucio negocio y ahora  convierten sus cadáveres en  cifras jugando desalmados con ellos como armas arrojadizas, ignorando su calidad de seres humanos…

Es bochornosa la  deshonra que alcanzan  las poltronas de la Ínsula de Barataria donde un zafio  Sancho Panza desdoblado en varón y hembra, adueñados de la ínsula que algún esperpento les dio a entender se llamaba “ Barataria”, “o ya porque el lugar se llamaba «Baratario», o ya por lo barato con que se le había dado el gobierno y la capital del reino de Barataria”…y siguieron torpes  en su orgia de dislate y desafuero, hasta que perdida la paciencia del mas paciente de los hombres, llegó, no como “El comandante”, sino como “El Ministro” y “mando parar”… Calma gélida e intento desesperado por frenar el devenir sanitario superando marrullerías políticas y leguleyas de pervertida doctrina. Hasta desde el Sur, donde el Guadalquivir muere, y en boca de uno de los suyos,  llegan ecos bendiciendo la medida 

Parpadean inquietantes indicadores rojos advirtiendo que hierven las calderas en las que danzan maléficos los viejos demonios hispanos, el cutrerío eterno  que borbotea su infamia cuando oyen hablar de solidaridad, o cuando sienten que nutridas sumas pueden pasar lejos de sus dedos usureros y codiciosos, siguiendo caminos sociales.  

Mientras, sigue clavado en nuestra alma el dolor que  augura Machado encomendando a Dios la guarda del españolito despistado que al mundo vine…al que una de las dos España le helará el corazón.

*Antonio Campos Romay ha sido diputado en el Parlamento de Galicia

Publicado en ARTÍCULOS DE OPINIÓN

NOS HAN ROBADO LA LIBERTAD Y LA DIGNIDAD.

Por José Luis Ortiz*

Existen pueblos dignos y muchos políticos pobres de espíritu, ricos y sin dignidad. ¿Qué es antes la libertad o la dignidad?

La verdad que sin libertad no puede existir la dignidad. Lo malo es que esta situación el COVID-19 nos ha robado la dignidad, y están buscando con terminar con la libertad.

Se roba la dignidad, cuando se obvian los derechos humanos, como los derechos de expresión, de manifestación, educación, sanidad y tantos más.

Nos han robado, secuestrado lo menos desde marzo de este año los derechos que creíamos tener, pero ahora no existen.

Aún nos queda la libertad, aunque con ella no se coma. La libertad es la soberanía nacional real y no delega nunca con la pasividad (no ir a votar) o la activa (voto nulo), pues son votos perdidos fragmentos tirados de nuestra libertad, que es la verdadera bandera del mundo.

Debemos recuperar esa dignidad que nos han robado y que quieren seguir haciéndolo, reclamarla y defenderla.

La Declaración Universal de los Derechos del Hombre que, en su artículo 1, dice: “Todos los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.” ¡Qué bonita es la letra sin música! Libres e iguales, con razón y conciencia, pero sin libertad, pisoteada, enjaulada, aprisionada por leyes injustas redactadas por hombres que no tuviesen ni conciencia ni razón, esas que nos abren el camino de la libertad e igualdad, y el resto de los derechos humanos, constitucionales, injustamente pisoteados, olvidados, quebrados, aunque nunca olvidados.

Algunos quieren y de hecho están fragmentando la democracia, la están vaciando de su contenido y si nos recortan la libertad sólo viviremos como seres indignos y entonces si que morirá definitivamente la libertad.

¿Cómo es posible que un minúsculo organismo de un cuarto de micra emerja y cambie el mundo?

Cuando aflora la tentación de la explotación política de la situación de catástrofe que vivimos, y es lo que se está haciendo, de forma masiva y global, es necesario proclamar, más que nunca, que nuestro marco de libertades no puede ser menoscabado. El derecho a la información resulta esencial en las sociedades libres. Solo así cabe acceder a la verdad. A la verdad de los datos, la de los hechos que el conocimiento científico proporciona, la de las propuestas que la tecnología tiene para avanzar. La salida de la pandemia sólo puede ser completa en libertad, no por imposición de una verdad oficial y manipulada para determinados intereses partidistas, personales y nada objetivos.

*José Luis Ortiz, funcionario

Publicado en ARTÍCULOS DE OPINIÓN

MADRID: UN (O) PROBLEMA DE ESTADO.-Xoan Antón Pérez-Lema*

      A tensión xerada polas diverxencias sanitarias entre o Goberno rexional de Madrid e o Goberno do Estado fixo agromar, porén, un consenso implícito de ambos os dous Gobernos a respecto da especialidade da rexión madrileña como auténtica cerna do Estado, de xeito que Madrid é o núcleo fundamental de España e España só se podería entender dende o seu centro, dende Madrid.

      Velaí que políticos e analistas tenten dexergar as razón e consecuencias desta hexemonía madrileña. Unha hexemonía construída dende a elección da capital máis afastada das costas e fronteiras da Europa, dende a planificación radial das estradas e camiños de ferro e, máis modernamente, dende a converxencia de obxectivos entre a privatización a prol de grupos con sede en Madrid das empresas públicas dos sectores regulados, o destino masivo de recursos en infraestruturas a prol da Vila e Corte (lembremos aquel billón de pts.-con b de burro- dos Fondos de Cohesión investidos na ampliación do aeroporto de Barajas) e máis o “dumping” fiscal do Goberno rexional, que na práctica suprimiu os Impostos de Patrimonio e Sucesións e Doazóns, atraendo grande número de residentes doutros territorios do Estado.

        Das resultas destes procesos ( uns consubstanciais á definición do Estado español borbónico, outros propios dos últimos trinta anos), a rexión de Madrid representa hoxendía o 19,2% do PIB con só un 1,6% do territorio. Mais esta xeración do PIB non xurde dunha base produtiva dinámica, diversificada ou competitiva, senón nomeadamente do efecto da capitalidade. O 29% dos empregados públicos do Estado  ubícanse na Vila de Madrid. O 60% das licitacións do sector público estatal adxudícanse a empresas con sede social en Madrid. O 45% dos empregos de Madrid son altamente cualificados, actuando como aspiradora dos graduados universitarios do resto do Estado.

          Porén, a actividade económica non vencellada ao sector público nin os sectores regulados (banca, seguros, distribución eléctrica e lobby construtor-concesional) artéllase na costa (arredor dos eixos atlántico galego, cantábrico, e mediterráneo) e do val do Ebro. A única multinacional do Estado de base industrial e comercial, Inditex, xurdiu na Galicia.

           As elites económicas, políticas, funcionariais e mediáticas de Madrid constitúen o Deep State, o Poder real no Estado, permanente ás remudas electorais, institucionalizado na permanencia da Xefatura do Estado na familia Borbón. Estas elites recentralizaron a lexislación do sector eléctrico para impedir que Galicia ou calquera outro territorio puidese quitar beneficio da explotación das enerxías renovábeis, apostaron por tentar garantir a continuidade de ENCE até 2060, fixaron en 4.000M€ a indemnización a Florentino Pérez pola desfeita do Castor e sempre se opuxeron-como ven de escribir Xavier Alcalá-contra calquera ubicación de axencias e ministerios estatais fóra da megalópole do oso e do albedro.

   Unha federalización real habería suxeitar a rexión de Madrid á vontade dos territorios (como os Estados da Unión exercen o control da capital federal, Washington, privada de autonomía política por ser distrito federal) e limitar a súa autonomía tributaria para evitarmos o dumping fiscal. Alén disto, cumpriría a menor coincidencia das capitais política e económica, coincidencia que é  incompatíbel coa gobernanza federal, como nos aprenden os exemplos dos USA, Canadá, Australia, Alemaña e Suiza.

*Xoan Antón Pérez-Lema, avogado e analista político

Publicado en ARTÍCULOS DE OPINIÓN

TODO ES POSIBLE…María Purificación Nogueira Domínguez

              

“ En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color… del cristal con que se mira” (Ramón de Campoamor).

En aquel tiempo todo era divergente… inusitado. Las calles estaban adoquinadas con rostros de ocultas sonrisas y ojos descubiertos de aflicción, temor y fracaso. Las pisadas no conducían a ninguna parte. El presente era nunca… porque todo era igual que ayer. Y el futuro… el futuro… 

En aquel aciago año 2020… una enorme Caja de Pandora había abierto la veda a toda clase de horrores, los esparcía por todo el orbe… y todo era posible, hasta lo más inverosímil.                             

Era posible… que un virus infectase la inmensidad del planeta y que los seres humanos, que habían logrado viajar a la Luna y alcanzar una tecnología más que aceptable, no fuesen capaces de detenerlo. Era posible… que la economía de los países del  primer mundo se viese gravemente afectada y la del tercer mundo empeorase ( de haber cabido esa remota posibilidad). Era posible… que falleciesen miles y miles de personas y que millones enfermasen… por falta de medicación y la asistencia médica y hospitalaria adecuada. Y que La Medicina y sus profesionales tuviesen que encomendarse a los Santos Milagreiros para salvar vidas… poniendo las suyas propias en evidente peligro. Mientras tanto… los ricos y poderosos se hacían más acaudalados, adquirían más pujanza y abrillantaban su heráldica nobiliaria. Y, aun disponiendo de medios sobrados para acabar con la miseria económica y sanitaria, se escondían tras sus oropeles morales aumentando la insalubridad… ¿Una purga?… Todo era posible.

La economía era precaria, la medicina insuficiente, y los ciudadanos de todo el mundo se ablandaron, se enmiedaron, se bloquearon… y ese fue el caldo de cultivo, el mejor carro de combate, el caballo de Troya, que necesitaba el fascismo… y que le conduciría a la gloria, a la victoria que tanto anhelaba, y que, disfrazado de democracia, esperaba pacientemente desde hacía muchos… muchos años.

En diferentes países… donde la libertad y la igualdad  mantenían a raya al fascismo, comenzaron a aparecer en la escena política dictadores de dimensiones faraónicas, cesarianas, feudalistas, nazistas, con un cruel y sucio guion de calumnias y desprestigios… cuya escena final era la eliminación de los valores democráticos. En su nuevo orden mundial estaban escritos, con letras de sangre, sus propósitos: avasallar a los obreros, someter a las mujeres, eliminar a etnias no arias, y a los políticos y gobernantes de talante libre y solidario… Y sus metas: instaurar la disciplina del  “trabaja y obedece”, volver a dar su antiguo esplendor y protagonismo inquisitorial… a la religión con mayor tirada de la historia del alineamiento mental y, por ende, físico, y desplegar una enorme mordaza intelectual que convirtiese a todos los ciudadanos en analfabetos… esclavos.

El control total sobre el Pueblo… requería hacer “ todo lo necesario” para lograr “ la solución final”, que, antaño, su venerado maestro, Adolf Hitler, había aplicado en el Holocausto, y que dictadores de la talla de Franco, Mussolini, y muchos otros criminales que en el mundo han sido, habían utilizado para “ deshacerse” de los incómodos, subversivos, izquierdistas, ateos, homosexuales, extranjeros, y demás  personas que no comulgasen con sus ideas. Su nuevo orden mundial era una sociedad de ricos muy ricos, nobles muy regios, machos muy machos, arios muy arios, iglesias y muchas cruces, patriotas muy patriotas, banderas muchas banderas… con dos tibias y una calavera, psicópatas muy psicópatas… uniformados, extremismo muy extremo. A la diestra de Dios… ellos.  A la siniestra del infierno… el pueblo esclavo.

Aquellos dictadores… no tuvieron necesidad de mancharse las manos ni sacar a pasear sus ejércitos… para lograr el control. Sembraron el pánico hundiendo la economía, dejaron a la gente humilde sin atención sanitaria… y apretaron tanto el aliento democrático que lo dejaron sin resuello. Crearon tal grado de desasosiego entre los ciudadanos… que fueron ellos mismos los que se rebelaron contra los gobiernos libres… y le abrieron la puerta de sus derechos… al fascismo.¡Estultas criaturas!… Pensaron que aquellos aguerridos “bomberos” del fascismo les salvarían de las llamas de la miseria, la enfermedad y la muerte, ignorando que habían sido los que habían prendido el fuego, y ellos les proporcionaron el mechero mas incendiario, el más Neroniano: su sometimiento.

Todos los países del mundo… se sumieron en un profundo sueño de oscurantismo e involución. Cada vez que nacía un bebé, le colocaban una moneda en cada uno de sus ojos, para pagar al barquero… que lo conduciría al infierno. Aquella época fue denominada “ La Noche de la Gran Hoguera”… Y de sus cenizas surgió La Resistencia, formada por los gobernantes, políticos, y ciudadanos, que habían logrado escapar de la prisión y el exterminio… Comenzaron su lucha contra aquellos hijos de la noche, perdiendo muchas vidas, pero sin perder su afán por defender la libertad y los derechos humanos. Cada vez que uno caía… otro se levantaba. Eran fuertes en la batalla… pero débiles en medios humanos, pues muchos ciudadanos se “ dejaban comprar la boca” y la dignidad. Y se sometían, aun siendo conocedores de las injusticias y crímenes que se cometían contra sus congéneres. Su leitmotiv era: ¡ Calla, calla, sométete y sonríe!… Que en este mundo traidor el que calla vive mejor, es más rico y más noble. Que el que calla come y el que grita no engorda… ¡Calla, rico traidor!

Durante muchos muchos años… La Resistencia siguió luchando, apartando el hambre… y los cadáveres. La ignominia de los dictadores era una pesadilla. Y, aunque dijese Calderón: “ La vida es sueño, y los sueños… sueños son”, ellos eran perfectamente conscientes de que aquello era una tétrica realidad, y que el Pueblo despertando acabaría, aunque el Fascismo hiciese violenta oposición… y a ellos les costase la vida. 

 ……..                                                                                           

-NIETA: Abuela, tu relato es sombrío, apocalíptico, irreal… imposible… ¡ Una consternación de ciencia ficción!

-ABUELA: Depende, hija.

-NIETA: Depende… ¿ de qué?

-ABUELA: Del color del cristal de ficción o de realidad … con que lo quieras mirar.

-NIETA: Abuela, olvidas la máxima de Sir Arthur Conan Doyle que, por boca de su querido Sherlock Holmes, dice:  “Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe… ser la verdad”.

-ABUELA: Sí, hija, pero esa idea holmesiana no es aplicable cuando… todo es posible… todo está siendo posible.

María Purificación Nogueira Domínguez.                                                                                                                                      

Publicado en ARTÍCULOS DE OPINIÓN

LARGO CABALLERO E INDALECIO PRIETO. Antonio Campos Romay *

La derecha actual, abdicando de cualquier equiparación con la derecha democrática europea, muestra su faz más destemplada, heredera de Aznar, como Caballo de Troya de un fascismo que nunca se fue. Envuelta en bochornosos espectáculos  que degradan su potestad moral, trata a sus adversarios como enemigos, mediatiza la prensa, y obstruye los mecanismos institucionales de la democracia bloqueando su funcionamiento en un intento desesperado de protegerse de las responsabilidades legales que la acechan…

Al tiempo trasmite la percepción desde aquellos territorios que gobierna, de convertirlos en laboratorios de autoritarismo animado en ello por sus socios más extremos. Evidenciando su escaso compromiso con los principios constitucionales mientras, sus rasgos autoritarios y su escasa empatía social.

 De forma tenaz, el fascismo avanza amparado por la derecha que renunció a estar centrada. Utiliza entre otros mecanismos la vía del mas zafio revisionismo histórico para poner en valor la dictadura franquista, reescribiendo la historia de la mano de personajes atrabiliarios disfrazados de historiadores como el ex-grapo, Pio Moa.  Con siniestro afán intenta equiparar a los defensores de un régimen constitucional, con golpistas que con objeto de cumplir sus fines no dudaron en ensangrentar España, sumirla en el odio y el caos sometiéndola a la más cruel dictadura que sufrió el país en su historia.   

Militares traidores, curas, terratenientes, viejos caciques, y de forma especial los grupos monárquicos, con el apoyo militar de las potencias fascistas del momento, Italia y Alemania, se conjuraron para yugular un régimen que acosado de urgencias. Que en un escenario trágico intentaba en medio de constantes trabas, sacar al país de la miseria secular y las feroces injusticias sociales heredadas de la monarquía borbónica. La Republica, (seguramente perfectible y mejorable) fue  hostigada sin tregua desde el mismo día de su implantación por las fuerzas reaccionarias que se negaban a perder sus posiciones dominantes.

El “moderado y dialogante” alcalde madrileño Martínez Almeida para dar satisfacción a la voracidad reaccionaria de VOX y pagarles su acceso a la alcaldía, recién tomada posesión de esta cometió la tropelía de desmantelar y destrozar en el Cementerio de La Almudena el Memorial en homenaje los represaliados por el franquismo entre 1939 y 1944, iniciado por la administración anterior y a punto de terminarse. Una infamia que representa, amén de una  indecencia,  un ejercicio de  infinita crueldad. Asesinar la memoria de aquellos ya asesinados físicamente por el franquismo. Un acto cometido del ronzal de un fascista desquiciado, Ortega Smith, cuyo odio enfermizo le lleva a calumniar a las jóvenes muchachas asesinadas en 1939 por el fascio, Las Trece Rosas. Dice este perturbado, “resulta que lo que hacían era torturar, violar y asesinar vilmente” algo que ni siquiera hay rastro en el de por sí muy amañado atestado de la “justicia” militar.

Ahora, el alcalde “moderado y dialogante”, títere y cómplice de sus socios ultraderechistas se dispone a retirar los honores a dos  políticos socialistas en una triple maniobra. Dar rienda suelta  al odio contra todo aquello que signifique o evoque progreso, libertad, equidad social de los sectores más casposos que anidan en la derecha. Hacer normal a nivel de calle el fascismo que ya sin pudor se larva en los despachos. Y de alguna manera con estas atrocidades distraer la atención de la disparata gestión “sanitaria” en la comunidad madrileña.

Francisco Largo Caballero, discípulo del fundador del PSOE, desde que en el XIII Congreso de la UGT (1918)  es elegido Secretario General, defendió la táctica del «intervencionismo». Presión y la participación en todas las instituciones del Estado que tuvieran que ver con la «cuestión social» para que se aprobaran leyes que mejoraran las condiciones laborales y de vida de los trabajadores, sin menoscabo del objetivo último, la transformación de la sociedad. Auspició la creación de organismos internacionales como la Federación Sindical Internacional y participó en Washington en 1919  en la creación de la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

Durante la Republica en el primer bienio, defendió la colaboración del PSOE y la UGT  con los partidos con la burguesía republicana para poner en marcha un proyecto reformista y modernizador. Como Ministro de Trabajo, encabezó tal el proyecto que sentó las bases del Derecho del Trabajo en España emanadas por la OIT.

En su legado están la Ley de Contratos de Trabajo: normas obligatorias para la contratación laboral. La Regulación de los convenios colectivos, negociados por representantes patronales y sindicales. Normas sobre los salarios, con las condiciones de suspensión y rescisión de los contratos. Establecimiento de siete días de vacaciones pagadas al año y protección del derecho de huelga. La Ley de Jurados Mixtos en el sector agrario ampliada a todos los sectores económicos. La Ampliación del seguro obligatorio de Retiro Obrero, La asistencia sanitaria  y por maternidad, base del Seguro Obrero de Enfermedad completado con el Seguro Obligatorio de Accidentes. La Ley de Asociaciones Profesionales de Patronos y Obreros y la de Cooperativas. El Cuerpo de Inspectores de Trabajo y la consolidación de la jornada de 8 horas. 

 Tras el levantamiento fascista de 1936 y la guerra civil es elegido Presidente del Gobierno y Ministro de la Guerra. Su política se encaminó a normalizar la  dispersión generada en el bando republicano, y a consolidar los poderes constitucionales Puso coto, -a diferencia de lo que sucedía en el bando fascista-,  a actos indiscriminado de represión en la retaguardia en un  intento de devolver la tranquilidad a la población, utilizando para ello, en un contexto bélico muy complejo todos los medios a su alcance… Al final de la guerra, exiliado tras meses de persecución será víctima del nazismo que lo  deporta al  campo de Sachsenhausen donde será liberado en1945, para al cabo de unos meses fallecer en Paris.

Indalecio Prieto, en posiciones siempre distantes de Largo Caballero, es una de las mentes lúcidas de la Republica y un brillante orador. Fue Ministro de Hacienda y de Obras Públicas. Se inicia como periodista en el diario El Liberal en plena afinidad con los círculos republicanos, vinculándose muy joven al PSOE, del que será destacado dirigente al igual que de la UGT. Fue el ala reformista del PSOE que defendía la alianza con los republicanos y la vía socialdemócrata que representa la permanencia en la II Internacional frente a la escisión comunista.

Durante la guerra civil será Ministro de Marina, Aire y Defensa Nacional. Pero su decepción por la marcha de la guerra le enfrentó tanto con comunistas, como con el socialista Juan Negrín, Presidente del Gobierno, que acabó destituyéndole. Indalecio Prieto se retira a México hasta el final de la guerra civil. En la capital mexicana reorganizó el PSOE enfrentado a los partidarios de Negrín. Su estrategia encaminada a restaurar la democracia en España a través de la unidad de acción con los monárquicos de don Juan de Borbón (personaje arribista y de escasa talla moral) y la presión internacional sobre el régimen de Francisco Franco, se mostró inviable y le llevaría en 1950 a dar paso a Rodolfo Llopis en la dirección del PSOE. Morirá en el exilio en México en 1962. 

A estos políticos españoles protagonistas del siglo XX, el miserable personajillo Ortega Smith, califica de criminales y asesinos….Otro personajillo, Almeida, le ríe las gracias y salta cuando le tira de la cadena. Penosamente, Ciudadanos vergonzante secuaz,  le hace la ola.

Así se escribe la historia dirían los Hermanos Álvarez Quintero… Y así sinuosamente, paso a paso se abren las compuertas al fascismo… Como galán ridículo, en el  escenario Casado. Y entre  bambalinas,  Aznar dirigiendo el libreto.

PD. Es curioso el estruendoso silencio ante esta tropelía, de los abajo firmantes….

*Antonio Campos Romay ha sido diputado en el Parlamento de Galicia

Publicado en ARTÍCULOS DE OPINIÓN

LOS CÓDIGOS QR.-José María Barja Pérez*

Si algo se ha extendido en estos tiempos de pandemia es la presencia de los có­digos Quick Response en muchos ámbitos. En muchas cafeterías, incluidas las uni­versitarias, en las paredes o sobre las mesas se ven esos cuadrados llenos de cua­driculas negras. Su distintivo principal son los tres cuadros en negro, que desta­can por estar rodeados de blanco y recuadrados en negro, situados en tres de las esquinas del símbolo. Ellos permiten al lector electróni­co distinguir la orienta­ción correc­ta del icono cargado de información y dan el nivel de compleji­dad de los datos ahí guarda­dos. Seguir leyendo

Publicado en ARTÍCULOS DE OPINIÓN