Llueve en España y Galicia, mucho, pero falta agua y pantanos, muchos- Isidoro Gracia

                                                                                      a8e9d-isidoro
En contra de lo que las apariencias indican en Galicia y el resto de España hace falta agua y pantanos para garantizar los mínimos vitales de un país desarrollado. También es solo aparente la teórica sobrexplotación de algunas cuencas fluviales.
Ya sé que no es políticamente correcto sostener la afirmación del título,  especialmente desde Galicia y en estas fechas de ciclogénesis explosivas, pero no me resisto a intentar que las razones, que expongo a continuación, merezcan al menos el estudio de los responsables que tienen la obligación de tomar las decisiones que garanticen un futuro de bienestar a los gallegos.

Razón a – El hombre como especie forma parte de la ecología, está acreditado que necesitamos del uso de las tecnologías duras e intensivas y en consecuencia soy partidario de su uso, al menos que alguien me convenza de la bondad del método que habría que utilizar para seleccionar los millones de personas que sobrarían en Europa (más de la mitad según algún estudio) o del grado de desarrollo del que debemos prescindir, en el caso de renunciar a esa tecnología.

Razón b – El agua es algo más que un recurso, hay que valorarla también como un patrimonio que aumenta día a día su valor y no solo en lo económico. No tiene lógica que el Galicia recojamos y regulemos menos del 20% del agua que la naturaleza nos dona, solo el 10,5% si nos referimos a la cuenca Galicia- Costa donde se concentra el 70% de la población y algunas veces ya se pasa sed, por ejemplo, en 2006 en todo el Salnés y zona del Umia (que hoy amenaza con inundaciones), en la primavera y verano de 2011 en Pontevedra o el área de Ferrol, o en Gondomar hace solo 6 meses. Si queremos garantizar un futuro confortable para nuestros hijos es imprescindible dominar el recurso y aumentar el patrimonioLos gallegos y resto de españoles del futuro tienen derecho a beber y disponer de agua en cantidad y calidad suficientes.
 Razón c – En el conjunto de España el 80% de los recursos hídricos se destinan a la agricultura, en Galicia la cantidad hoy no es significativa, pero si se cumple una pequeña parte de las previsiones del cambio climático nuestras necesidades se aproximaran a la media española. Los gallegos y el resto de españoles del futuro tienen derecho a comer adecuadamente.
Razón d –Somos extremadamente deficitarios en energía primaria, solo disponemos de las renovables, donde la hidroeléctrica es la de mayor calidad. Por otra parte, ¿como convertir los parques eólicos en parte integrante de un sistema fiable sin una capacidad  de bombeo suficiente? Necesitamos imperiosamente de toda la energía propia, para mantener un mínimo de autonomía a la hora de las decisiones sobre nuestro desarrollo.
Razón e -Medioambiental. ¿Alguien puede sostener que un Kw. hidráulico impacta más en el medioambiente que un Kw. producido con carbón importado, todo el ciclo incluido? O que ¿el agua embalsada no es un medio ambiente propicio para la vida?
Otro tema es quien tiene que administrar ese recurso, según mi modesta opinión la participación de manos públicas es lo más conveniente y deseable, los datos de coste y calidad de informes recientes del Tribunal de Cuentas lo demuestran y la des-privatizaciones del agua de Berlín  o Paris lo apoyan.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Isidoro Gracia Plaza. Guarda el enlace permanente.