Palabras- Carlos Rico

 

P1020262La mañosa

Ella sabe de fontanería, de ordenadores, traduce del latín,

lleva las cuentas…

pero utiliza los oficios como gancho corredizo.

Espera que te acostumbres para luego desquiciarte

retocando todo para que nada funcione.

Te avasalla con retrasos, roturas, errores y torpezas,

rematándote al final con una factura interminable.

Luis Miguel Madrid (Madrid, 1960), licenciado en Letras por la Universidad

Complutense, recibió por su libro Rua das janelas verdes el Premio Arcipreste de

Hita. Director de la revista cultural Babab, es socio fundador y miembro de la junta

directiva de la Asociación de Revistas Digitales Españolas. Su librería-bar María

Pandora queda en Las Vistillas de Madrid .

 

 

No puedo quejarme

Estoy con pocos amigos y los que hay

suelen estar lejos y me ha quedado

un regusto que tengo al a  lcance de la mano

como un arma de fuego. La usaré para nobles

empresas: derrotar al enemigo– salud

y suerte–, hablar humildemente

de estas posibilidades amenazantes.

Espero que el rencor no intercepte

el perdón, el aire

lejano de los afectos que preciso: que el rigor

no se convierta en el vidrio de los muertos; tengo

curiosidad por saber qué cosas dirán de mí; después

de mi muerte; cuáles serán tus versiones del amor, de estas

afinidades tan desencontradas,

porque mis amigos suelen ser como las señales

de mi vida, una suerte trágica, dándome

todo lo que no está. Prematuramente, con un pie

en cada labio de esta grieta que se abre

a los pies de mi gloria: saludo a todos, me tapo

la nariz y me dejo tragar por el abismo

Francisco Urondo (Santa Fe, 1930-1976), poeta, narrador, guionista de cine

y periodista, sufrió arrestos y persecuciones combatiendo las tiranías argentinas.

Murió en un combate con las fuerzas represivas. Director General de Cultura de la

Provincia de Santa Fe y del Departamento de Letras de la Facultad de Filosofía y

Letras de la Universidad de Buenos Aires, escribió para Primera Plana, Panorama,

Crisis, La Opinión y Noticias. Sus poemas han sido recogidos en Poesía completa,

Buenos Aires, 2004.

 

 La Bogoteida

Ciudad hecha de sangre derramada

que al septentrión devora la pradera;

ciudad de sangre, en sangre amortajada;

ciudad que arroja sangre y sangre encierra;

ciudad ensangrentada y desangrada

en sórdida, secreta, sorda guerra:

al Sur o Meridión, la plebe hambreada

de todos los malditos de la tierra;

al Norte o Septentrión, la oligarquía

rodeada de guardianes noche y día.

No cantaré del Norte las bellezas

pues la belleza injusta es vil patraña:

el lujo, la opulencia, la riqueza,

pueden cegar, pero jamás engañan.

Voy a cantar el Sur y su pobreza,

sus trucos, y sus artes, y sus mañas:

el Sur de los sufridos bogotanos

que tienen muchos pies y muchas manos.

Ranchos de cañas y cartón (techos de encaje

que dejan colar el agua, el sol cuando hace sol, el viento).

Que permiten

(en el hacinamiento)

apenas las delicias pasajeras del arrejuntamiento

– y después, claro, un hijo más.

Allá no llegan las rosas

ni el oro (o sea la plata) que sirve para comprar las rosas:

el oro, cerrado prodigio (es decir, ajeno)

(como todo lo bueno)

cuyo producto (el de las rosas: pues las rosas se venden)

sirve a los ricos para pagar una amenaza:

celadores y policías

(brazos armados de la burguesía),

perros guardianes, hombres con escopetas y collares de púas,

para desalojar a los pobres que han hecho su rancho en tierra

ajena, obviamente

(como toda la tierra).

Las delicias de la vida son suyas, allá, al norte.

Y saber desde el sur que todo eso existe es un suplicio:

el suplicio de Tántalo.

Por todo eso, guerra

por la tierra

ajena

(buena, que pone fin a nuestra pena)

Ignacio Escobar Urdaneta de Brigard [Santa Fe de Bogotá, 1943-1974],

el más notable poeta de la Generación desencantada, vástago de una antigua familia

bogotana entre cuyos antepasados figuran Teresa de Ávila, Calderón de la

Barca, Francisco de Paula Santander, Simón Bolívar, José Eusebio y Miguel Antonio

Caro, José Asunción Silva, el General Lucas Caballero, Don Jorge Holguín

y Holguín y Alfonso XII, estudió en el Gimnasio Moderno con algunos ex presidentes

y ministros del despacho, y pasó buena parte de su juventud en la España

del estraperlo y la Europa de la rebeliones estudiantiles o participando en tertulias

y juergas en la capital de Colombia junto a miembros de la clase ociosa vinculados

a la Juco, la Jupa o el Bloque Socialista. Fue asesinado, luego de un ignominioso

robo a su apartamento, el 23 de Abril de 1974 a la salida de una corrida de toros en

Zipaquirá, por un miembro de las fuerzas secretas del régimen, el coronel Aureliano

Buendía, quien acusaba a Escobar de haber participado en el secuestro de uno de sus

tíos.

Tomados de “Arquitrave”

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Carlos Rico, ESPACIO LITERARIO. Guarda el enlace permanente.