Poemas de José Emilio Pacheco- Carlos Rico

 

pachecoLa falsa vida

Alguien te sigue a veces en silencio.

Las cosas nunca dichas

Se transforman en actos.

Atraviesas la noche en las manos del sueño,

Pero el otro, implacable,

No te abandona: lucha

Contra la irrealidad, la falsa vida

Donde todo es ocaso.

Frágil perseguidor que eres tú mismo,

Lo has obligado a ser, en guardia siempre,

El minucioso espejo que no olvida.

© José Emilio Pacheco

 Manual de urbanidad

Para qué tanta ceremonia, indirectas,

Puñaladitas bajo cuerda, gasto suntuario,

Cortina de humo o envoltura contaminante

De una desnuda frase: No puedo verte

O No te soporto.

Es decir, soy ciego

A nuestra humana luz compartida.

O bien, no resisto

El peso de otra dolencia errante agregada

A mi invencible pesadumbre.

© José Emilio Pacheco

Papel de trapos viejos

Devoro un poco más de realidad.

Y aquí estamos.

Llega noviembre y el pasado inmenso

Hace ver el futuro que me falta

Como una prenda de vestir encogida

Por el gran ajetreo en la lavadora.

Un millón de partículas o instantes

Pasaron como flechas por sus tejidos.

Desgaste.

Desgaste esos minutos o años o sobresaltos.

Aluvión de agua hirviendo

Y shock del agua helada.

 Está raído el traje que iba a ponerme mañana.

No sirve la camisa recién lavada.

Ya muestra las arrugas de su provisional habitante,

El aire más bien triste aunque meritorio

De quien se acaba de servir y entonces repara

En que no sirve ya su servidumbre,

Su utilidad para encarnar el tiempo

Que habrá de descarnarlo.

 Un trapo viejo el cuerpo.

Si algo de él sobrevive

Será en cajón de sastre como remiendo

De otros vestuarios.

O lo enviarán al molino

En que de trapos viejos, cartones sucios

Se hace el papel en blanco.

© José Emilio Pacheco

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Carlos Rico, ESPACIO LITERARIO. Guarda el enlace permanente.