Arabismos astronómicos- José María Barja Pérez

491c7-josc3a9mc2aabarjaCasualmente ha coincidido la publicación de un artículo del profesor Xosé Luis Mendez Ferrín titulado “Evez al Manach”: Das orixes celtas do nome do almanaque (La Opinión Saberes 15/febrero/2014) con otro, El árabe en la astronomía, en la revista de divulgación científica Investigación y Ciencia (en el número de febrero de este año), firmado por el alemán Paul Kunitzsch. Mientras el primero arriesga la hipótesis sobre una etimología celta del término almanaque, frente a las usuales que remiten a su origen en la lengua árabe, el segundo rastrea los orígenes de los nombres de estrellas y de 24   cráteres lunares que llevan nombres de astrónomos árabes. Comienza afirmando «hace alrededor de mil años, […] las investigaciones que los eruditos musulmanes llevaron a cabo durante varios siglos contribuyeron de manera decisiva a la reactivación y expansión de la ciencia en Europa» al transmitir nuevos conocimientos y métodos originados en Asia. Esa versión de la historia de la ciencia es muy poco conocida pues el punto de vista occidental refuerza la importancia del Renacimiento, sin insistir demasiado en que incluso las cifras y la aritmética posicional eran parte de la ciencia y la tecnología estudiada en Bagdad diez siglos antes.

Pero también los filólogos escasamente recuerdan que unas cuatro mil palabras de origen árabe forman parte de nuestro idioma (de ellas el diccionario académico incluye 1.285). Y no sólo las del tópico de “que comienzan en al-” (incluidas alcaide, alcalde y aldea), sino otras como dado, escabeche, fanega, gálibo, guitarra o jabalí, mucho menos evidentes. Todavía parece novedoso explicar que la x que representa la incognita de un problema es consecuencia de un intento de capturar el sonido árabe de al-shalan (“la cosa desconocida) en el tardolatín peninsular, con acentos diferentes al gallego (la letra sheen suena como la x de peixe).

Datos:

  • En 1744 un conde bretón Adrien de la Vieuville asegura que de al Manach (“el monje”) sale la palabra almanaque, y a él da crédito Mendez Ferrín, aún discutiendo la etimología y sin creerse la versión de Corominas, que «habita o campo semántico da viaxe e da hostería.»
  • Según el Diccionario Real Academia Española : «almanaque (del árabe hispánico almanáẖ ‘calenda-rio’, y este del árabe clásico munāẖ ‘alto de caravana’, porque los pueblos semíticos comparaban los astros y sus posiciones con camellos en ruta) registro o catálogo que comprende todos los días del año, distribuidos por meses, con datos astronómicos y noticias relativas a celebraciones y festividades religiosas y civiles.» [palabra que aparece en el siglo XV, dice Joan Corominas]. Mientras «calendario (del latín calendarĭum) sistema de representación del paso de los días, agrupados en unidades superiores, como semanas, meses, años, etc.»
  • La Recopilación de algunos nombres arábigos del franciscano Diego de Guadix en 1593, en la edición de 2007 de la profesora Mª Agueda Moreno Moreno de la Universidad Jaén, recoge una definición menos científica pero más curiosa: «almanaque Llaman en España y fuera d’ella a ’cierto libro o librisco que –me parece deber ser– como repertorio de tiempos’. Consta de AL que –en arábigo– significa ‘el’ y de MANAH que significa ‘calendario’. De suerte que todo junto: ALMANAH significa ‘el calendario (conviene a saber) la vista o matrícula de nombres de cosas’. Y corrompido dicen almanaque. En Italia usan d’este mesmo libro morisco y lo nombran en menor corrupción, porque dicen almariaq
  • En forma más literaria explicaba Andrés Trapiello: «Almanaque es la palabra árabe que nombra el catálogo de los días del año, con datos astronómicos a los que se añaden noticias relativas a festejos y celebraciones. […] El calendario representa el tiempo lleno, frente al tiempo vacío de los relojes, y por eso fascinan los primeros y desasosiegan los segundos.» (El doctor mañana Magazine 4/enero/2009). Aunque la distinción entre almanaque y calendario cada vez más es que el primero recoge las variantes que la sociedad ha introducido en las celebraciones, ya por «el nuevo santoral bendecido por [algún] centro comercial» como ironiza Antonio Rico (Huracán Sanvalentín La Opinión 16/febrero/2014), ya por las exigencias de los vecinos (La Ciudad Vieja pide fiesta La Opinión 13/febrero/2014). Aunque en términos deportivos llaman Calendario de Liga a una relación de partidos cuya fecha exacta de celebración y su hora de inicio no se conocen hasta diez días antes.
  • Explica Kunitzsch que la expasión del islam en Oriente Próximo, Oriente Medio y el norte de África propició la «traducción de numerosas obras persas, griegas y algunas indias» y que «miembros de todos los grupos étnicos del mundo islámico […] durante varios siglos escribieron sus obras exclusivamente en árabe. […] Lo que se investigaba y escribía en la región oriental de los territorios musulmanes, en Bagdad y El Cairo, llegó también a al-Ándalus. Desde finales del siglo X hasta el XIII, en las partes cristianas del país se tradujeron numerosos textos astronómicos y astrológicos del árabe al latín.» Así se acuñaron términos como zenit (que del original samt ar-ras “dirección de la cabeza” por transcripciones múltiples se convirtió en zenit), nadir (en árabe nacir, “opuesto” al cenit) y azimut (de as-sumut “las direcciones”, aunque las confusas traducciones latinas del siglo XII propiciaron su empleo en singular) y sobre todo el nombre de más de doscientas estrellas. Eso sí, «los traductores al latín transcribieron los nombres árabes con toda la corrección que el alfabeto latino y las pronunciaciones regionales de la España de la época permitían.»
  • Nos suenan algunos de los nombres de estrellas, pero no conocemos su origen árabe, como Deneb (técnicamente alfa Cygni; del árabe danab “cola” de la constelación del Cisne), Altair (alfa Aquilae; del árabe an-Nasr al-Tair “el águila en vuelo”) o Vega (alfa Lyrae; del árabe an-Nasr al-Waqui “el águila en picado”). Pero ninguna de ellas está en la lista de estrellas más próximas que canturrea el Dr. Sheldon Cooper mientras baja las escaleras.
  • Podemos comprobar las definiciones del DRAE: «alcaide (del árabe hispánico alqáyid, y este del árabe clásico qā’id “conductor [de tropas]”) hasta fines de la Edad Media, encargado de la guarda y defensa de algún castillo o fortaleza; persona que tiene a su cargo el gobierno de una cárcel»; «alcalde (del árabe hispánico alqáḍi, y este del árabe clásico qāḍī “juez”)»; «aldea (del árabe hispánico aḍḍáy‘a, y este del árabe clásico ḍay‘ah)»; «dado (quizá del árabe clásico a‘dād, números) en los juegos de azar, pieza cúbica en cuyas caras aparecen puntos, que representan distintos números, o figuras diferentes»; «escabeche (del árabe hispánico assukkabáǧ, y este del árabe sikbāǧ; confróntese el persa sekbā) salsa o adobo que se hace con aceite frito, vino o vinagre, hojas de laurel y otros ingredientes, para conservar y hacer sabrosos los pescados y otros alimentos»; «fanega (del árabe hispánico faníqa, medida de áridos, y este del árabe clásico fanīqah, saco para acarrear tierra) medida de capacidad para áridos»; «gálibo (del árabe hispánico qálib, este del árabe clásico qālab o qālib, y este del griego καλόπους, horma) plantilla o patrón para trazar o comprobar un perfil; figura ideal, cuyo perímetro marca las dimensiones máximas de la sección transversal autorizadas a los vehículos cargados, que hayan de pasar por túneles, arcos, etc»; «guitarra (del árabe qīṯārah, este del arameo qipārā, y este del griego κιθάρα, cítara)»; «jabalí (del árabe hispánico ǧabalí, y este del árabe clásico ǧabalī, de monte).»

El 28/febrero es el Día de Andalucía (conmemoran el referendum de 1980 que otorgó su autonomía plena); por no ser bisiesto 2014, coincide con el Día Mundial de las Enfermedades Raras (o huérfanas), establecido en 2008 en “un día raro” el 29/febrero. A su vez el 1/marzo es la Diada de les Illes Balears, que conmemora que tal día de 1983 se publicó en el BOE su Estatuto de Autonomía, que el nuevo Estatuto de 2007 fija como fiesta; coincide con el patrón de Gales, Dydd Gwyl Dewi David (Día de San David), pues la tradición asegura que éste santo celta murió tal día del 589, pero allí no es festivo laboral (en 2007 fue rechazada por el gobierno de Tony Blair una petición en tal sentido). El 2/marzo, este año domingo de Entroido, como primer domingo de marzo en Suiza es Tag der Kranken/ Journée des malades/Giornata dei malati. El próximo lunes 3/marzo, lunes de Entroido y particularmente día das formigas en Laza (Ourense), coincide este año, por ser el primer lunes de marzo, con el Labour Day de Australia Occidental (mientras en Victoria y Tasmania lo celebran el segundo lunes con el nombre de Eight Hours Day). El 4/marzo es este año martes de Entroido (Entrudo, en Portugal y Mardi Grass en Francia) y así cae en miércoles la Cincomarzada de Zaragoza (festivo local que recuerda el fallido ataque carlista a la ciudad ese día de 1838).

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.