Ética, política, corrupción, justicia. ¿De que estamos hablando? II- Jesús Penedo Pallas

contrÉTICA, POLÍTICA, CORRUPCIÓN, JUSTICIA. ¿DE QUE ESTAMOS HABLANDO? (II)

Centrábamos la cuestión ética, en la idea central del liberalismo económico, tal es la confusión de la libertad, con la condición sagrada de poder obtener un beneficio ilimitado.

No sorprenderá por tanto que con tal premisa, la acción política, las estructuras de poder; con la misma base ética se pongan al servicio de tal condición sagrada. Sorprende en todo caso, que la ciudadanía, apoye mayoritariamente aquellas propuestas, que de modo expresamente declarado o no, sugieran claramente que van a ser valedoras de posiciones claramente minoritarias en la sociedad, que sus medidas van a ampliar la brecha social o que van a retroceder muchos quinquenios en lo que siempre hemos entendido por civilización; tal es la articulación de sociedades pacíficas y de convivencia armónica constituidas por ciudadanos conscientes, activos y radicalmente iguales ante la ley.

Entra aquí en juego otra cuestión también ética. La utilización del lenguaje obtuso y engañoso, tiene la pretensión de engatusar, haciendo parecer simple una actividad tan compleja como es la acción de gobierno. La sustitución del debate intelectual sereno, comprometido y racional, por el debate simplista, de proclamas cuando no de insultos y descalificaciones, no es solo una tapadera para evitar entrar en la profundidad de las cosas, sinó que marca una manera de enfrentar el debate político mediático, mas como un espectáculo realista y lamentable reflejo de la peor parte de nuestra sociedad, que como un instrumento racional para conciliar posturas e intereses para el buen gobierno de la sociedad.

 Si sorprende por ejemplo, que en el ámbito de la política se considere como absolutamente normal, el control de los salarios últimamente en caída, rompiendo con el modelo de protección de los trabajadores, mientras que se considera sagrado e intocable el control o la fiscalidad de la rentabilidad del capital. La política no es ni neutral, ni mucho menos inocente. Solo una connivencia a veces ni siquiera sutil, entre el poder político y los poderes económicos puede conducir a la situación actual, en la que en general el poder político al menos en Europa, está manifiestamente al servicio de intereses lucrativos e intereses de grandes corporaciones transnacionales, en perjuicio de la mayoría de los ciudadanos.

Descartar la posibilidad de triunfo democrático de opciones estatalizadoras de carácter totalitario y demorada al menos de momento, toda opción de reforma creible de las opciones tradicionales izquierda-derecha; el terreno está perfectamente abonado para la emergencia de opciones populistas, cuyo principal sustento es la crítica acertada y justificada de la inoperancia de las opciones tradicionales, para reconducir una situación insostenible.

Nada nuevo parece avistarse en las filas de la derecha tradicional, (mas tradicional que nunca) enfangada en el peor lodazal de connivencia con lo mas oscuro del poder económico, religioso y mediático y tampoco parece fácil que el erial dejado por los ¿posibilistas? de la socialdemocracia, pueda fácilmente convertirse en esperanzador vergel, después de engaños e impotencias reiterados y bien patentes.

Hay que decir que las opciones regeneradoras capaces de emerger como esperanzas de la ciudadanía, lo tienen inicialmente fácil, por mas que la realidad se muestre tozuda y cuando hayan de enfrentarse a la complejidad de la acción de gobierno, ya veremos lo que dan de si. De entrada, nadie les puede escatimar su capacidad para agitar unas aguas putrefactas que parecían irremisiblemente putrefactas y sin posibilidad alguna de depuración.

Y una pequeña puntualización para refractarios. También esto es fruto del indudable valor de la democracia como expresión de libertad. Nada puede considerarse perenne ni inamovible y somos los ciudadanos los que tenemos en nuestras manos el dejar que las cosas sigan asi o cambien en beneficio de la mayoría.

Y un apunte añadido para despistados interesados. La actividad política, debería ser ante todo pedagógica y ejemplar. Lo legal y lo justo no siempre siguen la misma dirección. Del mismo modo que lo penalmente sancionable y lo políticamente reprobable, tampoco pueden identificarse. Los principios y garantías para la persona del derecho penal, no pueden ser pretextos ni coartadas, para aferrarse a los cargos o a las ambiciones personales.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Jesús Penedo Pallas. Guarda el enlace permanente.