Hablando del azar- José María Barja Pérez

JOSE MARIA BARJAHablando del azar

La difícil percepción del azar se pone a prueba en estos días previos al solsticio de invierno. Pese a que no teníamos información completa, era bastante probable que el profesor Darío Villanueva fuese elegido presi­dente de la RAE, aunque Andres Trapiello ni siquiera lo recordaba como secretario de tal corporación. Que ahora ambos, tanto el presidente como el secretario, Guillermo Rojo, sean gallegos y catedráticos de la universi­dad compostelana era un suceso con menor probabilidad, pero también previsible. Y es que en asuntos humanos con colectivos pequeños es fácil hacer previsiones. Cuando se trata de un cuerpo electoral de millones de personas eso es mucho más difícil, como demuestran los estudios demoscópicos que suelen diferir entre si (aparte las presiones interesadas de los que los han encargado).

Pero el puro azar que se escenifica en un bombo con 100.000 números de los que aleatoriamente se extraen 1.807 premiados, despierta supersti-ciosas opiniones que difícilmente pueden ser rebatidas por los científicos. Y no porque estos no tengan razón, sino porque el ser humano debe esforzarse en pulir su mente racional superando sus instintos primordiales de simio curioso. Pero incluso hemos visto, y comprobaremos próximamente, que los tribunales de justicia tendrán muy en cuenta la casi absoluta imposibilidad de que la lotería le toque más de dos veces a una persona. Que se pretenda que ello ha ocurrido hasta siete veces es tan descaradamente falso que proporciona sólidos argumentos para condenar al que esgrime tal disculpa para justificar su enriquecimiento. Los demás miraremos si alguna de nuestras participaciones alcanza un premio menor y nos consolaremos con lo cerca que nuestro número ha quedado de los extraídos por las niñas y los niños de San Idelfonso.

Datos:

  • El pasado 16/noviembre Andrés Trapiello publicó, en el suplemento dominical Magazine, un artículo titulado Caso perdido donde aseguraba desconocer el nombre del secretario del RAE, hoy presidente electo. En plena presentación de su nuevo libro, El final de Sancho Panza y otras suertes (recibido con buenas críticas), tal vez cite al reconocido cervantista doctor Darío Villanueva. Lo sorprendente es que Trapiello en su obra de 2004 Al morir don Quijote destaca detalles como las edades de los personajes cervantinos (don Quijote 50 años, Sancho Panza 40, el bachiller Sansón Carrasco 24) y utiliza magnificamente términos que ya manejó Cervantes y que están en el DRAE. Desde alarife (maestro de obras), albeitar (veterinario), alcaller (alfarero), alfarrabista (evaluador de cosechas), alfayate (sastre), algebrista (cirujano, curador de dislocaciones de huesos)… a zarracatín (regatón, busca comprar barato para vender caro).
  • El mantenimiento del diccionario, al menos en su versión digital, es una de las prioridades del equipo directivo de la RAE. Los millones de consultas electrónicas garantizan la utilidad de una base de datos que conserva términos tan antiguos como los antes citados y otros modernos como piscolabis (en México significa moneda, pero para Amando de Miguel es un falso latinismo popular) u otros procedentes del lunfardo como atorrante.
  • El término azar proviene del árabe az-zahr, la cara desfavorable del dado marcada con una flor (azahar, del árabe al-zhar, flores blancas). Su primera aparición en castellano está datada en 1495; y Shakespeare ya lo usa en 1592: «Slave, I have set my life upon a cast, /And I will stand the hazard of the die» (¡Villano, he echado la vida a una tirada de dados, y apostaré al azar de la muerte!) [The Tragedy of King Richard The Third Acto V, Esc IV.3-4]. Decía Edgard A. Poe «Un azar debe ser incesantemente la materia de un cálculo riguroso» y uno de los lemas del Mayo 68 era «Hay que explorar sistemáticamente el azar.» De él escribía Jorge Luis Borges «esa forma de casualidad cuyas leyes ignoramos» y dice Arturo Pérez-Reverte de uno de sus personajes «Dedujo que el azar no existe […] el engañoso hijo bastardo de la ignorancia. Y entonces empezó a pensar.» [El asedio (2011) Santillana, Punto de Lectura, p 792]. Más científicamente, Ray Solomonoff, Gregory Chaitin y Andreï Kolmogorov definen el azar como «lo que no puede ser resumido.»
  • Incredulidades del tipo «¿por qué salen mucho más a menudo un número que tiene dígitos repetidos que un número que los tiene todos distintos?» se desmontan con un simple cálculo que prueba que hay más del doble de números de cinco cifras con algún dígito repetido que con todos distintos.

Incluso las coincidencias de calendarios nos sorprenden por la aparente ruptura del azar. Este 17/diciembre es el primer día de Janucá, la fiesta judía de ocho días, y también de la fiesta balinesa de Galungan, que este año se celebra por segunda vez (como el calendario Pawukon dura 210 días, ocurre sistemáticamente ese hecho). Además en Bután es el Día de la Patria (conmemorando que tal día de 1907, Ugyen Wangchuck fue instaurado como su primer rey hereditario). El 18/diciembre es el 202 aniversario del primer sorteo extraordinario de Navidad de Lotería Nacional, celebrado en Cádiz (España). Además es el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, Día Internacional del Migrante (proclamado por la ONU en 2000) y en Niger el Día de la República (proclamada en 1958, antes de su independencia de Francia en 1960). El solsticio (etimológicamente del latín solstitium “Sol quieto”) de invierno ocurrira este año a las 23:03 del día 21/diciembre, víspera del sorteo navideño.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.