Reflexión electoral: Una de encuestas y sondeos- Isidoro Gracia

a8e9d-isidoro

Reflexión electoral: Una de encuestas y sondeos

Para entender algo del alud de encuestas y sondeos es necesario algún conocimiento básico

En el inicio de este año electoral todas las semanas aparecen lo que pomposamente se califica de encuestas, lo cierto es que apenas pasan de sondeos en los que abunda la “cocina”.

Las diferencias entre estos dos métodos están relacionadas con su longitud y el tipo de respuestas que los consultados pueden dar. Las encuestas son largas con múltiples preguntas, y posibles respuestas a iniciativa del encuestado. Los sondeos son cuestionarios cortos, a menudo con una sola pregunta. Una encuesta o un sondeo científico bien realizado pueden proporcionar una visión fiable de la opinión de mucha gente, no solo de los que fueron entrevistados.

Para que la consulta se pueda calificar de científica la muestra debe ser suficientemente amplia (este requisito se incumple por la práctica totalidad de lo publicado hasta ahora) y la elección de los consultados debe componerse de una mezcla adecuada de una elección muy dirigida de los colectivos y muy aleatoria en los individuos a consultar.

Sin embargo, el límite de contar con respuestas de opción múltiple, como suelen ser las consultas electorales, significa que encuestas y sondeos suelen tener poca profundidad y pueden pasar por alto muchas de las sutilezas que existen en la población objetivo. En el momento de la interpretación de los datos, para que sean lo más objetivos posibles y próximos a la foto del momento, es imprescindible detectar esas sutilezas y para ello la historia de las elecciones anteriores es la única película fiable (lo que también es un requisito incumplido general y reiteradamente por lo publicado hasta la fecha)

Un dato que debería figurar, junto a la ficha técnica, es el de los resultados directos, sabiendo que estos demandan inexcusablemente la cocina del experto para que sirvan de análisis de la realidad y aproximarse al resultado de las elecciones. Esto suele ser evitado en muchos de los medios, por una razón muy obvia que el lector saque sus propias conclusiones.

La abundancia de estudios, sondeos y encuestas hasta el día de hoy sobre próximas elecciones ofrece un par de conclusiones realistas y poco más y siempre referenciado exclusivamente a unas posibles elecciones generales. Casi todo lo publicado está más dirigido a empujar en la dirección que propicia, o apoya,  el medio que lo publica, que al análisis de lo que realmente opinan los ciudadanos.

Sin pasar por experto sociológico, pero con alguna experiencia en ese campo, para mí hay algunas conclusiones claras:

– En contra de lo que la mayor parte de los titulares mediáticos sostienen, PSOE Y PP mantienen un espacio propio, más consolidado cuanto más claramente se diferencian sus propuestas específicas a temas concretos, espacios que la ambigüedad de un recién llegado puede arañar solo superficialmente. El motor del enfado no es suficientemente potente para producir el vuelco que se vende como inevitable, la historia democrática solo recoge algo similar cuando las fuerzas dominantes en cada espacio  se han suicidado, caso de UCD en España o del PASOK en Grecia.

– Los sondeos indican, valorados en su conjunto y no por separado, es que el electorado pasa por un  estado de confusión superlativo, confusión que creo que está siendo alimentada desde importantes grupos de presión económicos y mediáticos, así como por el propio gobierno y su partido. Solo cuando el grado de confusión es suficiente pueden prosperar, en aras de la siempre deseada estabilidad institucional,  las soluciones como la dada en la U.E.

Enero de 2015

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Isidoro Gracia Plaza. Guarda el enlace permanente.