Francia entre 1793 y 2015- José María Barja Pérez

0b6f6-jos25c325a9m25c225aabarjaFrancia entre 1793 y 2015

Los sucesos ocurridos en Francia, y sobre todo la multitudinaria manifes­tación en París, trajeron a los medios la reivindicación de los valores de la Repú­blica francesa. La trilogía Liberté, Egalité, Fraternité y la Marsellesa estuvieron pre-sentes a lo largo del bulevar Voltaire en la denominada Marcha Republicana.

Aunque el enfoque de la enseñanza de la Historia se ha modificado (y en la secundaria se ha limitado casi a la Contemporánea), poco conocemos de la revo­lución más importante para el mundo actual. Aparte algunos tópicos, apenas recordamos que la Declaración de los Derechos del Hombre es otro de sus frutos.

Han coincidido los hechos con la visita del economista francés Piketty que ha vuelto a resaltar el peligro que el crecimiento de la desigualdad trae al futuro económico. Tienen que ocurrir acciones terribles para recordar que la libertad, incluida la de expresión, debe ser defendida y que la fraternidad debe prevalecer sobre ideas y creencias para tener una sociedad justa y que busque la perfección.  

Datos:

  • Se puede escuchar una delirante exposición sobre el calendario revolucionario francés por una usualmente solvente comentarista de historia. Derivas ideológicas aparte, comete el increíble error de afirmar que «son diez meses» mezclándolo con la decimalización de las hora. Pone en duda una cons­trucción en la que participaron matemáticos como Charles Gilbert Romme y, sobre todo, Louis Lagrange y Gaspar Monge, ambos miembros de la Academia de Ciencias y del comité del nuevo sistema métrico. Los nombres de los meses, marcados por las estaciones (terminan en -idor los de verano, en -aire los de otoño, en -ôse los de invierno y en –al los de primavera), fueron obra de Philippe François Nazaire Fabre, quien añadía d’Églantine por haber ganado presuntamente tal premio en los Juegos Florales de Toulouse.
  • El cambio del calendario tenía el claro objetivo de romper el poder de la iglesia católica, incluido el carácter sacro del domingo; junto con la defensa de la laicidad, en gran parte logró el objetivo. El calen­dario estuvo en vigor desde el 24/noviembre/1793 al 31/diciembre/1805, abolido por edicto napoleó­nico (entre 6-23/mayo/1871, fue empleado por La Commune); al descanso de final de la decade, se le añadió otro medio día en el medio de los diez días.
  • En los debates sobre la Declaración de Derechos que tenían lugar en la Asamblea Nacional el 4/agos­to/1789, el clero insistió en que la Asamblea confirmase la existencia de una religión del Estado, a lo cual replica Mirabeau protestando vigorosamente en favor de la libertad de conciencia y de culto. Ese día se decreta la abolición del régimen feudal, de los títulos y privilegios del Antiguo Régimen, para “abolir irrevocablemente las instituciones que perjudicaban la libertad e igualdad”. El 26 de ese mes se aprueba la   Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (preámbulo y 17 artícu­los), redactada esencialmente por Mirabeau y el abate Sieyès. Proclama la libertad, la igualdad (polí­tica, social y fiscal), la inviolabilidad de la propiedad y el derecho a resistir a la opresión; se suprime la censura previa.
  • La novela de Anthony Burgess Sinfonía napoleónica, recién reeditada (en Narrativa del Acantilado nº 247), se inicia con un diálogo sobre las horas con el método decimal y la fecha en el nuevo calendario (19/Ventôse/IV, el día 9/marzo/1796) entre los personajes que esperan por Napoleón que llega con retraso a su boda civil con Joséphine. Ella, de nombre Marie Josèphe Rose Tascher de La Pagerie pero que usa el nombre Joséphine de Beauharnais (viuda con dos hijos, Eugenio y Hortensia) declara 28 años (tiene 32) y él 29 (tiene 26).
  • Aunque no está en vigor, se mantienen las referencias a Germinal (por la novela de Émile Zola, quien usa el nombre del mes del inicio de la primavera para establecer un paralelismo con el despertar de la conciencia obrera), Thermidor (por el 9/Thermidor/II, 27/julio/1794, cuando los partidarios de Robes­pierre fueron derrocados, utilizado para designar una contra-revolución) y Brumaire (que ha quedado ligado al golpe de estado de Napoleón el 18/Brumaire/VIII, 9/noviembre/1799 y su repetición como farsa, Karl Marx dixit, por el realizado por Luis Bonaparte el 2/diciembre/1851, que sería 12/Frimaire/ LX). Con alguno de los conversores de calendarios existentes se puede comprobar que este 15/enero/ 2015 se corresponde con el 25/Nivôse/CCXXIII, pero también en los calendarios actualmente en uso: 24/Tevet/5775 (hebreo), 24/Rabi`al-Awwal/1436 (islámico), 7/Tubah/1731 (copto), 7/Ter/2007 (etíope), 26/Arach/1464 (armenio), 25/Dey/1393 (persa), 25/Magha/1936 (hindú solar), 2/Magh/1421 (Bangla­desh) y 25/11/Jia-Wu (chino).
  • Volviendo a la manifestación parisina, tal vez fuese el protocolo pero era curiosa la posición de Mariano Rajoy (escoltado por Moragas) entre Samaras y Cameron, dos primeros ministros con pocas posibilidades de renovación. Al primero le quedan dos semanas para conocer el escrutinio de las elec­ciones griegas y el británico sabrá el 8/mayo si puede formar gobierno; por su parte, el 24/mayo Rajoy conocerá el resultado de la Liga y sus presuntamente malos resultados en las elecciones munici­pales y autonómicas.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.