Brasil: Por la paz y la democracia- Carmen Vietes Conde

CarmenBRASIL: POR LA PAZ Y LA DEMOCRACIA

El 31 de marzo de 2015 se cumplen 50 años de haberse perpetrado el Golpe de Estado en Brasil contra el gobierno constitucional de Joao Goulart por militares brasileños con el apoyo del gobierno norteamericano. El golpe fue el origen del ciclo histórico-político de las dictaduras militares en América Latina y sumió a Brasil en un largo período de oscuridad que duró hasta 1985.

 Y ahora hay que prevenir la repetición de tal acontecimiento, en forma de “golpe blando” como indican figuras importantes de la cultura en su  declaración en apoyo a Dilma. Oligopolios políticos y económicos,  apoyados por  medios de comunicación como el todopoderoso O GLOBO han puesto en marcha una campaña para desgastar la figura de Dilma y del PT, centrándose en el presunto desvío de fondos de la petrolera estatal Petrobras.

Varios son los frentes que acosan a la presidenta de Brasil. El más evidente es el de la crisis económica: según los datos del Banco Central de Brasil el país retrocedió a largo de 2014 un 0,15%. El informe añade que la economía brasileña vivirá a lo largo de 2015 en recesión. Además del económico, Rousseff se enfrenta a un laberinto político al querer llevar a la justicia a todos aquellos cómplices de corrupción: la Cámara de Diputados, presidida por Eduardo Cunha, del PMDB, un partido de ideología poco clara , se ha declarado abiertamente hostil al Gobierno, actuando en realidad, como oposición al Gobierno.

Por otro lado, figuras de la política y la cultura brasileña destacaron la necesidad de defender la democracia y la empresa petrolera Petrobras. En un manifiesto firmado por grandes nombres de intelectuales brasileños, denunciaron la existencia de una conspiración en marcha que busca generar desestabilización. Y afirmaron que “Se trata de una campaña, orquestada con el respaldo de medios privados de comunicación para acabar con Petrobras, una de las principales compañías con enormes reservas de hidrocarburo y en continuo aumento de su producción” y así entregárselas a compañías extranjeras. Rousseff asumió su segunda presidencia el 1 de enero pasado, tras haber obtenido el 51,54 por ciento de los votos en segunda vuelta, el 26 de octubre de 2014. Sin embargo, los cargos por los cuales la oposición pretende imputar a Rousseff se refieren a sus responsabilidades en omitir un presunto esquema de desvío de fondos que operó desde 1997 en Petrobras, empresa estatal cuyo Consejo de Administración fue presidido por la actual jefa de Estado entre 2003 y 2010.

“Los hechos de los últimos días me han convencido de que sólo la presión pública puede salvar a Brasil de otro asalto, ahora a las instituciones”, dice el director de Medios Digitales de O Globo, ferviente opositor a las políticas del PT y del gobierno de Dilma Rousseff. Su poder sobre la opinión pública es tal que anunció en su cuenta de Facebook que asistirá a la marcha del próximo 15 de marzo para exigir juicio político a la Presidenta.

Lula, durante su intervención en los actos del 35 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores manifestó: “El criterio de la prensa es la criminalización del PT desde que llegamos al poder. No importa si es verdad o mentira. Lo que importa es la construcción de esa narrativa”, “La lucha no acabó”, subrayó el expresidente. En esos mismo actos, Rousseff llamó a la militancia a “repudiar el intento de golpe contra la manifiesta voluntad popular ” de las elecciones de octubre. “Si hubo errores, aquellos que erraron que paguen por los errores. Pero debemos preservar la historia de este Partido y de nuestros gobiernos”, dijo la mandataria ese día.

Ante esta situación,  las fuerzas que apoyan al gobierno de Dilma celebran hoy, 13 de marzo, actos y marchas en prácticamente todo el pais bajo el lema “POR LA PAZ Y LA DEMOCRACIA”.

Mi pregunta es: seguirá Dilma el “consejo” de Lula y apostará por tener un perfil más alto en los próximos días, retomando la iniciativa política en otros planos? ¿Apostará el PT por avanzar en una nueva legislación mediática, visto que los principales oligopolios de aquel país han decidido jugar fuertemente por el “impeachment”?.

Se avecinan tiempos convulsos en la política brasileña, a muy poco tiempo de la votación presidencial que otorgó un nuevo período de gobierno al Partido de los Trabajadores. Como menciona Emir Sader. “El tema es justamente que en el medio estuvieron las manifestaciones de junio, las cuales demostraron la exigencia por parte de la ciudadanía de una mayor velocidad de las políticas públicas y un mejoramiento de la eficacia en la intervención del Estado. Frente a estos reclamos, la Presidenta, limitada en sus capacidades de intervención política por las restricciones que impone el llamado “presidencialismo de coalición”, que obliga a alianzas con el PMDB, un partido conservador y antirreformista, se encuentra en una encrucijada, al igual que su proyecto político. La clave reside en encontrar una salida frente a la encerrona parlamentaria y de los mercados, que permita al PT recuperar la iniciativa, dando un nuevo impulso al ciclo reformista iniciado en 2003. En el caso de Lula, cuando se vio presionado por los factores de poder, esta salida estuvo en su liderazgo carismático, capaz de convocar por encima de las restricciones institucionales y los condicionamientos. En el caso de Dilma, la alternativa sólo puede ser el llamamiento a la ciudadanía a defender lo público, aprovechando el impulso y las tendencias más progresistas de las manifestaciones de junio para obligar a las fracciones más conservadoras de la clase política a realizar las reformas que no pretende efectivizar”. Brasil no debe permitir nuevos golpes ni agresiones, debe tener una estrategia en defensa de gobiernos elegidos democráticamente contra los avances de las derechas manejadas por los sectores de poder a nivel internacional y apoyadas por el “vecino del Norte”.

La salida es profundizar cada día más el camino de cambio con el apoyo popular movilizado y estoy segura que, el gran pueblo brasileño lo alcanzará.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Carmen Vietes Conde. Guarda el enlace permanente.