Un pasatiempo muy lógico – José María Barja Pérez

0c4dc-josc3a9mc2aabarjaUn pasatiempo muy lógico

Es ya cotidiana la presencia de un sudoku en cualquier periódico, aparte los que son accesibles en el ciberespacio. La característica tabla de nueve filas y columnas, con subdivisiones en nueve cuadros 3 x 3, con algunas casillas con cifras impresas, se ha vuelto usual. Frente al crucigrama, que requiere definiciones de las palabras que rellenarán sus filas y columnas, el sudoku está auto-definido (sólo recuerdan para los nuevos practicantes su regla: «una cifra debe aparecer sólo una vez en su fila, su columna y su cuadro»). Suele referirse que es un pasatiempo de números, cuando las cifras del 1 al 9 podrían ser sustituidas por letras o símbolos. Vamos que podríamos resolver un sudoku impreso en un periódico chino, árabe o bengalí, por recordar idiomas que usan figuras distintas a las que acostumbramos a usar para representar los dígitos. Porque el sudoku es realidad un pasatiempo de lógica, de verificar como se puede cumplir su regla a partir de los datos proporcionados. Al resolverlo realizamos una demostración, un razonamiento deductivo que, sólo en casos realmente difíciles, precisa utilizar una regla de disyunción («si x e y son las únicas posibilidades para una casilla y, si suponiendo x se llega posteriormente a una contradicción, entonces el valor de la casilla debe ser y»). De la satisfacción que obtenemos al concluir una prueba, procede el carácter aditivo de éste pasatiempo, con altos valores didácticos; pero también en los casos de incorrectas propuestas (cuando hay más de una solución), provoca el rechazo de los medios que tal publican. Y las metáforas que con tal término se hacen (el sudoku presupuestario o autonómico) no hacen justicia a la rigurosidad lógica necesaria para resolver tal pasatiempo.

Datos:

  • La regla que define el sudoku determina los procedimientos para resolverlo, tácticas de prueba que comienzan por el “barrido” (suprimir, de las posibilidades de una fila, columna o subcuadrícula, los dígitos que ya aparecen). La página web argentina SudokuMania explica con detalle las tácticas, hasta las más complejas, y permite practicar gracias una magnífica interfaz (en la 23ª edición del DRAE aparece este término con una segunda acepción «conexión, física o lógica, entre un computador y el usuario»). Incluye usar anotaciones de las posibilidades de cada casilla, como hacen muchos de los entusiastas de este pasatiempo. Claro que también aparecen páginas que incluyen explicaciones “peregrinas” como denominar Nishio o adivinación a la regla de disyunción, cuya peor cualidad es que, tras elegir una posi­bilidad, deben registrarse los sucesivos pasos para poder regresar al punto inicial de escisión, en caso de encontrar una contradicción en el camino elegido. Y aparecen también “técnicas avanzadas” con exóticos nombres, como X-wing o Sword-fish (pez espada), que algunos aficionados descubren por si mismos.
  • El término sudoku está incluido en el DRAE desde 2012 con la definición estándar: «(del japonés sūdoku) pasatiempo que consiste en completar con números del 1 al 9 una cuadrícula, generalmente de 81 casillas y 9 subcuadrículas, de forma que cada número no se repita en la misma fila o columna ni en la misma subcuadrícula.» Los académicos no captaron que, en vez de los números del 1 al 9, pueden utilizarse otros nueve símbolos o nueve letras de una pala­bra incluida en el marco, como hace el pasatiempo 9×9, de la casa Mambrino, que desde los últimos domingos incluye El País en su edición en papel.
  • Incluso algunos relacionan el sudoku con los cuadrados mágicos (un sudoku es un cuadra­do latino 9×9, con la condición adicional de las subcuadrículas) y reglas de producción de poesía, con el ejemplo de la sextina de Gil de Biedma que incluye una impactante declaración: «de todas las historias de la Historia/sin duda la más triste es la de España,/porque termina mal.».
  • Muy poco conocido es que en el mundo una amplia mayoría de la población usa otros símbolos para representar los números, distintos a nuestros guarismos. El “ombligismo cultural europeo” queda asombrado al constatar ese hecho cotidiano, como ocurre asimismo con la medida del tiempo en otros calendarios diferentes.

       Occidental       1       2       3       4       5       6       7       8       9

               Arábigo                 ١       ٢       ٣       ٤       ٥       ٦       ٧       ٨       ٩

                Bengali                    ১      ২       ৩       ৪       ৫       ৬       ৭       ৮       ৯

                Chino             一       二  三     四     五     六     七     八     九

  • Este pasado mayo el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, compartió su código en lenguaje C++ para resolver sudokus. Si ya es sorprendente una potencia económica como la de ese país de tamaño mínimo (cinco millones y medio de habitantes, en 697 Km2) donde las festividades oficiales son de cuatro calendarios (gregoriano, islámico, chino e indio), el que todo un primer ministro, aparte de saber idiomas, sea capaz de realizar un programa informático es inaudito, en comparación con los modelos cercanos.
  • «Fue Pedro Solbes, ministro de Economía y Hacienda en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, quien describió como un sudoku el difícil encaje de intereses de las 17 comunidades autónomas cuando del reparto de dinero se trata» (Granada Hoy 17/septiembre/2012). Claro que el sudoku de Montoro ha sido calificado como desastroso e ininteligible.

El 22/septiembre es desde 1998 Día Europeo sin Coche y el Día de la Independencia en Mali (de Francia, en 1960). El 23/septiembre es el inicio del año del calendario revolucionario francés, la Fundación de la República, el día 1/Vendímiaire/CCXXIV. Es el equinoccio de otoño, que en Japón desde 1948 es el festivo Shunbun no Hi (春分の日); coincide este año con la principal fiesta judía Yom Kippur. Además es el Día Internacional en contra de la explotación y tráfico de mujeres y el Día Nacional de Arabia Saudita (la Unificación del Reino, en 1932). Este año el 24/septiembre es Aid al-Adha, la principal fiesta musulmana, que aparece en el BOE como festivo en las ciudades autónomas en el viernes 25: en Melilla Fiesta del Sacrificio (Aid El Kebir), en Ceuta Festividad de la Pascua del Sacrificio (EidulAdha). En Sudáfrica es el festivo nacional Heritage Day y en Guinea-Bissau su Día de la Independencia (de Portugal, 1973). En Perú desde 1977 es el Día de las Fuerzas Armadas, por coincidir con Nuestra Señora de la Merced (que es fiesta local y puente en Barcelona, L’ Hospitalet de Llobregat y Santa Coloma de Gramenet); en El Hierro es el festivo específico de esa isla canaria Nuestra Señora de los Reyes. El 26 es el Día Europeo de las Lenguas (hay que recordar que son 24 las lenguas oficiales en la UE, sin incluir otras como el gallego, el catalán o el euskera). El 27/septiembre, que es el Día Mundial de las Personas Sordas, este año está marcado por las elecciones autonómicas catala­nas. Curiosamente, por ser el último domingo de septiembre, coincide con el Alderdi Eguna (el Día del Euzko Alderdi Jeltzalea – Partido Nacionalista Vasco, EAJ-PNV). Es el Día Mundial del Turismo, aniversario de la aprobación de los Estatutos de la OMT tal fecha de 1970. El 28/septiembre es 1º día de Sukot, la fiesta judía también conocida como Tabernáculos, del que deriva el término cabañuelas (como en esta festividad judía se realizan ritos referentes a la predicción meteorológica, el término de cabañuelas adoptó en castellano ese significado). El DRAE incluye una entrada con Fiesta de las Cabañuelas o de los Tabernáculos, definiéndola como «solemnidad que celebran los hebreos en memoria de haber habitado sus mayores en el desierto debajo de tiendas antes de entrar en tierra de Canaán».

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.