Las formas y gestos de algunos políticos – Germán Castro

Máis euDE AQUÍ Y DE ALLÁ 

Las formas y gestos de algunos políticos

Reflexionar en alta voz o poner lo que uno piensa en negro sobre blanco es hoy un ejercicio de alto riesgo. Y lo digo y escribo no porque la situación sea compleja, que también, sino porque tiene uno que contenerse para no echar mano del exabrupto ante la cantidad de estupideces, gestos y formas necias que se están viendo, oyendo y leyendo, por citar a los tres referentes mediáticos: la televisión, la radio y la prensa escrita.

Se me movió hoy la adrenalina al escuchar al sobreactuado -término muy al uso- exministro socialista de la “patada en la puerta”, apodo que le viene al pelo a José Luis Corcuera porque en lugar de hablar parece que escupe, en lugar de decir cosas coherentes echa sapos y lagartijas por su boca, además de dirigirse a los periodistas como si fueran un colectivo de indocumentados que no saben discernir ni valorar el verdadero hecho informativo. Eso si no entramos en la actitud fanfarrona -luego pidió disculpas- que mantuvo con una periodista a la que, ante las preguntas de la profesional, no se le ocurrió otra cosa que colocarle una etiqueta política para desacreditarla.

Este hombre parece ocupar un espacio sideral, habla desde una distancia que cualquiera diría que tiene procedencia obrera. Habrá que recordar al efecto que es aquel electricista que, desde 1976, la friolera de 40 años, primero en la UGT y luego en el mundo de la política, no volvió a dar palo al agua. Aquel que hace cinco años se fue a la Feria de Sevilla y mandó poner firmes a todo ser viviente que encontró por el camino. “No sabe usted con quien está hablando” le espetó a unos agentes de la Policía Local cuando intentaba entrar por la puerta por la que accedían los coches oficiales y los taxis, agentes que, por cierto, acabaron denunciándolo por amenazas. Y este elemento es el que lidera la rebelión de los “reservistas” del PSOE contra el secretario general Pedro Sánchez. Ver para creer.

Qué decir del portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, auténtico “pitbull” de la retórica política que, en un permanente afán de afear la conducta de Podemos, asocia a sus dirigentes con las prácticas golpistas. Ya Mariano lo eligió por ser un ejemplar de raza, idóneo para la función de guardaespaldas por sus provocaciones, que, cuando menos, rozan el insulto, y por ser proclive al discurso “disuasorio”.

Por último, todo sucede en un día, me asombra la capacidad paranormal, esotérica, o lo que sea, que tiene Pablo Iglesias para adivinar el pensamiento de las bases y los votantes del PSOE de los que dice que no piensan como Felipe González. Cuando su fiel amigo Juan Carlos Monedero lo califica de “soberbio intelectual”, es que lo tiene harto de sus petulancias, aunque, dicho sea de paso, Iglesias cuando habla, debe ser para despistar, recurre muchas veces al latiguillo “desde la humildad”.  Solo así pueden explicarse los numeritos que viene montando últimamente, que alcanzan el paroxismo al presentar días atrás la “alineación” del futuro gobierno como si de un equipo de fútbol se tratase, con autoproclamación incluida de vicepresidente del nuevo Ejecutivo.

Mientras tanto, Mariano Rajoy no se cansa de amenazar “o yo o el caos”, o bien pactáis conmigo o os vais a enterar. ¿No hay algo o mucho de puerilidad, insensatez, frivolidad, escasa madurez… en todo esto?

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Germán Castro. Guarda el enlace permanente.