Un muy antiguo mecanismo – José María Barja Pérez

491c7-josc3a9mc2aabarjaUn muy antiguo mecanismo

Un breve aviso, «Descifran el mecanismo de Anticitera», renueva la curiosidad por los restos arqueológicos de un instrumento de cálculo. Recuperados en 1900, a 45 m bajo el agua por buzos recolectores de esponjas, son parte de un naufragio romano del siglo I a. C. en la isla griega de Anticitera, que está situada entre Creta y el Peloponeso. En 1902 se dieron cuenta que una pieza de bronce muy corroída tenía inscripciones y una rueda con engranajes; fue entonces considerado un reloj mecánico o un astrolabio, e incluso después, como el computador analógico más antiguo que aplica los conocimientos de toda la zona donde se originó la civilización occidental (Grecia, Egipto, Mesopotamia). En 1974, Derek de Solla Price, catedrático de la Universidad de Yale, dedujo que era un computador de calendarios y lo dató en el 87 a. C. Fue diseñado para predecir los movimientos de los cuerpos celestes (calculando los eclipses lunares y solares con cientos de años de antelación), así como la fecha de los juegos Olímpicos, los Nemeos, los Ístmicos y los Píticos, donde participaban todas las ciudades del mundo heleno; herramienta perfecta para un astrólogo, un astrónomo, un astrofísico de la ambigüedad, como no volvió a ser posible hasta milenio y medio después (el reloj de De’Dondi) y no se conoce ninguno otro, ni nada siquiera parecido. En la parte frontal del mecanismo –un cajón de madera de 33 cm de alto, 18 de ancho y 8 de profundidad– había dos círculos, uno para el zodiaco y otro para el calendario egipcio. Hasta 1972 habían sido descifrados tan solo 923 caracteres de las inscripciones, mientras que ahora «con un tomógrafo especial, los expertos pudieron leer los textos escritos con letras de tan solo dos milímetros de tamaño, incrustadas en las partes laterales [de ese] cajón», consiguiendo leer 3.400 caracteres. En un artículo sobre él [Jo Marchant Mechanical inspiration Nature 468 24/noviembre/2010, 496 – 498], aparece una posible reconstrucción en la cual las inscripciones son del calendario greco-egipcio de la época. Corresponden a los nombres en griego de los actuales meses del calendario copto (ΘΩΘ = Thout; ΦΑΩΦΙ = ΕΠ = epagomenae). Paopi; …

anticitera_reconstruccion_completa

Hay en todo esto una moraleja: el progreso no está garantizado, las sociedades se estancan y retroceden si dejan de aspirar a la libertad de pensamiento, renuncian al avance de la ciencia, las artes y las ideas, y se acomodan en sus valores tradicionales.

Datos :

Una muy interesante reconstrucción del mecanismo, empleando piezas de Lego, nos presenta la fecha de un eclipse solar próximo, mostrándonos para que era usado ese aparato.

Anticitera en Lego

Esa información es corroborada en la tabla de información astronómica del OAN (Observato­rio Astronómico Nacional) que muestra todos los eclipses de Sol y Luna hasta el año 2034. Indica que es un eclipse total de Sol no visible en España, el 139 del ciclo de eclipses Saros (del griego σάρος, 223 meses sinódicos, de Luna nueva a la siguiente, aproximadamente 18 años y 11 días) y el 49 del Inex (diseñado en el siglo XX , un ciclo de 358 lunaciones, aproximadamente 29 años).

  • El éxito de ese equipo de científicos de las universidades de Atenas, Salónica, Cardiff y Nueva York se debe al hecho de que, por primera vez, unieron sus fuerzas filólogos, físicos, ingenieros, astrónomos e historiadores de ciencia y, sin duda, a la sofisticada tecnología utilizada por primera vez.
  • El disco frontal del mecanismo de Anticitera tiene dos escalas circulares concéntricas. El anillo exterior está marcado con los días del calendario egipcio de 365 días, llamado ciclo sotía­co (de Sotis, el nombre griego de la diosa egipcia Sopdet, personificación de la estrella Sirio). En el Antiguo Egipto los sacerdotes-astrónomos observaban todos los años la primera aparición en el horizonte de Sirio pues para ellos señalaba el comienzo de la época de las inundaciones. Idealmente dicho acontecimiento debería coincidir con el comienzo del año egipcio, pero como en su calendario todos los años eran de 365 días (sin intercalar días adicionales para compensar la diferencia con el año sidéreo), cada cuatro años el orto de Sirio se desplazaba un día en el calendario, volviendo a coincidir con el año nuevo teórico solo tras unos 1.460 años.
  • El dial de calendario se puede mover para compensar el efecto del día adicional del año solar girando hacia atrás la escala de un día cada cuatro años. Recuérdese que el primer calendario grecorromano con años bisiestos, el juliano, no se instituyó hasta el 46 a. C. (aunque hubo un intento previo en Egipto, con el Decreto de Canopus, en el 238 a. C. que no tuvo éxito). El mecanismo de Anticitera precedería, pues, a este adelanto en varias décadas y puede que hasta un siglo.
  • En el anillo interior, hay una segunda línea marcada con los signos griegos del zodiaco y dividido en grados. El zodiaco sería: ΚΡIOΣ (Aries), ΤΑΥΡΟΣ (Taurus), ΔIΔΥΜΟΙ (Gemini), ΚΑΡΚIΝΟΣ (Cáncer), ΛEΩΝ (Leo), ΠΑΡΘEΝΟN (Virgo), ΧΗΛΑΙ (garra del escorpión, es decir, Libra), ΣΚΟΡΠΙΟΣ (Escorpión), ΤΟΞΟΤΗΣ (Sagitario), ΑIΓOΚΕΡΩΣ (Capricornio), YΔΡΟΧOΟΣ (Acuario) y IΧΘΕIΣ (Piscis).
  • El disco frontal también incluye una parapegma, un precursor del almanaque marcando la salida y el ocultamiento de varias estrellas específicas (Vega, Altair, Arturo.…). Cada estrella se cree que está identificada por caracteres griegos, con referencias cruzadas inscritas por toda la máquina.
  • En el año 2008, Tony Freeth, Alexander Jones, John Steele y Yanis Bitsakis, publicaron en la revista Nature que el mecanismo servía para fijar con exactitud la celebración de los Juegos Olímpicos en la antigüedad. El interior del artefacto contiene una inscripción que indica Nemea y Olimpia. Los diales fijaban con precisión la última luna llena más próxima al solsticio de verano cada cuatro años, fecha en la que se iniciaban los juegos.
  • Emplea tiempo lunisolar, comenzando cada mes en luna llena, implementa los 235 meses del ciclo metónico. El ciclo metónico de 6.940 días, originario de Babilonia y la base del posterior calendario hebreo, es una aproximación bastante exacta al múltiplo común de los ciclos del sol y de la luna. Equivale más o menos a la vez a 19 años tropicales y 235 meses sinódicos (el período que transcurre entre dos mismas fases consecutivas de la Luna, 29,53 días de duración aproximada). Metón el Ateniense observó este fenómeno ya en el siglo V a C –de ahí su nombre– e incluso describió una fórmula correcta para corregir la pequeña diferencia entre ambos ciclos, con lo que el mecanismo de Anticitera permite esta corrección. Sobre esta base, se pueden crear y ajustar calendarios lunisolares con gran facilidad. Dicho de otra manera: en un tiempo en que la mayoría del mundo aún estaba prácticamente en el Neolítico, con un mecanismo de Anticitera podías llegar a cualquier sitio y crear un calendario en cuestión de horas.

El 12/julio es en Irlanda del Norte  Battle of the Boyne Day (también conocido como Orange­man’s Day, por la batalla de tal día de 1690); pero también es el Día de la Independencia en Kirivati (de Reino Unido, en 1979) y en Santo Tomé y Príncipe (de Portugal, en 1975). El 13/julio es desde 1985 el Día Mundial del Rock, a raíz del primer festival LIVE AID, una iniciativa que  del actor y músico Bob Geldof por la precaria situación de Etiopía. El 14/julio es en Francia La fête national, recordando que tal día de 1789, antes de las cinco de la tarde, tuvo lugar la toma de la Bastilla. El rey Luis XVI, informado de ello al despertar al día siguiente a las 8:00, pregunta ¿Es una revuelta?, “No, Sire, es una revolución”. Desde 1958 es el Día de la República en Iraq.

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.