Hace 80 años, el diez y siete, a las diez y siete… – Antonio Campos Romay

48a4e-imagesHACE 80 AÑOS, EL DIEZ Y SIETE, A LAS DIEZ Y SIETE…

Antonio Campos Romay

A las 17 horas del día 17 de julio en Melilla un  grupo de guardias de asalto fue a inspeccionar el Centro de Cartografía del Ejército donde se presumían armas almacenadas por los  conjurados golpistas.  Allí se enzarzaron con los conspiradores en un tiroteo. Los facciosos llamaron en su ayuda a un pelotón de legionarios afines al movimiento antirrepublicano, lo que les permitió dominar la situación. Así se anticipó en unas horas lo que estaba previsto para la madrugada  del 18… Paquita La Culona, o sea Mis Canarias, o sea el sanguinario general Francisco Franco deshojaba las ultimas hojas de la margarita en el funeral del general Balmes, oportunamente “fallecido” en extrañas circunstancias… Poco después el Dragón Rapide lo trasladaría a Marruecos para encabezar a los traidores que allí lo esperaban.

Cuajaba la traición a la Republica… La traición  de unos militares a sus juramentos, de los que con tanta pomposidad presumían cuando había ocasión. Unos soldados que tras Rocroy, escasos honores habían conseguido en el campo de batalla…Ahora tenían ante sí la posibilidad de una “cruzada heroica” ametrallando a la ciudadanía inerme y por ello lloverían laureadas y condecoraciones…Y aun así,  teniendo enfrente al pueblo mal armado y carente de instrucción bélica, necesitarían el socorro de nazis, fascistas italianos, fascistas portugueses…Y la felonía de las llamadas potencias democráticas (Inglaterra y Francia) con su vergonzoso y cobarde Pacto de no Intervención…

El golpe de estado de 1936 fue una inmensa chapuza que fracasó estrepitosamente. Y que arrastró a España a la más terrible de sus no escasas guerras civiles. Donde la victoria de un bando, fue la victoria del odio, la persecución sangrienta y del maniqueísmo brutal que condenó  a una gran parte del país a la marginación, a la carencia de derechos  y al silencio. Que convirtió al ejército de España, en ejército de ocupación de España. Y en  carceleros de su propio país.

Desde el diez y siete a las diez y siete,  pasaron tres años interminables que desangraron al país en los frentes y la retaguardia… Y luego…horror…silencio…brutalidad asesina y pisoteo de la dignidad de los vencidos. Con la complicidad clerical. Guardiana omnipotente de la moral y de la fe en un estado teocrático a medida del genocida del Pardo. Asesino bajo palio, acuarela habitual mientras su consorte, la conocida como “La Collares” se pavoneaba al lado del “Centinela de Occidente”. Esa Iglesia, que aún  hoy mantiene en la pared exterior de muchos de sus templos bajo el nombre del líder fascista José Antonio Primo de Rivera a los fallecidos del bando golpista, “por Dios y por España”, en clara demostración de que las dos Españas continúan en sus mentes.

Cuatro décadas en que el país quedo sepultado bajo un manto de atraso, de obscurantismo, de persecución de la intelectualidad, del saber y de cualquier atisbo de pensamiento libre. Era a “Longa noite de pedra” de Celso Emilio Ferreiro…

Muerto el dictador vinieron años en que aun presumiendo democracia, siguió desafiante el Valle de los Caídos, la Plaza de Oriente como escenario del fascio los 20N, la Fundación Francisco Franco con jugosas aportaciones del erario público…Demasiado silencio cómplice, demasiados nostálgicos que cínicamente se envolvieron en una Constitución en la que no creían y terminaron por apropiársela…Un velo de silencio durante décadas amparó protector a los asesinos…a sus cómplices…a los que se enriquecieron con la sangre vertida y los sufrimientos habidos.

Ese oprobio y desvergüenza podría estar tipificada por un innoble personaje, Rafael Hernando portavoz en el Congreso del PP, refiriéndose a la Memoria Histórica “Los familiares de las víctimas del franquismo se acuerdan de desenterrar a su padre solo cuando hay subvenciones”. Zafio, infame y canalla, lo dice quien lleva viviendo del erario público desde sus años más mozos. Por cierto, el Partido Popular al que pertenece, es que el que ahora, entre sobre y sobre, “dirige” España,-en funciones-, y exige se le habilite (no a seguir ensobrando, eso la hacen bien solos) sino a seguir mangoneando la finca…

Ochenta años más tarde, más de uno, con leves retoques del decorado se sentirían cómodos en la situación pretérita. Sin necesidad de bandos de guerra, de piquetes de soldados desfilando a toque de corneta, ni tanques triturando el pavimento de las calles…Llega con el clik de un  ordenador. Con números perversos en covachas lujosas, y con los medios domesticados a golpe subvención…O creando una policía política presta a desprestigiar al rival convertido en enemigo, hasta reducirlo al silencio.

Y como guinda del pastel, desnaturalizar y poner a su servicio a un partido socialista, del que exige con descaro su  cobertura. Un partido, cuya historia se forjó al servicio de la clase trabajadora, de la Republica, y revalidó en las trincheras, los penales y  el exilio su compromiso. Numerosas decenas de millares de hombres y mujeres se revolverán en sus tumbas, muchas pérdidas en campos y carreteras, si tal cosa se produjese.

Hoy se habla de un pacto nacional para “salvar.” España.  Ayer era un movimiento nacional salvador de España. La derecha tiene la perversa habilidad de convertir en tema de estado sus intereses y convocar en nombre de la “patria” a todos en su obligada ayuda, blanqueando sus tropelías. Lo expresa muy bien, con desenfadado cinismo el Director del Banco de España, Luis María Linde: “no es austeridad, sino patriotismo” lo que determinó los feroces navajazos a los derechos, libertades y prestaciones sociales.

  Un “patriotismo” que recorta y privatiza el derecho a la salud, que sobrecarga los costos farmacéuticos, que ningunea la ley de dependencia, que ponen en riesgo el sistema de pensiones saqueando su fondo de reservas, que carece del mínimo respeto por los derechos y libertades ciudadanas y arbitra un ley mordaza para cercenar las protestas es un “patriotismo” que parece antagónico con el PSOE que fundó hace más de 130 años D. Pablo Iglesias Pose. Quizás debieran pensarlo los llamados a tomar decisiones…

La siniestra sombra del 17 a las 17, es mucho más larga de lo que pudiera parecer…

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.