¡Porca miseria! – Germán Castro

Máis eu

¡Porca miseria!

 

Germán Castro

 

Los gallegos estamos en el “candelabro de la actualidad”, pero por mala cosa. Estamos siendo objeto de insultos y todo tipo de improperios en las redes sociales. Bien es verdad que parten en la mayoría de los casos de tipos enmascarados bajo el anonimato, cobardes, sujetos de variada ralea a cuya palabra no hay que darle el más mínimo valor. Pero hacen mucho ruido. En Galicia hay más votantes que los del PP y todos, todos, merecen/merecemos el mayor respeto, mal que nos pesen los resultados de unas elecciones. El más elemental sentido de la democracia y de la educación obliga, aunque sea a regañadientes y tragándose todos los sapos.

 

No sé de qué se asombran, por otro lado, cuando Galicia se ha mostrado siempre conservadora. El minifundio patrimonial genera conservadurismo a ultranza, pero es lo que hay, mientras no seamos capaces de modificar el rumbo. Además, ahí está esa joven coalición, En Marea, que acaba de convertirse en la segunda fuerza parlamentaria y que trae, si no se desinfla, nuevos aires a la política gallega, sin despreciar a los socialistas, aunque se hallen en caída libre, y a los nacionalistas del BNG que no acaban de levantar cabeza, si bien Ana Pontón parece que ha conferido a la formación un rostro diferente, dicho sea en el sentido metafórico. Es obvio que la diferencia social, política, cultural y económica de Galicia con las otras nacionalidades históricas resulta abismal. En el País Vasco y Cataluña, el PP es poco más que un partido residual. Sobran más comentarios.

 

No quería dejar de lado, por su “rabiosa actualidad”, el proceso de linchamiento al que está siendo sometido el líder del PSOE Pedro Sánchez. No estoy dentro de este histórico partido, pero a la vista de las reacciones y de que la “vaca sagrada” Felipe González se lanza en plan buitre a desacreditar al actual secretario general, más me reafirmo en que Sánchez está en la línea acertada. Vamos a ver si el zarandeado dirigente es capaz de resistir no solo la presión interna, que es brutal -ayer diecisiete miembros de su ejecutiva han presentado la dimisión- sino la campaña mediática, toda ella, salvo dignas excepciones de algún digital, escorada con meridiana claridad. Hasta hace algún tiempo, hasta que los bancos tomaron posesión de su titularidad, El País era el referente para un sector de la progresía española, pero ahora, ya lo vemos, está trabajando denodadamente para la derecha y el neoliberalismo imperante al que en las actuales circunstancias de degradación de la política y de los valores democráticos presta impagables servicios. ¡Porca miseria!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Germán Castro. Guarda el enlace permanente.