El PSOE, víctima de Saturno, en busca de Zeus – Antonio Campos Romay

48a4e-imagesEL PSOE, VÍCTIMA DE SATURNO, EN BUSCA DE ZEUS

Antonio Campos Romay

La Mitología, una historia escrita con desenfado onírico, nos cuenta que Saturno de la estirpe de los Titanes, hijos de la Madre Tierra, conocido también como Cronos por su especialización en metrar el decurso del Universo, con una hoz, regalo de dudosa bondad de Urano, dio muerte a su padre. Tras ello adquirió una histérica desconfianza sobre sus hijos. Tal fue, que optó por devorarlos tan pronto nacían…Así sucedió con Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón….Viendo la reiterada manía gastronómica de su cónyuge, su esposa Rea, cuando estaba a punto de parir al que llevaba en el vientre, Zeus, se tomó las de Villadiego y alumbró su retoño clandestinamente dejándolo al amparo de la Madre Tierra, su madre. A su insaciable esposo diole una piedra por bebé, que el deglutió sin más consideraciones.

Zeus, el sexto de los hijos,  llegó a copero de su curioso padre. En tales tareas propinó a este un poderoso vomitivo que hizo que aquel personaje un tanto cruel, regurgitase a los otros cinco hijos, que finalmente a las órdenes de Zeus serian muchachos de provecho con heroicos actos de guerra venciendo a Tartro…pero esta ya es otra historia. Zeus, con notorio desparpajo terminaría siendo el comandante en jefe de todos los dioses.

Viene esto a cuento ante los sucesos que acaecen en el único partido español, que, desaparecido  el PCE, de cuyas exequias se encargó con triste fortuna D. Alberto Garzón, mantiene su organización desde sus inicios hace casi 140 años. El PSOE surge de la mano de la Sr. Iglesias Pose como herramienta encomiables sin la que no se podría escribir la historia de España de finales del siglo XIX, del XX y del primer tercio del XXI. En su haber aúna una gran parte de las conquistas que hicieron más amable la vida de la clase trabajadora y, (aunque sean reticentes a admitirlo) de la mesocracia de este país. Fue el gran impulsor de un catálogo de derechos sociales y libertades que hoy inspiran una convivencia más armónica.

Pero su biografía íntima es una auténtica orgía saturnal. El cainismo tomó carta de naturaleza casi desde el primer día. Quizás late en ello lo que experimenta D. Julián Besteiro en su trayectoria política,  su espíritu de la renovación ética y estética y las resonancias anarquizantes que le eran tan queridas. El enfrentamiento entre un socialismo prosaico, seco y uniforme, carente de vibraciones y matices y un socialismo ecléctico, preparado para afrontar la magnitud de los problemas, pletórico de generosidad, no poco sacrificio y mucha amplitud de miras. Un mecanismo, arma legitima de defensa de los más desvalidos, que manejado por manos inteligentes, tiene el deber moral de no doblegarse bajo las presiones de quienes son los actores tradicionales de las injusticias que se pretenden eliminar.  No cabe olvidar que el socialismo, aunque  sufrió dos escisiones importantes, una en 1921 y otra en 1972, en absoluto truncó su fortaleza y utilidad social, sobreponiéndose con sus mecanismos democráticos, a tentativas individuales siempre abocadas al fracaso.

Este mal endémico que simbolizaron por excelencia prietistas y caballeristas, contempló numerosos duelos donde la estrategia, el ritmo de los cambios, el procedimiento, eran su nutriente. A la par mostraba la existencia de una organización sustentada en  ideas,  debate y con un intenso grado de democracia interna. Desde los momentos de la vuelta del exilio a la escena nacional, siempre existieron dirigentes que se sentían con derechos de propiedad sobre el Partido. Un caso claro fue D. D Rodolfo Llopis que había sido un delfín muy querido por D. Francisco Largo Caballero.  No era extraño en el exilio escuchar la frase “el partido es nuestro”.  En pocos tiempo la dinámica de los hechos  hizo que los “veteranos” cayeran bajo lo que entre murmullos llamaban la “dictadura de los jóvenes”… Por lo demás, sucedió en otras socialdemocracias europeas, caso de Austria y Alemania entre dirigentes previos y posteriores al nazismo. Este sentido patrimonialista de los viejos dirigentes con razonables méritos a sus espaldas es algo recurrente, que hoy como en aquellos momentos, aflora y cabria anotar, tan poco acertado como entonces en su visión de futuro.

El PSOE, arrastra viejos pleitos sin resolver. La propuesta federal, tan traída y llevada, es hora de plasmarla con contenidos concretos. La forma de estado. La reforma de la administración y los territorios. Una visión laica de la sociedad. La democratizan de las estructuras internas acomodando las primarias con otros mecanismos representativos plasmados en sus estatutos e incluso en su práctica tradicional. Y sobre todo el dialogo con esa sociedad que ha tomado distancia de sus propuestas, en ocasiones erráticas, lo que sitúa al PSOE, en un clima de  creciente desafección  que ha tenido reflejo substantivo en los últimos comicios generales y en los dos autonómicos recientes.

Galicia es exponente de la antítesis de como seducir a un electorado que seguramente estaría proclive a escuchar un mensaje sustentado en un relato que le provocase confianza.  Tras la elección de un candidato por las bases, se suceden anomalías diversas, que no contribuyen a conciliar al elector con los elegibles. A continuación, el carrusel de refractarios con el candidato, en algunos casos, su labor dinamitadora, roza lo que podría ser materia de una comisión disciplinaria en una  organización celosa de su funcionamiento interno. Y todo ello dentro un cruce de dislates a cargo  de quienes sería exigible prudencia y moderación por su posición privilegiada en el organigrama institucional o político. Especialmente durante un proceso electoral. Se ha utilizado irresponsablemente el espacio gallego y también el vasco para afilar sables de otras batallas.  Resultaba dramático el esfuerzo del Sr. Leiceaga, consciente del desafuero, por ceñir el debate al territorio en todas sus intervenciones, para preservarse de efectos nocivos ajenos…

Es tan injusto despachar como párrafo lo que es una extensa novela, como descargar con cierto desahogo sobre espaldas concretas, caso del Sr. Sánchez o el  Sr. Leicega, lo que no es sino una cadena ininterrumpida de torpezas donde apenas nadie es ajeno ante la endogamia y perpetuación en el ejercicio de los cargos directivos de la organización en todo el estado. Y menos pretender  zanjar con integrismo de Cisneros, con baladronadas de “estos son mis poderes”, mostrando una artillería, que a fuer de sinceros es anticuada y herrumbrosa. Y con ello, protagonizar un sainete,  grotesco  de penoso estilo democrático.

Reforzar una identidad desvaída recuperando los intereses colectivos como bandera, siendo conscientes que la procesión de actitudes lamentables como las que se están viviendo conducen indefectiblemente a la irrelevancia absoluta, y desde el entendimiento interno, recuperar, con un mínimo de lealtad, la normalidad. Y una vez en ella, tener presente que la nueva situación requiere capacidad de diagnóstico, agilidad y flexibilidad para actuar. Ignorar que estamos ante un nuevo periodo de la Historia de España, no es ciego, es suicida. Y ridículo reducir el bagaje dialéctico a un sancta sanctórum de rayas rojas, que si acaso recuerdan, los “inalterables principios del Movimiento Nacional”, negando de forma apriorística con ello, la política y su valor como arte de lo posible. Apostar por permanecer como puro observador, es paso previo a la tumba política…Un papel en el que no cejan en situar algunos sectores de su partido, atado de pies y manos al Sr. Sánchez. A lo que se sumó con entusiasmo la incontinencia verbal del Sr. Iglesias Turrión, empeñado en asaltar los cielos en detrimento de la gobernanza de este país. Y desde luego, todo el estruendoso griterío de los voceros de la derecha y el ultra-conservadurismo español y los intereses económicos que en él están representados.

Las banderías de etiología diversa, unidas en la cruzada de dejar vía expedita al Sr. Rajoy para mantenerse en La Moncloa, navegando feliz en el lodazal que habita y en el que convierte la política española, muestra unos compañeros de cama, que hasta en política resultan extraños… Humanamente es lamentable lo que sucede con el Sr. Sánchez…Mucho más grave es, que tras ello lo que se auspicia es la voladura de un mecanismo útil a la ciudadanía, el PSOE.

Zeus sigue ausente. Saturno sigue devorando a sus hijos…  Borrel, Almunia. Ruvalcaba, Sánchez… o Touriño, Pachi Vázquez, Besteiro, Leiceaga……

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.