EL CHOTIS DE LA CONDESA.-Rosario Ajamil Sánchez

El chotis de la condesa

por los canales las fugas,

ella aupada, por dos “fugas”,

un chotis de lideresa.

¿Por qué lloras Esperanza,

por tu mano, la derecha?,

¿o por la izquierda, maltrecha?

Para el choteo, esta chanza.

Doña Aguirre, y la Botella,

Alcaldesa, y presidenta

de Madrid, y su reventa,

de chulapos, de querella.

Ella rubia y tan honrada,

una teacher, de primera,

una Tacher, de quimera,

¿no te enterabas de nada?

Tan coqueta y de melenas,

como las quieren, siempre a ellas

tan simpáticas y bellas,

de ministra, in-cultas y amenas.

(cultura)

Te querían por miopía,

el nachete, y el granado,

¿lo mejor de tus ganado?

!qué arpías, y qué ironía!

¡No llores Esperancita!

aún queda la esperanza…,

de qué no…, pidan venganza

!qué te salgas…, de rosita!

Tú…, !descubriste la trama!,

tú…, !a presidenta de España!,

por alzar tú la guadaña

y destapar…, !tanto drama!

¡Ay la gente de dineros!

No les llegan las “carteras,”

¡tú con recorte y tijeras!

y ellos de “bucaneros”.

Parecían dos buenos chicos,

!del barrio de Salamanca!

y casi…, te dejan manca

¡tan pijos y tan…, borricos!

Mientras jugabas al golf

estos golfos te robaban

a ti, no te lo contaban,

te has quedado ¡cómo plof!

Hoy lloras desconcertada,

con lo lista que tú has sido,

ser infanta tú has querido,

más reina, sin coartada.

Ay Madrid, Madrid, Madrid,

esta copla castellana,

de esta morena, tan llana,

llora el chotis, por Madrid.

Hija de un madrileño: Rosalía Ajamil Sánchez

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.