EL NEOLIBERALISMO: EL AVENTURERO ABSOLUTISTA.-José Luis Ortiz Güell (*)

 

Europa se encuentra dividida entre el colapso del populismo, peligroso y poco predecible y el fantasma del  neoliberalismo  con  salvajes recortes en el Sector Público, que acabará imponiendo su modelo ideológico en los próximos años, reduciendo los márgenes de actuación de aquellos que plantean una alternativa política, social y económica. De esta forma, los ciudadanos tendremos que elegir “gestores” para nuestras menguadas administraciones públicas, en base a criterios de eficacia o de nivel de “corrupción”, pero en ningún caso tendremos la posibilidad de comparar modelos ideológicos opuestos y distintos.

Ante este panorama, conmocionado por los temores y los miedos de los populismos y de su posible fractura, se está imponiendo el neoliberalismo, Macrom en Francia, Ángela Merkel, Mariano Rajoy y algunos que no cito para no alargarme.

El neoliberalismo es la ideología de nuestros gobernantes, la ideología que va a sustituir el  concepto de democracia.

Los ciudadanos piensan  que, hayan votado lo que hayan votado, existen los verdaderos poderes que no se exponen públicamente muy superiores al poder político que surgen dentro de la legitimidad democrática y que someten sus intereses a los Estados que, impotentes, aceptan resignadamente.

Se está forjando un nuevo orden dentro del desorden mundial, en el que la izquierda tiene poca cabida, basta fijarse en el poco movimiento del Partido Socialista partido socialista francés o el de Syriza en Grecia y sus políticas continuistas con la consabida   austeridad.

La vida pública y política está necesitada de  valores, que  la caída del Muro de Berlín, debilitó hasta casi matarlos.

El neoliberalismo busca proteger  el poder de los individuos sin preocuparse del bien común, y lo que era la preocupación por la desigualdad generada por el sistema capitalista era el elemento que diferenciaba la derecha de la izquierda en todas las sociedades democráticas.

Ante este panorama lo que más hay que defender es el pluralismo ya que en estas situaciones es más que necesario ya que en las sociedades como China es un solo país y un solo gobierno. Es el modelo que busca Europa, 28 países y un solo gobierno, el neoliberalismo.

La izquierda debe asumir unas reglas de juego que no pongan en riesgo la economía de mercado. Como quedo claro en las distintas políticas de los 80, con la caída del.muro y la situación de los países del Este se produjo una exaltación y aceptación de los valores meramente capitalistas.

En España parece o nos quieren hacer  creer que hay dos izquierdas ,  una izquierda que habla para un país que no acaba de morir y otra que lo hace para un país que no acaba de nacer de sus cenizas.

Dentro de Europa tenemos un claro ejemplo, Portugal abre una ventana de oportunidad y a la esperanza a escala nacional y Europea consiguiendo hacer creíble un proyecto de izquierdas en el marco de la Unión Europea, subiendo el Salario Mínimo, aumentando el gasto social y recuperando derechos laborales, reduciendo el déficit sin poner en riesgo la estabilidad.

No es necesario elegir entre una de las izquierdas o la otra, sino más bien se necesitan mutuamente, una de ellas para volver a ilusionar, la otra para ganarse la credibilidad que algunos no le han dado, no quiero citar líderes ya que estamos hablando en general. De ahí la necesidad de aunar esfuerzos en la izquierda como se ha hecho con la derecha para poder así volver a defender principios que se están diluyendo en esa nueva sociedad neoliberal que se convertirá en una tiranía de la desigualdad.

(*) José Luis Ortiz Güell, funcionario

 

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.