CUI PRODEST : ¿QUIÉN SE BENEFICIA? .-Antonio Campos Romay (*)

La locución latina “Cui prodest”, (¿quién se beneficia?), es un interrogante que pretende establecer quien obtiene beneficio de la autoría de un hecho, algo que en su desarrollo es considerado un principio del Derecho Romano. La primicia de la frase se le atribuye al cónsul romano Lucio Casio Longino, aunque el que la popularizase con acidez fuese el filósofo y retórico Marco Tulio Cicerón. La usa Seneca en su “Medea”: “cui prodest scelus, is fecit”, (Aquél a quien aprovecha el crimen es quien lo ha cometido)….Seneca, como dramaturgo en Medea recrea el abandono de esta por Jasón  para casarse con Creúsa, hija del rey de Corinto; Medea intenta recuperarlo pero, despechada por su rechazo y cegada por la ira, planifica una terrible y cruel venganza. Y de esta situación surge un conflicto trágico….

Es algo que debiera estar siempre presente, cuando la manipulación amenaza nuestra sensibilidad en tiempos de tanta injuria al ser humano. Cuando estalla una bomba, que con baño de sangre y dolor estremece las buenas conciencias y la confortabilidad de las gentes, la pregunta es, ¿quién está detrás?… Evitemos que el árbol nos oculte el bosque, quedándonos en el descerebrado que la pone, en el conductor kamikaze que lanza un camión contra multitud o acuchilla al primer policía que encuentra…¿Quién los arma? ¿quién les dio inicialmente formación bélica? ¿quién le prestó inicialmente territorio para su adiestramiento, y miró hacia otro lado? ¿qué intereses geoestratégicos subyacen en el acto criminal?

Estado Islámico, ISIS o Dahes, tres apelativos distintos para una misma trama criminal. Los diversos conglomerados yihadistas…Esperpentos  siniestros que se agitan interesadamente para angustiar el ánimo de las poblaciones que los ven horrorizados asomarse a sus vidas o condicionar su convivencia… Amparando al poder con su presencia, para recortar derechos y libertades. ¿A quién beneficia? ¿Quién está detrás? Y sobre todo, ¿quién los orquesta y les dicta la partitura?

El subdesarrollo del continente africano cuyo vientre está preñado de inmensos tesoros codiciados. Que se desangra por hambrunas, guerras endémicas, inestabilidad, VIH y miseria…Donde el mayor depredador es el hombre…casi siempre blanco. ¿A quién aprovecha? ¿quién está detrás?

Los campos de refugiados, con su mísero aroma a horror, apenas almoneda de intereses turbios, cenagal en el que se hunde la solidaridad y la última bocanada de dignidad de un espacio común que un día apostó por ser paradigma de civilidad democrática y derechos humanos. ¿a quién beneficia el deterioro que comporta a la credibilidad de la UE y la estabilidad interna de los países que la componen?

¿A quién beneficia? ¿Quién está detrás? ¿Quién engendró y alimentó la fiera para sus turbios fines, enmascarado unas veces de anticomunismo salvaje u otras de  beneméritos “cruzados de la libertad”?… ¿Quién está detrás del Corán, de los diamantes, del petróleo..de todo el oro que codicia el “Becerro”?…¿Quién es el “Gran Becerro” que como la divinidad de los Mil Brazos Kuang-Yu tiende sus tentáculos en todo lo que signifique poder y lucro, pero a diferencia de la diosa, jamás los usa para liberar humanos de sus penas? ¿Son el lobby del armamento…del petróleo…de las nuevas tecnologías…? ¿Los que bendicen a Arabia Saudí como “defensora de los derechos humanos” ? ¿Los que recibieron a mesa y mantel y son socios de los progenitores de Al-Kaeda y de la familia saudí? ¿Los que sin el menor pudor alientan la subida del fascismo y del integrismo más reaccionario? ¿Los que se superponen sombríos al  poder civil y democrático, reduciéndolo a  apéndice servil y gestor sus decisiones?

En Irak se perpetró un acto criminal con la coartada de buscar armas de destrucción masiva…La única destrucción masiva fue la del pueblo iraquí y otros países del entorno. El Sr. Aznar las sigue buscando incluso en su sede de Génova, aunque las destrucciones masivas que en ella se produjeron, ya no  permitan encontrarlas… Pero si encontrará en los informativos, que su “pueblo liberado” es hoy uno de los más violentos e inseguros del mundo. Y con menos futuro. Lo que si se encuentran, son los beneficiados en la lotería del terror y del horror. Los “habituales”, es decir, las multinacionales petroleras, los lobbys armamentistas y el gran negocio de los  grupos paramilitares. Todo a mayor gloria del saqueo sistemático, ante el que carecen de importancia efectos colaterales de menor cuantía: cientos de millares de vidas segadas, olvidadas en fosas anónimas, centenares de miles de mutilados, y cientos de miles arrojados a la diáspora y la miseria, sin la menor esperanza de retorno…

Mujeres y hombres luchan en conflictos ajenos…enfangados en el macabro juego de matar y morir. Por motivos que no son suyos ni de la sociedad que dicen representar, o de sus presuntos valores… Soldados de fortuna de amos oscuros, los únicos que siempre ganan. En las derrotas y en las victorias.

Huyamos de la visceralidad que los canallas con su poder mediático quieren despertar en la población para  hacernos bailar como frágiles marionetas utilizando nuestros sentimientos… Aguzemos el sentido crítico para no convertirnos en comparsas de vilezas perfectamente programadas… Que no jueguen con nuestras emociones para santificar sus monstruosidades…¿Quid prodest?

Los auténticos cerebros criminales, la raíz del mal, o “el eje del mal”…quizás no estén tan lejos…y no haya que buscarlos en remotas covachuelas afganas ni en las torturadas tierras de Oriente Medio o en tierras africanas… Quizás no nos sorprenda demasiado, al final del hilo de Ariadna, encontrarnos mullidos asientos de cuero, muebles de caoba, gruesas alfombras, …y más…

Quizás…

(*)Antonio Campos Romay, ex diputado del Parlamento de Galicia

 

 

 

 

 

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.