EL ESTADO, LA CORRUPCIÓN Y LA SOCIEDAD.-José Luis Ortiz Güell

Hemos evolucionado tremendamente en la tecnología pero eso ha reportado una gran involución no solo en valores, como justicia, solidaridad, etc…sino como seres vivos que somos. Si hoy viviese un hombre de la época de la Grecia clásica, de la que creo el germen de la democracia resaltaría mucho más que brillantes mentes actuales. Se ha producido una clara involución social y  en otros aspectos, especialmente desde finales del siglo XX a nuestros tiempos, voy a intentar centrar  el tema desde este momento y creo que se va a entender. Aristóteles ya oponía la corrupción a la generación, traducido a lenguaje vulgo y actual a la evolución.

La corrupción tiene varios componentes que es preciso analizar  y valorar.  Por un lado el emocional que es tan grande que impide que se pueda llegar a la reflexión objetiva y eso conlleva a la aparición de la violencia social. En esos casos el Estado toma medidas acordes y procede a la represión estatalizada ( ley mordaza, control por parte del poder legislativo al poder judicial, presumiblemente, ( el caso de Moix, en la fiscalia anticorrupción, etc..). Traducido, se recortan valores, pilares básicos como la libertad y la justicia real. El Estado presenta bastantes deficiencias, lo más curioso es que se vinculan gran parte de ellas con la corrupción muy expresamente. Sin tanta corrupción el Estado funcionaria mucho mejor, y se potenciaría la libertad, la justicia y la solidaridad. No quiero recurrir al fácil recurso de exaltar los sentimientos de rechazo hacia la corrupción, porque aunque viste mucho, la verdad es poco útil en definitiva y realmente.

La corrupción desnaturaliza la esencia de las cosas, pero no tenemos que quedarnos en el aspecto individual de la misma, sino que tenemos que llegar al daño final, el verdaderamente  importante y es la defraudación del compromiso con los ciudadanos. Es peligroso reducir la palabra corrupción  a todos los casos ,  por desgracia  tan abundantes y mediáticos, como la Púnica, el caso Lezo, el de los ERE, Granados, Bárcenas, etc…no estamos muy confundidos, y lo digo con la mayor humildad posible.

Corrupción también es  en el caso de un juez los momentos en los que deja de tomar decisiones en procesos judiciales en función del criterio de justicia para condicionarlos al otorgamiento de beneficios ajenos a la Justicia como se puede recordar la Sentencia Botín, por citar un ejemplo práctico y otros similares que no cito y más recientes. Corrupción también lo es cuando un profesor beneficia a un alumno  a cambio de atenciones  por parte de los padres del mismo. Corrupción también es ayudar a alguien a cambio de favores sexuales y no sólo a cambio de favores dinerarios. Se habla mucho de corrupción estatal, pública, pero también es punible la corrupción privada y esta considerada en distintas legislaciones.

No tenemos que pensar que la lesividad de la corrupción privada no se limita a un interés particular, sino que puede afectar condiciones esenciales del mercado. Basta mirar lo que ocurre en sectores como el energético y de la electricidad en España, o el sector bancario en el que en ocasiones como Bankia se fusionan ambos. Que nadie piense que estoy hablando de falacias  en Alemania, por ejemplo, el parágrafo 299 del Código Penal actualmente vigente tipifica como delito sancionable con una pena privativa de libertad de hasta 3 años los actos de corrupción en las relaciones negociables. En el Código Penal español  el artículo 286 Bis que tipifica el delito de corrupción entre particulares, sancionándolo con una pena de prisión de hasta 4 años.

Duele ver que está legislado pero no es llevado a la práctica tan usualmente, al menos por lo que se esta viendo, o se nos esta informando. La corrupción también se extiende al sector deportivo con los casos de amaños que se han detectado. Una de la mas preocupantes por su lesividad social y sobre la que se trabaja muy poco es la que afecta a los medios de comunicación bien aquella en la que se premia a los propietarios de distintos medios de comunicación con grandes sumas de dinero, que sería la más evidente o la que se esconde tras las subvenciones estatales que hacen  que se mantengan en el mercado y de ese caso si que tenemos unos cuantos ejemplos en España. Artur Mas repartió 5,98 millones de euros que han ido a parar a la prensa escrita, la digital y las televisiones por utilizar el catalán o el aranés en 2015 días antes de las elecciones, por ejemplo, uno entre muchos. Demasiada corrupción, aunque la que se vea sea menor.

Es importante en ese caso tomar medidas preventivas, mecanismos que impidan que se den las condiciones para su surgimiento o generalización. Una de las medidas que creo que sería interesante sería la creación  de una escuela del funcionariado que incidiese en el la formación con un claro componente deontológico. Otra medida sería acabar con la interinidad  en el cuerpo de funcionarios. Es evidente que el compromiso asumido interinamente resulta menos vinculante y la temporalidad puede llegar a ser un acicate para rentabilizarlo al máximo mientras dure. Se ha comprobado que las decisiones judiciales más sospechosas se toman por jueces suplentes que están por breve tiempo en el cargo, lo que no quiere decir que haya que dudar de todo juez suplente, todo lo contrario, sino que un juez suplente es más vulnerable a caer en un acto de corrupción por el escaso compromiso asumido al tomar el cargo.

La simplificación de los órganos de control administrativos, sería otra medida interesante afectando directamente a la eficiencia del funcionario ya que el funcionario público se dedica más a dar cuenta de sus actos a las distintas instancias de control que a realizar bien su trabajo, generalmente.

Otra de las medidas interesantes serían las sanciones gremiales a los colegios profesionales para reforzar el código deontológico para luchar contra la corrupción.

Y otra de las medidas a tomar creo que sería  la aplicación de una cláusula de inmunidad para los particulares que denuncian los hechos de corrupción,  es lastimoso que los que han denunciado los más importantes casos de corrupción han acabado como si los corruptores fuesen ellos, cuando es precisamente al revés.

En este articulo no tanto he querido denunciar, si aportar soluciones a problemas que afectan directamente a la salud de la democracia, de la sociedad civil, a la libertad , a la sociedad que todos tenemos derecho a aspirar.

(*) José Luis Ortiz Güell,  funcionario

 

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.