LA CALLE DEL HEROÍSMO.-José Luis Ortiz Güell (*)

¿Por qué actúan así esas personas que llamamos terroristas? Al principio se pensaba en que tenían rasgos psicopáticos, pero no tenían ni mas ni menos que las personas normalizadas. Posteriormente se vio que eran personas que habían sufrido frustraciones, más que privaciones de determinados derechos o beneficios y si esta es muy grande puede llevar a la violencia y agresión.

No está claro el porque de esas actuaciones pero lo que si es seguro es que con las balas, con las bombas, con los asesinatos lo único que conseguirán es que cada vez nos tapemos más los oídos frente a lo que ellos demandan.

Mucho se ha hablado de la actitud de ese gran español, que ha sido Ignacio Echeverria, esa gran persona que sin pensarlo dos veces, ni temer por su vida fue a defender a una mujer que estaba acuchillando.

Este artículo se lo dedico en su honor. Mucho se critica a los españoles porque no se cuadran cuando escuchan el himno, mucho se critica que los españoles no aman su bandera como ocurre en otras naciones, Estados Unidos y también Inglaterra, pero a cambio de eso son solidarios, no soportamos la injusticia y nos comprometemos con las causas nobles y justas.

Ya estoy saturado de tanta imagen de James Bond, Jason Borne y similares que son los mitos, la imagen de lo que sería un mal llamado “superheroe”, simplemente una persona preparada y formada para una determinada labor que en ocasiones dista mucho del concepto heroicidad.

En la mitología y el folclore, un héroe o heroína es un personaje distinguido que encarna la quinta esencia de los rasgos claves valorados en su cultura de origen. Comúnmente el héroe posee habilidades sobrehumanas o rasgos de personalidad idealizados que le permiten llevar a cabo hazañas extraordinarias y beneficiosas por las que es reconocido.

Pero la realidad no coincide con el mito y en ese caso héroe o heroína sería una persona que encarnaría la quinta esencia de los rasgos valorados en una sociedad avanzada como los valores de justicia, dignidad, superación y la capacidad de defender los valores que nos dignifican aunque sea a un coste de alto precio, como en este caso que fue la misma vida.

Lo que me preocupa es la actitud de ese país que es Reino Unido, que se las tachan de avanzados, aquellos que hicieron una transición hacia los nuevos tiempos evitando la sangrienta transformación de la sociedad francesa con su Revolución Francesa.

Me cuesta creer a los que tanto hablan de flema y educación y cuando llegan a España rompen esa imagen transformándose en auténticos vándalos y que llevan hasta su último extremo la famosa picaresca atribuida a los españoles cuando ellos en más de un 70 % presentan denuncias falsas para evitar pagar una vacaciones ofertadas a auténtico precio de coste.

Porque los verdaderos héroes son los casos como el mecánico que se encontró 1´5 millones de euros y lo devolvió a su dueño, el bombero que salvo a un bebe arrollado por unos delincuentes que huían, el misionero que entrega su vida por salvar una vida, etc…

Porque la sociedad, para transmitir y formar en las virtudes que se consideren valiosas, requiere de personas normales que funcionen como ejemplo y como bandera de las mismas, que sean ellas mismas ejemplos morales a seguir y que son tan necesarias como valiosas.

Esa es la mejor manera de transmitir colectivamente la idea de lo que es bueno, de lo que es meritorio.

Desgraciadamente su acto de heroicidad puso punto final a una vida llena de expectativas e ilusión como era la de Ignacio Echeverria.

No me olvido de mencionar a ese panadero rumano Florin Morariu que atacó a uno de los terroristas, Carlo Pinto de 33 años, enfermero de profesión y que atendió a la mujer herida de Giovanni Sagrastani o el taxista llamado Chris que intentó dar caza a otro de los fanáticos.

Muchos héroes anónimos pero un gobierno esquivo, un gobierno británico que propone quitar derechos humanos para atajar el terrorismo, en definitiva un gobierno cobarde que accede a las exigencias de la barbarie humana, a la barbarie de unos fanáticos enloquecidos que buscan terminar con este modelo de sociedad.

Lo más doloroso es la ocultación y el dolor que han hecho pasar a la familia de Ignacio Echeverría, negándoles acceder a él.

No dudo que eso detrás tenga intenciones oscuras, intenciones que quieran ocultar claras negligencias u otros errores de tamaña magnitud y les puede el temor que se desvele especialmente en unas fechas tan señaladas como el mismo día de las elecciones.

Eso me demuestra de qué madera esta formado ese gobierno, un gobierno que deja mucho que desear.

Esta artículo que valga de homenaje de una grandísima persona de la que tantos tenemos que aprender tanto; aprender a no tener miedo y defender la justicia sobre todas las cosas , temores y coacciones.

También tengo que reconocer en este punto el posicionamiento por parte del Gobierno de España ante las negativas británicas, así como el acierto de honrarle a título póstumo con una destacada condecoración.

(*) José Luis Ortiz Güell,  funcionario

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.