¿EN SU JAULA DE ORO? ¡EN SU JAULA DE HIERRO! (Cuentos corto: 5). Dalia Koira Cornide

El anochecer del domingo pasado.

Pudiera haber sido cualquier otro anochecer… o un imprevisto amanecer de otro día cualquiera.

Las historias de la vida no siempre tienen el comienzo deseado ni el final de los cuentos de hadas.

No sé cuánto tardó, pero llegó la oscuridad que todo lo cubre con su siniestro manto negro, como el vuelo funesto de un ave ancestral.

¡Profecía de soledad!

Cayó la noche amortajando el día con su lóbrega sombra, sobre la nimiedad de aquel tragaluz, más allá del cual existía la vida.

¡Cuánto tiempo!

El espacio temporal se dilata infinitamente ante la adversidad.

Cerró los ojos y quiso soñar… Soñar con lo desconocido, que por no haber sido vivido no le era fácil imaginar.

¡Soñar en una jaula de oro y despertar en una jaula de hierro!

¡Oh, anhelada libertad!

El sol asomaba en el lejano horizonte y expandía su fulgor rojo y gualda espantando en el firmamento los fantasmales nubarrones que, sin verlos, percibía su alma.

¡Llegaba otro amanecer!

La tenue luz del alba entró en su alcoba —esperpéntica estancia minimalista—, despertándole de sus fantasías, insólitas figuraciones de mente febril.

Pensó en el pasado próximo en el tiempo —el pasado domingo, o cualquier otro día de los 365 que tiene el año—, ninguno uno mejor que otro… y en su memoria solo un anhelo, que ni le estaba permitido pensar.

Una eternidad… sin fecha de libertada… desde un día que no podía recordar, en una jaula de oro, en una jaula de hierro, donde la condena es a perpetuidad.

Ver y escuchar.

Y en el intento, imaginar sombras donde solo podría haber oscuridad y escuchar sonidos —evocaciones—, incapaz de ubicar en la noche o en el día si el canto es de la alondra o del ruiseñor…

¡Presagios!

¿En su jaula de oro?

¡En su jaula de hierro!

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.