Año nuevo en China- José María Barja Pérez

 

FOTOCHIHasta hace muy pocos años pasaba desapercibido el comienzo del año chino (propiamente 农历新年, nónglì xīnnián, “Año Nuevo del Calendario Agrario”), que en 2014 será el 31/enero. Aunque aparente exótico, ese calendario lunisolar y basado en datos astronómicos reales, es una elaboración resultante de múltiples influencias, incluidas la de los jesuitas y el astrónomo Kepler. Hoy rige la vida de más de más de la cuarta parte de la población mundial, aunque nuestro Europa-centrismo nos hace creer que todo el mundo sigue el llamado “calendario usual”, el gregoriano. Debemos recordar que cada uno de los calendarios en uso es un compromiso social establecido por una comunidad o una cultura, para ordenar y organizar todas las actividades en el trascurso del tiempo.

Datos:

  • A diferencia de otros calendarios, el chino es un calendario lunisolar, un calendario solar de 12 o 13 meses lunares, que comienzan en la luna nueva como el calendario judío, en el cual el 31/enero es 1/Adar; aunque el calendario chino está basado en efemérides astronómicas (en su versión más reciente, de 1645, las reglas están definidas en términos del movimiento del verdadero Sol y de la verdadera Luna), no en reglas aritméticas como el judío (que este año incluye un mes de 30 días adicionales, Adar sheni, que comienza el 3/marzo). Pero la disposición de los meses depende del paso del sol por los signos del zodiaco: de hecho dividen el año solar en 24 jiéquì (el primero de ellos 立春, lìchūn, “comienzo de la primavera”, el 4/febrero), de los cuales hay 12 principales, zhongqì (el primero de ellos  雨水, yǔshuǐ, “agua de lluvia”, el 19/febrero). Hasta 1873, cuando adoptó el calen-dario gregoriano, Japón utilizaba una variante del calendario chino.
  • La enorme cantidad de desplazamientos en el entorno de la Fiesta de Primavera (春节, chūnjíe), el Año Nuevo chino, es difícil de imaginar pues la afirmación de que «cerca de 258 millones de chinos viajarán en tren durante ese período» sólo es traducible a que toda la población de nuestro país estuviese viajando en tren seis días. Ese “movimiento de primavera” (春运, chūnyùn) es sin duda la mayor migración humana del planeta; esos millones de personas viajan a sus lugares de origen para celebrar los siete días festivos oficiales con sus familias, tras vivir muchos de ellos en las fábricas el resto del año.
  • El primer día del primer mes lunar (正月, zhēng yuè, “mes correcto”), en una fecha que muy pocas personas saben como calcular y que cae entre el 21 de enero y el 21 de febrero (al menos en el intervalo 1645-2644); la celebración comienza la víspera, el equivalente a la Nochevieja occidental que en chino se llama chúxī (除夕; chu significa pasar y xi víspera), y termina a mitad de ese primer mes, con la luna llena del día quince, con el Festival de los faroles (元宵节, yuánxiāojié). La duración de este año será de 384 días, frente a los 355 del anterior; en el caso del actual año judio, 5774 A. M., la duración será de 385 días, mientras el anterior duró sólo 353. Entre el 29/enero/2006 y el 18/febrero/2007 transcurrió un año chino de 385 días, algo que sólo ha ocurrido 12 veces en los últimos 2.300 años.
  • Como explica Helmer Aslaksen, matemático que trabaja en Singapore (sus festividades oficiales son de cuatro calendarios: gregoriano, islámico, chino e indio): «La importancia del calendario en la sociedad china procede del hecho que el emperador basaba su autoridad en ser “Hijo del Cielo” (天子, tiānzǐ). Sería un desprestigio si el calendario no estuviese en armonía con el cielo. Por desgracia, con un calendario lunar o lunisolar, los errores son mucho más evidentes que con un calendario solar. Un calendario solar puede ser desincronizado un par de semanas sin que nadie se dé cuenta. La razón por la cual la Iglesia Católica tuvo que reformar el calendario juliano fue porque […] la Pascua estaba derivando notablemente hacia el verano. Pero con un calendario lunar, un error de hasta un par de días es un problema grave. Cada campesino el primer día del mes comprobaría si hay una media luna creciente o un cuarto menguante. ¿Por qué deberían pagar impuestos y servir en el ejército si el emperador no sabía los secretos de los cielos?» «La necesidad de calcular las fechas de sucesos astronómicos en forma muy precisa obligó a incorporar ideas foráneas en el diseño de los calendarios. La reforma que introdujo la Luna real, en el 619 a. D., estaba inspirada por los astrónomos indios; la reforma de 1280, fue inspirada por astrónomos musulmanes, pero diseñada por el matemático Guo Shou Jìng; la última reforma en 1645, fue diseñada por los misioneros jesuitas. Es una fascinante historia como los misioneros jesuitas llegaron a dirigir el Departamento de Astronomía de China. Incluye competiciones con astrónomos chinos y musulmanes para determinar de modo preciso el eclipse solar del 21 de junio de 1629, ser arrestados por presentar en 1661 un calendario para los próximos 200 años, otra predicción exacta del eclipse del 16 de enero de 1665 que no impresiona a los regentes y un largo período de dirección, hasta 1746, tras el cual otros occidentales les sucedieron hasta 1826. Una de las principales ventajas de los jesuitas era que ¡¡ellos conocían los logaritmos!!»
  • La tradición china es que la numeración de los años se dá en ciclos de 60, llevando cada año un nombre específico; siendo míticamente el primer año del reinado del Emperador Amarillo, Huáng Dì, el 2698 a. C. este año sería el 4712. El nombre del año se hace combinando una rama celeste (uno de 10 los nombres intraducibles 天干, tiāngān un sistema de ordinales que durante la dinastía Shang, ca. 1250 a. C., eran el nombre de los 10 días de la semana) y una rama terrestre (uno de los 12 nombres intraducibles 地支, dìzhi  “doce ramas”, empleados por los astrónomos chinos para las doce secciones en que dividían la órbita de Jupiter, 歲星 Suìxīng, “la estrella del año”); al combinar ambas listas simultáneamente se produce un ciclo de 60, el máximo común divisor de 10 y 12. A ellos añaden el nombre de uno de los 12 animales del “zodíaco” chino: Rata, Buey, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Carnero, Mono, Gallo, Perro y Cerdo. Así el nombre chino de este año, el 31 del ciclo que se inició en 1984, es 甲午(马)年 [Jiǎ Wǔ, con el animal totémico Caballo (Ma, en cantonés Jyutping; la versión compleja del ideograma 馬 lleva incluso cuatro “patas”); el último ideograma 年 es nian, año]. Aunque esta identificación del año con un animal dá mucho juego en los horóscopos, tiene una aplicación práctica para dar la edad, en vez de con un número, con un intervalo de doce años.
  • Las calificaciones de los estudiantes en Taiwan, siguiendo el modelo inglés de notas A, B, C, D y F, empiezan por 優 “excelente” y sigue por la rama celeste que corresponde a este año Jiǎ (aparte de 優 yōu, los otros cuatro niveles son los ordinales, y a su vez ramas celestes, 甲 jiǎ, 乙 , 丙 bǐng,丁dīng).
  • Algunas citas sobre China: «en lengua chinesca habrá un mes que me escribió [el grande Emperador de la China] una carta […] porque quería fundar un colegio donde se leyese la lengua castellana, y quería que el libro que se leyese fuese el de la historia de don Quijote. Juntamente con esto me decía que fuese yo a ser rector de tal colegio. Preguntéle al portador si su Majestad le había dado para mi alguna ayuda de costes. Respondióme que ni por pensamiento.» Miguel de Cervantes Saavedra en su Dedicatoria al Conde de Lemos del El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615); «Cuando China despierte, el mundo temblará.» Napoleón; «Los chinos escriben las letras de arriba abajo, como si después fueran a sumar lo escrito.» Ramón Gómez de la Serna; «De aquí a cien años todos calvos/solían decir los padres capuchinos./Ahora, cuando se quitan las capuchas/dicen, de aquí a cien años todos chinos.» José Bergamin Cuadernos de Ruedo Ibérico 1967; «Malas noticias para los patriotas: todas las banderas están hechas en China.» El Roto (El País Semanal 31/diciembre/2006).   
  • También el 31/enero celebra Nauru su Día de la Independencia (en 1968); es desde 1999 el país más pequeño de la ONU (una población estimada de 9.434 personas) y aparece en la relación de refugios fiscales de ciudadanos chinos.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.