¿Mentira sobre un error?- José María Barja Pérez

JOSE MARIA BARJA¿Mentira sobre un error?

La noticia era que los casi 600.000 euros de responsabilidad civil de la infanta Cristina se habían ingresado en una cuenta errónea. Luego se concretó que se trataba de la cuenta de un juzgado de Barcelona, en lugar del número 3 de Palma de Mallorca. Pero el bufete Roca Junyent, incluso en boca de su titular, precisó que el error se debía al baile de dos números. En la noticia que publicó El País (página 20 del 18/diciembre/2014) se precisa que «el fallo consistió en un cambio en el orden de dos cifras del número de cuenta, ya que la de Instrucción 3 de Palma acaba en 0458 y la del juzgado barcelonés en 0548.» La explicación ofrecida no es plausible, salvo que esos cuatro números sean los de identificación del juzgado en un listado, y no parte del número de cuenta.

Dejemos fuera la improbable casualidad de que, modificando algo en un largo número de cuenta, saltes de la de un juzgado a la de otro, y no a la cuenta de un particular. Pero el código C.C.C., establecido por la banca española en 1989 la cual se resiste a sustituirlo por el IBAN, aunque tiene un par de defectos en su diseño, detecta siempre cualquier error de transposición de dos cifras. Eso levanta la duda de si alguien ha mentido, o de que ni los periodistas, ni los abo­gados, saben de la existencia de los dígitos de control que suelen aparecer impre­sos bajo el acrónimo D.C. en la comunicación bancaria. Ambas opciones son preocupantes, aunque la segunda se cura con algo de instrucción.

Datos:

  • Tal vez la desaparición de Google News, o la ineptitud del periódico, provoca que solo aparezca parcialmente en la web la reseña que la edición impresa titulaba «La Infanta abona en la cuenta correcta los 600.000 euros». Aunque también está firmada desde Palma por Andreu Manresa, la original «La Infanta mueve los casi 600.000 euros al juzgado de Mallorca», fue aparentemente completada con información de la agencia EFE, que sí incluye esos datos sobre los números de las cuentas.
  • El Código Cuenta Cliente (C.C.C.) fue recomendado por el Consejo Superior Bancario (17/diciembre/1989) y la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorro); aparece descri­to por la Comisión de Organización, Automatización y Sistemas de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Colección de normas operativas 35, marzo 1993). Son 20 dígitos distri­buidos en cuatro campos: entidad (4 dígitos, de acuerdo con la Codificación de Entidades del Sistema Financiero), sucursal (4 dígitos, asignados por cada entidad), D.C. (2 dígitos) y número de cuenta (10 dígitos, asignados por cada entidad). Los dos dígitos de control se calculan en la “aritmética del reloj de 11 cifras” como la suma de los productos de 10, 9, 7, 3, 6, 1, 2, 4, 8, 5 respectivamente con cada uno de los 10 dígitos obtenidos al anteponer dos 0 a los ocho dígitos entidad-sucursal y con los 10 dígitos del número de cuenta. En una hoja de cálcu­lo eso se escribe dg = MOD(SUMPRODUCT(coeficientes; números cuenta); 11). Además está incluida la regla de que si el cálculo del dígito de control vale 10, se substituye por 1; eso es un defecto que provoca que el código no detecte todos los errores de una cifra. Y adicionalmente, al colocar los dígitos de control en medio de los campos, no se detecta el error de intercambiar el segundo dígito de control con el primer dígito del número de cuenta.
  • Esos coeficientes del código C.C.C. son sucesivas potencias de 2 en la aritmética módulo 11 [por ejemplo, 9 = MOD(2 * 10; 11) y así sucesivamente, 7 = MOD(2 * 9; 11), …], lo cual hace muy fácil explicar porque se detectan las transposiciones de dos cifras consecutivas. Si cambia­mos un par de dígitos x y por y x, eso produce un cambio de valor del dígito de control pues de p x + 2 p y, se pasa a p y + 2 p x, esto es, una diferencia de p (x-y), la cual no es 0 salvo que x = y, esto es, sólo en el caso de que se intercambiasen dos cifras iguales. En el caso de las presuntas cuentas de los juzgados, como se ve abajo, se obtiene un cambio de 4 unidades en el dígito de control. Si hubiesen utilizado el IBAN, no sólo habría cambiado el dígito de control del C.C.C., sino también las dos cifras que siguen a ES, que son los nuevos dígitos de control que se calculan como 98 – MOD(C.C.142800; 11).

cuenta 8 cuenta 4

Este 26/diciembre termina la “semana grande” de Bali, los diez días de Galungan; es un día festivo en muchos países, incluidos los que hacen referencia a San Esteban, como el Sant Esteve (Cataluña, Baleares):  Santo Stefano (Italia), Stefanitag (Austria),  Stefanstag / S. Etienne / S. Stefano (Suiza),  Saint Stephen’s Day (Irlanda), Stiewesdag (Luxemburgo), Boxing Day (Australia, Canada, Nueva Zelanda, Reino Unido), Zweiter Weihnachtsfeiertag (Alemania), Tweede Kerstdag (Paises Bajos), Andre juledag (Noruega), Bosiæ (Croacia), Lendemain de Nöel / Tweede Kerstdag (Bélgica), Day of Goodwill (Sudáfrica), Tapaninpäivä (Finlandia), Annandag Jul (Suecia). El 27, además de la fiesta  Kuningan en Bali, es Public Holiday en Australia, Irlanda y Reino Unido, al igual que el 28, cuando se celebran Santos Inocentes y en Coruña era el Día de la Guardia Urbana (establecido en 1845 para la Ronda Municipal). El 30/diciembre en  Santiago de Compostela se mantiene la conmemoración  de la Traslación del Apostol (establecida en 1646 por las Cortes de Castilla). El último día del año llamado en Alemania Silvesterabend (en tal fecha del 335 falleció el papa San Silvestre), es en Filipinas el Día de Rizal (el héroe nacional fusilado en la madrugado de ese día de 1896).

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.