Porque lo llaman austeridad cuando quieren decir sádica mortificación- Isidoro Gracia

ISIDORO  GRACIAPorque lo llaman austeridad cuando quieren decir sádica mortificación
Se ha instalado en la sociedad europea, y muy en especialmente en la española, lo de llamar a procesos y hechos de forma diferente a las que las definiciones del diccionario establecen.
Y no es ni casual, ni ingenuo, que sean los portavoces de gobiernos y de las fuerzas políticas y económicas quienes hagan uso repetido, más bien abuso continuado, de una práctica que se define por aquel aserto de de un dirigente de infausta memoria: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.
Cierto es que el diccionario no valora en sus definiciones la bondad o maldad de los términos que define, por lo que hay buscar en otras fuentes aquello  a que me estoy refiriendo. Aristóteles es una fuente fidedigna y aceptada como referente en toda Europa, y en su Gran Ética lo dejó claro hace ya 2400 años: Gastar donde es conveniente y solo en la cantidad conveniente es virtuoso, pero así como el bien tiene una sola forma, el mal toma varias,  la avaricia, la tacañería, la sordidez, la avidez o la voracidad, son la enfermedad multiforme de la ilíberalidad. (Lo contrario a la virtuosa liberalidad generosa).
Para ver si esto es aplicable a la Europa y España actuales bastará analizar la situación basándonos en los objetivos declarados por sus dirigentes y sus documentos básicos.
El Consejo Europeo adoptó en 2010 la autodenominada Estrategia Europa 2020. Para ese año, según el documento “ debería haber 20 millones de personas menos en riesgo de pobreza o exclusión social“. Sin llegar  a lo de la Constitución Española de 1812, de conseguir la felicidad, la actual recoge que una función principal de la Nación es “…promover el bien de cuantos la integran…”
La Comisión, en el documento de balance de Europa 2020 del pasado año, reconoce que en lugar de progresar hacia el objetivo de reducción de 20 millones, la pobreza y la exclusión social han aumentado hasta a afectar a 1 de cada 4 ciudadanos en la UE: 124,2 millones (2012), aumentando a razón de unos 7 millones de nuevos pobres por año. También recoge que el objetivo de empleo, 75% de la población activa empleada, en lugar de progresar  también se ha visto reducido ininterrumpidamente, de 68.9% en 2009 a 68.4% en 2012, con un incremento del desempleo de 7.1% en 2008 a 10.9% en 2013. Pero sobre todo, siendo este dato el más preocupante, que el empleo ya no garantiza la salida de la pobreza,

Los datos de Eurostat demuestran que los países que peor evolucionan, y con tasas más altas, son generalmente los mismos que han estado bajo la supervisión de la Troika o bajo una gran presión para reducir el gasto público mediante medidas de austeridad (caso de España).
El análisis  de las causas lo completó el anterior comisario de empleo Andor: “las recientes reformas fiscales han tenido un impacto agresivo, donde las rentas bajas se han visto afectadas más duramente que las demás.”
Llama la atención que en ese tiempo, los países más radicalmente defensores de lo que muchos expertos ya califican de austericidio (Alemania,  Países Bajos y Suecia), son los que han reducido sus índices de pobreza, lo que viene a ser prueba de que algo más que la lógica económica lo que está detrás de las decisiones, como muy probablemente es un nacionalismo camuflado de ortodoxia, no es de extrañar que surjan en los “perdedores” movimientos de autodefensa con similar trasfondo ideológico.
En los últimos días la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social ha presentado un informe, sobre la evolución de la vulnerabilidad social entre los años 2009 y 2013 en España, con datos del INE, entre los 12,8 millones de personas a los que se refiere el estudio, hay 9,6 millones bajo el umbral de la pobreza y 2,8 millones de personas con una severa falta de recursos, en total más del 27 % de la población, a pesar de un cambio del sistema estadístico (con los criterios de 2004 sería el 28,4%).
Aún cuando es algo que se olvida casi siempre, hay que recordar que el conjunto de la UE y España en 2013 produjeron sustancialmente la misma riqueza (según fuentes tan poco sospechosas como el FMI o el BM)  que al comienzo de la crisis, por lo que la situación no deviene de que haya menos recursos, sino de que se reparten de forma diferente.
Así pues los copagos, las subidas del IVA, los recortes en el salario social (Educación, Sanidad y Servicios sociales), desahucios,  etc. no pueden ser calificados de algo virtuoso como la austeridad sino parece más propio situarlos el lo que está poniendo de moda la última película de impacto mundial: una sádica mortificación, al servicio de intereses, que por mucho que se justifiquen propagandísticamente no son nada virtuosos.
Febrero de 2015

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Isidoro Gracia Plaza. Guarda el enlace permanente.