También el ejercito, en manos del PP, sufre daños en su imagen- Antonio Campos Romay

48a4e-imagesTAMBIÉN EL EJERCITO, EN MANOS DEL PP, SUFRE DAÑOS EN SU IMAGEN.

Un  reportaje de Jordi Évole nos refiere descarnadamente  la historia de una capitán del Ejército que vio cómo su vida y su carrera militar se iban a hacer puñetas por el acoso enfermizo y descerebrado de un superior suyo, el teniente coronel ISIDRO JOSÉ DE LEZCANO-MÚJICA. Este sujeto, indigno del uniforme en el que embosca su miseria moral, sumó a sus ataques libidinosos hacia la capitán, el acoso laboral.  Este “héroe”  de opereta, con el honor en las estrellas (esas tan lejanas que resultan inasequibles), ejerció su “heroica vocación militar” babeando por los rincones para acosara y agredirla cuando esta no se doblegó a sus indecentes propósitos o le informa que va dar parte de los mismos a sus superiores.  La Institución militar cuando la oficial da el difícil y valiente paso de poner en conocimiento el comportamiento desenfrenado del teniente coronel ISIDRO JOSÉ DE LEZCANO-MUJICA, en lugar de escuchar y amparar a la ofendida, zanjando de forma expeditiva y legal el tema,  mira al tendido primero y, luego pone  la maquinaria  en son de desprestigiar y humillar a la capitán. Sin que falten la coacción, las amenazas, mentiras y denuncias falsas. El estamento militar empeñado en tapar las vergüenzas llega hasta el extremo de llamar a la diputada Irene Lozano (UPyD), para exigirle garantías de que dejase de hacer “ruido político” con el caso…Previamente le habían puesto toda clase de dificultades por el camino. Sobre esa misma cúpula militar recaen sospechas de alentar con escasa sutilidad órdenes a sus subordinados para poner pintadas amenazadoras contra la capitán…

Si la cobardía permitiese a este individuo participar en misiones internacionales, ¿qué garantía tiene España de que su prioridad no sea el acoso sistemático de las ciudadanas de los países donde se interviene aprovechando su situación de desvalimiento?. ¿Es esto lo que deseamos cuando nuestro Ejército sale al exterior? Cuando este sujeto vuelva a ponerse el uniforme ascendido a coronel por el gobierno, el compadreo de su ministro del ramo y las amplias tragaderas del PP… ¿lo hará antes o de después de estudiar sus antecedentes psiquiátricos para saber si  ha corregido su patología enfermiza de acosador de aquellas que considera débiles por sus circunstancias concretas, y por ello de pisoteables en orden a su rango y condición de género? ¿Este es el ejercito que todos deseamos hoy, cuarenta años después de  la dictadura militar y  una transición, con  “ruido de sables” y el intervencionismo más grosero sobre “temas civiles”?  ¿Esta es la “política militar que la derecha española de Rajoy, capitaneada  por su sector más extremista nos quiere legar?. En cuanto a este sujeto, ¿no sería mejor enviarlo a Valladolid con el alcalde León de la Riva, como jefe de su policía local?  Seguramente habría una magnifica sintonía entre estos dos especímenes que deshonran al hombre como ser normal y equilibrado.

La insultante realidad, un motivo más de indignación entre las muchas indecencias y atropellos que inundan esta monarquía bananera, la muestra este delincuente condenado a 2 años y 10 meses,  por abuso de autoridad y trato degradante, en Alcalá Meco. La sentencia quizás no sea casualidad, como casi nada lo es…Con la doctrina militar dos meses más le hubieran significado salir de la carrera militar. El delincuente convicto, ISIDRO JOSÉ DE LEZCANO-MÚJICA,  ha sido premiado por el PP y su hombre en Defensa, Morenés, con el empleo de coronel. La agredida, acosada y perseguida, hoy comandante,  se irá a la calle.  El jefe de la monarquía bananera, a la vez Capitán General de los Ejércitos, jefe supremo de los mismos,…no dice ni pio…Los altos mandos castrenses menos, y menos todavía, el ministro Morenés,  sujeto muy conocido en el negocio de las armas y que promovió a general al muñidor del tema. El, es el gran encubridor y responsable político.

Si nadie actúa con decencia en el caso, el descredito recaerá injustamente sobre toda la Institución. La militar acosada  manifestaba en una declaraciones: “Ésa es la cúpula militar que tenemos (y que yo estoy convencida de que no nos merecemos), cúpula en la que no todos, pero sí muchos son cobardes, y se parapetan bajo un uniforme y se llaman patriotas. Enarbolan la bandera mientras escalan en sus carreras. Poco importa que se aprueben injustas normas ad hoc para favorecer a los de siempre… Se cometen atropellos contra la dignidad y los derechos de las personas. Ellos podrían cambiar las cosas, pero les conviene mantenerlas como antaño.

Mi historia termina así, con mi adiós a las armas, mi despedida de una profesión que amo (…). Creo que es la primera vez que un militar se atreve a contar su historia aportando nombres y apellidos de “compañeros” en activo para poner caras a los culpables. Lo hago, en primer lugar, porque creo que hay que denunciar a los responsables, porque hay muchos militares honrados dejándose la piel, y hay que diferenciarlos. En segundo lugar, porque no todos somos iguales ante la ley, pero tampoco ante la corrupción, el servilismo…

Tengo la firme convicción de que el Ejército español necesita un cambio importante, necesita una reestructuración orgánica y de mentalidad para conseguir una mayor operatividad (…), pero, sobre todo, se necesitan verdaderos líderes que lo dirijan. Que el cumplimiento de las leyes y la transparencia entre a raudales en esta oxidada estructura, porque el Ejército necesita rejuvenecer.

Supongo que me queda por oír muchas veces la cantilena de “Ya sabías lo que había cuando ingresaste” o “Si no te gusta, vete”. Por mi parte, sigo considerándome una verdadera patriota que ama a su país y cree en la necesidad de unas Fuerzas Armadas eficaces.

Cuando decidí denunciar a Lezcano, supuse que mi trayectoria profesional se vería afectada y que, probablemente, tanto José (su esposo) como yo nos veríamos privados de destinos o de cursos por “habernos enfrentado al sistema”, pero nunca imaginé que la injusticia triunfaría de tal modo. No me voy, me han echado (…). Asumo que tendré que empezar de cero y no pienso rendirme para ser feliz”.

El Ejército de España, tras un largo camino de reconciliación con la sociedad, no se merece, ni ciertos políticos ni ciertos mandos militares. Dice el todavía ministro Morenés, que se ensucia el nombre de las FFAA… No ministro es usted quien lo ensucia. Ascendiendo a coronel a apologetas del golpismo que lo celebran en unidades militares con paella…Haciendo generales a quienes no se privan de hacer política desde su mando…Ocultando trapos sucios y siendo cómplice de sus autores…Usted ministro, el gobierno al que pertenece y algunos mandos que frívolamente promociona para no se sabe que espurios intereses…Eso si enlodan la imagen de unas FFAA modernas y con vocación democrática. FFAA en las que la inmensa mayoría de sus miembros se distinguen de forma ejemplar en sus misiones, y en los diversos escenarios que cubren, merecen cariño y respeto.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.