Europa y África, una relación tormentosa – Carlos Rico

???????????????????????????????Europa y África, una relación tormentosa
Si, es una relación difícil para los africanos, una relación que viene de lejos y no supimos desde esta Europa hacerla una relación normal.
Los gobiernos europeos se quejan airadamente, protestan, se molestan cuando los negros africanos intentan acercarse a las costas europeas, a las sociedades europeas que son, notablemente más ricas que sus sociedades africanas.
Pero, ¡qué difícil resulta entender esa realidad si no la vemos en una gran perspectiva!
¿Cómo es posible que se vean comunidades negras en toda América?
Desde el norte anglosajón hasta el sur ibérico.
Desde las islas del Caribe hasta la costa sudoriental de los Estados Unidos, en las costas del Caribe, en Brasil, Uruguay y en las costas occidentales de América, desde el Perú hasta Michoacan en México.
Y aunque hubiera habido alguna intervención africana en América, ello no podría explicar cabalmente la cantidad de negros que perviven en todo el continente, ni que las comunidades existentes se hubieran ubicado en las dos orillas americanas, las del Atlántico y las del Pacífico.
Tuvo que haber alguna otra causa, ya que no se registran, desde Colón en adelante, expediciones africanas masivas.
Su presencia en América tiene un origen más siniestro y mercantil.

Fueron los europeos quienes trasegaron población negra desde sus asentamientos originales hasta la América cuyos pobladores originarios no podían asegurar la explotación del “nuevo” continente.
Ingleses, holandeses, españoles, franceses, portugueses compiten por abastecer a las colonias de mano de obra que será esclavizada.
Esa Europa que hacía más firme su carácter “cristiano” tras haber derrotado a lo largo de varios siglos el poderío del Islam. Desde la católica España que destierra a musulmanes y judíos, y que vence a los Turcos, hasta los cristianos reformados que apartan su piedad en pos de la riqueza.
Es aquella Europa la que durante siglos trafica con la población africana, provocando el empobrecimiento de las comunidades africanas por falta de brazos, y es la misma Europa que en tiempos más modernos se lanza a la “colonización” de un continente al que sangrías continuadas dejaron sin líderes, sin energías y cortaron la historia de los pueblos africanos.
Los europeos se instalaron para explotar “racionalmente” las riquezas africanas, para sobre-explotar a las poblaciones locales, para enriquecer con su trabajo extenuante las arcas de los imperios, reinos y reyes.
Europa tiene una deuda enorme con África y con los africanos. Una deuda histórica y que, de pagarse, llevaría paz y progreso a toda África. Una deuda humanitaria, una deuda que debería hacer imposible que impidiésemos llegar a nuestras costas a quienes huyen de una miseria y una situación socio política que Europa ha sabido instalar profundamente.
Los gobiernos de Europa se erigen en los “custodios-de-lo-que-debe-hacerse”, son  en realidad, los malhechores verdaderos y los responsables del desastre. humanitario que se abatió y aún se abate sobre el África.
Hoy los africanos se lanzan al Mediterráneo y hasta al mismo Atlántico en embarcaciones y en condiciones de temeridad absoluta. para alcanzar la frontera de la Europa rica.
Esa Europa de la gran clase media, de los electrodomésticos, de los zapatos y zapatillas y ropa de todas las marcas, ese sueño al que también nosotros nos creemos que es posible acceder.
Lamentablemente, los gobiernos europeos no quieren poner fin a esta situación, y hacen todo lo posible para que parezca que no pueden o no saben hacerlo.
Parece que esto de someter al África a los designios de las élites europeas tiene que convertirse en una “tradición” y sabemos lo que las tradiciones pesan en esta Europa.
Es hora de ponerle fin a este despropósito que sume al África a la miseria y convierte a los europeos en seres necios.
Es hora de detener la máquina de explotar, es hora de la ayuda franca y sincera, a fondo perdido, ya que lo que África perdió fueron millones de sueños y vidas irreemplazables.
Como todas las vidas.

 

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Carlos Rico, ESPACIO LITERARIO. Guarda el enlace permanente.