Un nuevo cómputo para la Pascua – José María Barja Pérez

491c7-josc3a9mc2aabarjaUn nuevo cómputo para la Pascua

Un comentario del papa Francisco sobre la determinación de la fecha de la Pascua despertó curiosidad y opiniones entre el sector turístico. El algoritmo propuesto “el segúndo domingo de abril” suena bien, parecido a las reglas anglosa­jonas que fijan el Thanksgiving o el Labour Day. Pero aunque el pontífice de la iglesia católica pueda modificar la regla actual, su intención es compartir la fecha con las otras iglesias cristianas (evangelistas, ortodoxos, coptos y etíopes). Y ahí reaparece una larga historia de desencuentros y “discusiones bizantinas”, que condujo incluso al empleo actual de calendarios diferentes. Debemos recordar que la reforma del papa Gregorio XIII en 1582, suprimiendo incluso 10 días de un año, pretendía ajustar la fecha pascual con el solsticio de primavera, que está en el origen de la festividad, referida a la Pésaj, la fiesta judía de la liberación. Pero si los británicos tardaron 170 años en realizar el cambio al New Style (eufemismo para evitar referencia al papado) y ello por que el desfase producía que las fechas pascuales cayesen en verano, tenemos una aproximación a las dificultades de una decisión que tiene amplias consecuencias sociales.

Una vez más en un mundo globalizado descubrimos que están en vigor otros calendarios que regulan, de modo análogo pero diferente, la vida cotidiana de los ciudadanos. No se trata de “borrar el rol de la luna” (cuando el calendario que usa más gente, 农历, el calendario agrícola chino, es un modelo lunisolar astronó­micamente ajustado) sino de conseguir acordar una celebración común por gentes de distintos continentes y mentalidades. Pero, como decía H. L. Mencken, «para todo problema humano puede encontrarse una solución simple, clara y equivocada.»

       Datos:

  • La fiesta original judía, la Pésaj comienza el 14/Nisan, la mitad de ese mes lunar del calendario hebreo, esto es, plenilunio. Lo acordado en el concilio de Nicea fue que la Pascua sería “el domingo que sigue a la luna llena siguiente al equinoccio de primavera”. Aparte de provocar cismas, este problema computacional, el computus, fue la ocupación de eclesiásticos en oscuras épocas medievales; incluso Gauss, el Príncipe de las Matemáticas, cuando era muy joven se ocupó de ese cálculo.
  • En el ruido mediático suscitado por el comentario papal destacan las afirmaciones del uso de un calendario lunar y que la idea era «fijar una fecha fija» (sic). Para el uso agrícola las fases lunares proporcionaban una muy buena aproximación temporal, pero el uso de un calendario solar requería desarrollar algoritmos que determinasen la fecha de los festivos. Ese fue el origen de unos procedimientos de cálculo que permitían, consultando un “calendario perpetuo”, averiguar cual era el domingo de Pascua. La propuesta nueva no fija una fecha sino que propone una regla simple sobre el calendario “usual”, que hoy no es el único usado.
  • El ciclo de la Pascua, el número de años en el que se vuelven a repetir las fechas, calculado en el calendario juliano es de 532 años: el mínimo común múltiplo de los 19 años del ciclo metóni­co y los 28 años del circulus solaris, el período tras el cual los mismos días de la semana vuelven a estar en las mismas fechas del calendario (esto es, el mínimo común múltiplo de los 7 días de la semana y los 4 años de un período juliano). Tras el cambio gregoriano, para repetir todas las fechas de la Pascua en el mismo orden se tarda 5.700.000 años: el mínimo común múltiplo de 19, 400, 4.000 y 9.375 debido al ciclo metónico, al ciclo semanal gregoriano y a lo que tardan en añadir 30 días, respectivamente, las correcciones de los bisiestos y del ciclo metónico. El calendario judío se repite sólo tras 689.472 años.
  • La Pascua actualmente cae en un domingo entre el 22/marzo y el 25/abril inclusive, en los siete días posteriores a la luna llena astronómica. Ello provoca que la Feria de Sevilla, fijada en la «tercera semana posterior a Semana Santa, entre los días martes a domingo» ocasionalmente caiga en mayo. Con la nueva regla propuesta la Pascua caería entre el 8-14/abril, con lo cual, si se mantiene la regla de la Feria, esta pasaría a apodarse “de Mayo”. En 2011 eso ya ocurrió y en el jueves de Corpus se prendieron las hogueras de San Juan; pero en 2038, de seguir el algoritmo actual, como la Pascua sería el 25/abril, volverá a ocurrir e incluso en ese año Corpus coincidirá con San Juan.
  • Con la nueva regla, las fiestas movibles ligadas a la Pascua tendrían también unos rangos de fechas nuevos: Martes de Antroido (47 días antes, 20-26/febrero), Ascensión (39 días después, 17-23/mayo), el Rocío (50 días después, 28/mayo-3/junio) y Corpus (60 días después, 7-13/junio).
  • Conociendo ds, el día de la semana del 1/abril de un año (1 domingo, 2 lunes,…) la regla del “segundo domingo” se aplica fácilmente: el domingo de Pascua sería 7 + MOD(1 – ds; 7) días después del primero de ese mes. Y como hay 90 días entre el primero de año y el 1/abril (91 días en los años bisiestos), el día semanal de éste es el anterior al del de inicio del año (y el mismo en los bisiestos). Por lo tanto, como un Año Santo Compostelano ocurre cuando el año comienza en viernes, si es común, o en jueves, si es bisiesto, con la nueva regla en todos los ASC la Pascua sería el 11/abril.
  • Dado que la diferencia actual entre los calendarios juliano y gregoriano son 13 días, la fecha en juliano de la Pascua varía entre el 4/abril y el 8/mayo en el gregoriano; en 2014 ambas coincidieron en el 20/abril. Eso sí, desde 2100, que no es bisiesto gregoriano pero si juliano, y hasta 2199 la diferencia pasará a ser 14 días; y así la regla para los que usan el juliano tendría la forma el “cuarto domingo de abril” (de su calendario).
  • Dos calendarios que también tendrían que encajar la propuesta papal son el copto y el etíope, que rigen a esas antiguas iglesias cristianas. Ambos proceden de la última reforma del egipcio y están divididos en meses de 30 días más un período de 5 o 6 días “adicionales” para completar un año solar igual al gregoriano. Su año nuevo, en el 11/septiembre, contiene hoy referencias a Cataluña y al ataque terrorista del 2001 a las Torres Gemelas, pero, además de entre si, están totalmente coordinados con el gregoriano entre marzo y septiembre. Así la regla papal para 2018 se traduciría en el “quinto domingo del mes Paremotep” para la Pascha copta y “del mes Magabit“ para la Fasika etíope, si terminan por aceptar ese cómputo.
  • La fecha límite de la Pascua en la nueva forma, el 14/abril, aparte sus connotaciones republicanas, es la fecha del inicio de año en Bangladesh y otros países de Asia. Curiosamente por ambas reglas en 2047 el domingo de Pascua será tal día, mientras que, por la regla nueva, también lo sería en 2019, 2024, 2030, 2041, 2047… (nótese la secuencia “picheleira” 6-5-6-11).
  • La definición del Thanksgiving norteamericano es el “cuarto jueves de noviembre” lo que fija un puente que comprende el Black Friday, el viernes donde se aprovecha para realizar las compras de Navidad (y cambian a positivas las cuentas “en rojo” de los comercios). Claro que ese puente en USA palidece ante el superpuente que disfrutaremos el próximo año por la celebración en jueves de la Inmaculada, tras el martes de la Constitución.
  • Cuando se publica que los últimos ataques terroristas conmemoran el cumpleaños de la proclamación del califato por Daesh el 29/junio/2014, que era 1/Ramadán/1435, habría que decir que tal aniversario ocurrió el 18/junio/2015, siguiendo el calendario de la Hégira.

Tras la celebración el 3/julio en Bielorrusia de su Día de la Independencia (en 1944 de las tropas alemanas; el país se independizo de la Unión Soviética el 25/agosto/1991), el 4/julio, que como primer sábado de julio desde 1995 es el Día Internacional de las Cooperativas, se inicia con el Independence Day (la de U.S.A. en 1776) una sucesión de tales fiestas: 5/julio, Venezuela (de España, 1811), Argelia (de Francia, 1962) y Cabo Verde (de Portugal, 1975); 6/julio Malawi (del Reino Unido, 1964) y Comores (de Francia, 1975); 7/julio, Islas Salomón (del Reino Unido, 1978); 9/julio, que es el festivo bahaí Martirio del Bab (su fusilamiento en Tabriz en 1850) y Día de la Constitución en Palau (independizada de U.S.A. en 1994), Argentina (de España, 1816);  10/julio Bahamas (del Reino Unido, 1973).

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, José María Barja Pérez. Guarda el enlace permanente.