Consejos para un candidato a presidente y a sus posibles aliados – Isidoro Gracia

57454-isidoroConsejos para un candidato a presidente y a sus posibles aliados
Se lee poco, los políticos no son una excepción por ello se pierden lo que muchos libros, y otros soportes de comunicación, enseñan de experiencias históricas,  que hoy serían muy valiosas.
En una conversación entre amigos, todos nosotros interesados en la política, el más joven llamó la atención sobre que muchos de nuestros argumentos estaban basados en principios e ideas que se sustentaban en escritos, experiencias e historias que no son las que hoy generan opinión, en especial entre los votantes más jóvenes. Él afirmaba que una gran parte de esos posibles votantes validan como propias las ideas que se les venden,  ya elaboradas y sin filtrar, sobre todo, desde dos soportes la televisión y las redes de internet, sostenía que incluso la prensa escrita exige un esfuerzo intelectual que muchas personas no están en condiciones de afrontar, bien porque no quieren, bien porque simplemente no pueden.
Como se supone que los que quieren ejercer como dirigentes deben beber de fuentes más variadas y complejas para tomar sus decisiones, paso a analizar la actual situación desde la perspectiva de que ellos tienen obligación de esforzarse en entender  y digerir lo escrito por gente sabía, para elaborar sus propias ideas.
Para los que defienden una gran coalición. sobre todo el actual presidente en funciones, sería útil conocer lo que Maquiavelo recoge en su libro “El Príncipe” entre las causas por las que los príncipes pierden sus estados, y, evidentemente, sus aliados sufren graves consecuencias. El capítulo XIX dice: El príncipe debe evitar ser despreciado y aborrecido y contiene la siguiente frase literal “se hace odioso por ser rapaz y usurpar las propiedades de sus gobernados”, es bastante probable que la abundancia de los casos de corrupción en el partido del presidente y los muchos desahucios, copagos, subidas injustificadas de impuestos, etc. podrían pasar rápidamente factura al conjunto de la coalición. Continúa el mismo capítulo: “Un príncipe cae en el menosprecio cuando pasa por variable, ligero, pusilámine e irresoluto” (prometo que yo no he añadido nada), prefiero que cada lector haga su valoración sobre a quién aplicar los calificativos, que contribuirían al menosprecio de los ciudadanos.

Es claro que mi consejo de lectura se dirige sobre todo a los posibles socios o aliados.
Respecto a la alternativa, que algunos califican de izquierdas (yo no coincido con esa definición) las referencias las he encontrado unos cientos de años después. Mao alecciona a los posibles dirigentes en el apartado XVII del Libro rojo: “Debemos ser modestos y prudentes, prevenirnos contra el engreimiento y la precipitación”; más adelante en el apartado XXVII continúa:”Es difícil para cualquier partido o persona evitar los errores…. Si cometemos un error, debemos corregirlo y cuando más rápidamente y a fondo, mejor”. Creo que las dos frases serían muy, pero que muy, útiles a algunos de los recién llegados al Parlamento. También dejo al lector el sujeto o sujetos a quienes mejor se aplica el ejemplo.
Lo de la posibilidad de errar y la necesidad de corrección urgente y a fondo del error, es de aplicación a todos los actores del proceso político en que nos encontramos, por lo que su consciente conocimiento  y asimilación es un consejo general.
Sin embargo el consejo específico para los candidatos a  “príncipe”, es decir a candidato a Presidente, lo encontramos en un soporte más próximo a los jóvenes un comic de René Goscinny (guionista de Asterix el galo) titulado “Las aventuras del califa Harún El Pussah”  en el que el bonachón y un poco despistado califa sufre el permanente acoso de su visir Iznogud que “quiere ser califa en lugar del califa” usando toda clase de tretas, tácticas, estrategias y alianzas. El consejo es meridiano,  para ser presidente y ejercer como tal debe de evitar, a toda costa, los ofrecimientos de cualquiera que muestre indicios de sufrir el síndrome de Iznogud. Y desde luego tiene prohibido, por razones muy contundentes, nombrarle visir.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Isidoro Gracia Plaza. Guarda el enlace permanente.