NO…NO es el mismo caso – Antonio Campos Romay

48a4e-imagesNO…NO ES EL MISMO CASO …

Antonio Campos Romay

No sin perplejidad cabe oír que el responsable único y malévolo del bloqueo institucional es el PSOE. Poco se dice del campo de minas con que el Sr. Iglesias Turrion sembró un día sí y otro también en los meses de diciembre y enero el espacio político para dinamitar cualquier posible gobierno. Ni de los que hoy se ufanan en gestionar el naufragio socialista y que con no menos entusiasmo cegaban uno tras otra las posibilidades de maniobra del Sr. Sánchez. O como el hoy postulante enfermizo de la abstención en pro de sus intereses – que no de la sociedad – tras su  cínica cobardía en asumir el encargo  del jefe del estado, ni de lejos contemplaba  ésta  en favor de quien había aceptado la responsabilidad de formar gobierno.

Es cínico decir, cuando la cosa va de guarismos,  que estos no dan, cuando es palmario que la Sra. Pastor preside el  Congreso con una Mesa a imagen y semejanza del gobierno en funciones producto de un pacto con las derechas de diverso tipo en la Cámara.  ¿Acaso no es ahí donde el Sr. Rajoy ha de buscar su mayoría? ¿No es acaso torticero exigirla, unas veces de forma plañidera y otras desde chantajes catastrofistas a quien se supone tiene planteamientos con escasísimos puntos en común?

Durante muchos meses fue cansino el mantra de la gran coalición…El  ejemplo era Alemana, espejo de algunos y pánico de muchos. Defensores de la tesis, la gran mayoría de los medios de comunicación. Y los “exes” con atormentado  manejo de sus particulares  jarrones chinos,  o líderes territoriales de liderazgo en ocasiones inestable. Protagonistas de una situación irónica en la que  “ex y no ex”  son  elogiados y jaleados sin recato  por los sectores más conservadores y  por los  lobys  económicos fieles a la fórmula “más mercado y menos Estado”.

Ante tal entusiasmo cabe cierta perplejidad, al ver  que como en el caso del bloqueo político, se sustraen de la ecuación datos dignos de interés: en este caso referidos a la derecha  con la que pactó la socialdemocracia alemana.  Por vía de ejemplo… que la derecha alemana renace  tras la guerra de la mano de un demócrata, Konrad Adenauer, marginado y encarcelado por el nazismo.

Que un político brillante, el conservador Sr. Helmut Kohl, tras negar la evidencia del caso, se vio en la tesitura de dejar la política por un donativo inadecuado a su formación  de unos 50.000 euros… Que ministros se van por plagiar una tesis doctoral.  Que la Sra. Merkell cumple a rajatabla las leyes de desnacificación imperantes, sin tolerar apología del nazismo y menos pronunciamientos en su favor de sus colegas, tengan el rango que tengan. Ni monumentos ni nomenclátor que exalten al criminal nazi ni a sus compinches.

Sin descartar casos aislados de posibles actos incorrectos,  el derecha de la Sra. Merkell NO está imputado como tal, NO están procesados sus máximos dirigentes por docenas ni bajo sospecha de corrupción. NO existen atisbos de financiación ilegal de las campañas. NO hay tramas organizadas de corrupción a su servicio. NO hay una sola evidencia de que la Canciller, haya dirigido mensajes a  corruptos al servicio de su partido, mostrándoles apoyo y aliento.

Entrando de lleno en esta coalición convendría conocer que para uno de sus socios no es oro todo lo que reluce. La socialdemocracia, como muleta de la derecha, terminó de hundir su proyecto político, sobre todo, a partir de la senda neoliberal introducida por su ultimo Canciller, el Sr Schroder, y su “Agenda 2010″. Un programa de reformas que desde la propia socialdemocracia se han calificado como “destrucción del Estado del Bienestar y desmantelamiento de la protección social”. Severas restricciones sobre leyes concernientes al trabajo, la salud, la emigración o las pensiones.

El SPD es un partido con 150 años de existencia, que gobernó 27 de los últimos 64 años y donde los cancilleres Willy Brandt, Helmut Schmidt han modelado la Alemania actual. Pero que  con Schröder, tras su primera coalición con Merkel (2005-2009)  sufre la pérdida de la mitad de su electorado que se sintió traicionado por su deriva centrista. Desde entonces no levanta cabeza. 2009 fue su peor resultado electoral desde la II Guerra Mundial, con apenas el 23%. Posteriormente a duras penas llegó al 25,7%.  Desde que en 1999 dimitió Oskar Lafontaine  sus diferencias con las reformas de Schröder, se han sucedido ocho presidente del partido.

Ha pasado de más de  dos millones de militantes en 2008 a 400.000 actualmente . Al tiempo vio diluirse la base electoral donde su voto de centro lo capitaliza la Sra Merkell tras aceptar las propuestas más blandas de los socialdemócratas. En paralelo se evapora  su voto tradicional y con él, su papel hegemónico en la izquierda. La Agenda de 2010 de Schroeder marca escasa distancia con el neoliberalismo de la Sra. Merkell, tan poca, que deja al SPD sin discurso ideológico, sin espacio y  con dirigentes de perfil muy bajo. Su identidad se difumina por la habilidad de la Canciller. Algo que ya ha sucedido con el Partido Liberal (FDP), que ha pasado por primera vez desde 1949 tras compartir gobierno con la CDU/CSU, a convertirse en una fuerza extraparlamentaria.

Una crisis que cada día a la vez que consolida la presencia de la derecha, abre grandes brechas por donde asoman opciones de carácter dudoso asidas al espacio de desesperanza y orfandad del electorado.

Gran coalición…Abstención…Declinar de la historia… Convertir en anécdota la diferencia ideológica entre la socialdemocracia y el conservadurismo menos alentador de Europa. Responsabilidad indubitable en última instancia en aupar a quienes  desmantelan el estado de bienestar y cuya  política de dinamización industrial es precarizar la  mano de obra . Prevaricar ante la corrupción, esto es darla por buena a sabiendas de su dimensión y quitándole trascendencia a la hora de prestar un apoyo tan incómodo, que  provoca recurrir a fórmulas esperpénticas o vergonzantes. Es un acto de extrema gravedad. Tanta como serán las consecuencias derivadas del mismo.

 Y desde luego…No… No es lo mismo…ni estética ni moralmente la derecha que apoya el SPD . Aunque los costes vayan a ser igual o más onerosos.

 

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en Antonio Campos Romay, AUTORES. Guarda el enlace permanente.