No gana Trump, falla el sistema – Germán Castro

Máis euNo gana Trump, falla el sistema

Germán Castro

 Es difícil no estar de acuerdo con  las certeras opiniones y análisis que de la política y los movimientos sociales y económicos hace a diario un icono de la comunicación y del pensamiento ponderado Iñaki Gabilondo. De la emitida tras conocerse la victoria de Donald Trump me quedo con la afirmación: “Trump no es la enfermedad, Trump es el síntoma”. Resume con claridad meridiana lo que está pasando en el mundo occidental: la radicalización de las masas ante el hartazgo de políticas neoliberales que navegan de la mano de una globalización no entendida o mal concebida, que rompen con el estado de bienestar y desangran las sociedades arruinando a las capas medias y empobreciendo hasta rozar la esclavitud a la población trabajadora. No tenemos que ir muy lejos, la prueba está en casa.

La reacción de un perfil conservador y puritano como el que caracteriza a los ¿Estados Unidos? de América pone en evidencia que las élites al uso han perdido credibilidad y el cabreo cada vez es más generalizado dando como resultado esto que acabamos de ver en Norteamérica y estamos viendo en Francia y en Alemania con los Le Pen y sucedáneos. No olvidemos que Hitler subió al poder por expreso deseo de las urnas y lo que ocurrió después. Añadamos a este mapa poco o nada esperanzador el Brexit o “peineta” que los ingleses hicieron a la Unión Europea y otros fenómenos varios que explican la desazón social cada vez más extendida y los riesgos de abrazar la xenofobia, el fascismo con diferentes barnices, pero fascismo a fin de cuentas, la intolerancia, etc. No hay más que ver que la formación política española Vox, de extrema derecha, ha celebrado el triunfo del magnate norteamericano.

Donald Trump no viene a romper ningún plato, es el propio sistema el que se resquebraja y tienen que ser los propios teóricos, aquellos que llevan al laboratorio de ideas la perversión de los valores, la violación de los derechos, la obsesión por el enriquecimiento a toda costa, quienes se lo hagan mirar antes de que sea tarde.

Y para los que piensan que los EEUU nos quedan un poco lejos, o frivolicen con el resultado de las presentes elecciones, que tengan en cuenta que es el país más poderoso del planeta que todo lo que allí suceda  repercutirá en todo el mundo y que, al fin y a la postre, allí radican sectores punteros de la economía mundial tales como el tecnológico, la comunicación, el alimentario, químico…y es en EEUU donde se fabrican pautas de comportamiento social, cultural, de consumo que luego se divulgan y sirven de referencia en todo el orbe.

Queda dicho, Donald Trump es el producto de un descontento de las masas sociales, una rebelión de estas contra las clases dirigentes, que surge de la misma manera que aquí en España, salvando tal vez circunstancias y/o distancias ideológicas, salta a la palestra el 15-M que se va a manifestar en la ruptura del bipartidismo y en el apoyo a formaciones emergentes aupadas por buena parte de la sociedad duramente castigada por una crisis en la que nada tuvo que ver, pero que se hizo recaer sobre sus espaldas.

En fin, vamos a ver como se cocina este guirigay que se escenifica en EEUU con un presidente que no contó siquiera con toda la plana de su organización republicana, algunas de cuyas voces autorizadas llegaron a negarlo por las botaratadas lanzadas durante la campaña electoral, pero que captó y canalizó el cabreo de millones de ciudadanos cansados y oprimidos.

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en AUTORES, Germán Castro. Guarda el enlace permanente.