300 AÑOS IMPORTANTES: 1717 -2017.-Antonio Campos Romay (*)

La Francmasonería Universal celebra en este año los tres siglos de la unión de cuatro pequeñas logias londinenses en la Gran Logia de Londres y Westminster, germen de la UGLE (Gran Logia Unida de Inglaterra), que terminará convirtiéndose en poderoso bastión de la Masonería más conservadora. El acto de 1717 cierra el relato de los masones operativos, manuales, con un apasionante bagaje tras de sí, dando paso a la que sería llamada Masonería especulativa en orden a sus características novedosas, centradas en la investigación y las inquietudes filosóficas, donde las herramientas materiales se convertirán en elementos alegóricos para practicar el Rito. La efemérides muestra el legítimo orgullo por un largo periodo durante el que, distinguidos francmasones, aportaron su contribución no menor a construir una Humanidad mejor a partir del espacio europeo. En un momento dado dos corrientes, perfectamente legítimas, desgarran el tronco común, dentro de la catarsis que representó el Siglo de las Luces. Una corriente masónica fundamentalmente continental, hace propias como señas de identidad el compromiso con la Ciencia y la Razón desde la perspectiva de instrumentarlas en aras de labrar una sociedad distinta y cuyo referente seria el Gran Oriente de Francia. El librepensamiento, el liberalismo político, la ausencia de dogmatismo y transcurrido un tiempo, el pleno derecho de la mujer, tendrá para ella especial relieve Mientras la corriente anglosajona cohabitaba cómodamente con el trono y el altar, la continental por sus propias convicciones sostiene con estas instituciones un divorcio oneroso.

Aportación masónica fue dibujar espacios propicios al debate comedido de los diversos, que en el mundo profano difícilmente se encontrarían. Habilitando espacios de convivencia de rivales políticos, aristócratas y burgueses, académicos y profesionales de los más distintos sectores. Reunidos en torno a una inquietud común: el cultivo de las ciencias experimentales y la filosofía aunada al simbolismo y el rito. Trescientos años más tarde, la Masonería sigue con razonable eficacia abriendo horizontes de progreso, conocimiento y tolerancia. La Masonería liberal, en el caso español, por vía de ejemplo, la GLSE,(Gran Logia Simbólica Española) hacen hincapié en la búsqueda de un nuevo método, que a la vez que explique las verdades ya conocidas y lo haga también con las que hubieren de descubrirse, (ars inveniendi). Descartes en el Discurso del Método incluía una aseveración “No admitir jamás como verdadera cosa alguna, sin conocer con evidencia que lo es. Evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención”.

Aunque fuese en Francia donde las ideas ilustradas arraigaron con mayor brillantez (Les Lumierés) y desde ella se expandieron por Europa con especial incidencia en Alemania y lastimosa dificultad en España, el movimiento ilustrado nace en el Reino Unido de la mano de Locke y Newton, que a su vez influyeron decisivamente sobre dos poderosos intelectuales galos, Voltaire y Montesquieu.

En el escenario del inicio del siglo XVIII, la economía era básicamente agrícola, en la que tímidamente el artesanado y comercio pretendían abrirse camino. Aun no estando a tardar mucho la Revolución Industrial en Inglaterra, el peso de la industria en la economía era muy escaso. Los fisiócratas inspirados por Quernay entre otros y el liberalismo económico de Adam Smith iban dando forma a la ciencia la economía.

La estructura social difícilmente superaba la situación del siglo anterior, nobleza clero y “tercer estado” Algo que se va modificando por una pujante burguesía que dominaba los resortes más productivos frente a la nobleza propietaria de la tierra, que no para de empobrecerse. En los forcejos de clase, estos últimos cierran filas intentando impedir a la burguesía acceso a los cargos de la administración, del ejército o de la iglesia. Algo que quedaría zanjado con conocido rigor en la plaza de la Revolución, hoy de la Concordia en París, y otras ciudades de la naciente República.

Son momentos agitados en diversos sentidos. Los gobiernos europeos, en mayor o menor grado con reminiscencias feudales, adoptaron lo que dio en llamarse el despotismo ilustrado. El prototipo español seria Carlos III. Es lamentable reconocer que en muchos países predominaba más el despotismo que la ilustración. España fue buen ejemplo de lo primero. Comenzaba también la emancipación de las colonias americanas con lo traumático que esto era para las viejas metrópolis.

El hecho religioso, que venía de unas brutales guerras en la centuria anterior, perdido aparentemente parte de sus prerrogativas a manos reales (regalías), sutilmente supo tejer un poderoso entramado con permanencia en el tiempo. Aunque afortunadamente la crispación de la polémica religiosa se diluyese, coincidiendo en ello esferas ilustradas y masónicas abogando por la necesidad de territorios de tolerancia religiosa tal como promovían la gran mayoría de los filósofos ilustrados, en gran parte afectos a la Orden Francmasónica.

Se produce una espectacular progresión en diversos campos intelectuales. Arquitectura, escultura, música, ciencias, astronomía etc. Kant nos una definición cabal de Ilustración: “La Ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. Incapacidad que significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guiá de otro”. ¡Sapere audere¡ ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón¡“ “La pereza y la cobardía son causa de que una gran parte de los hombres continua a gusto en su estado de pupilo, a pesar de que la Naturaleza los liberó hace tiempo de cualquier tutela ajena”.

Trescientos años caminando hacia sociedades de derechos y libertades. Trescientos años en los que varias veces se desanduvo el camino… pero solo para emprenderlo con más fuerza. El pensamiento ilustrado estableció que se podía regir la vida humana en todas sus dimensiones, residenciando en la Razón el mecanismo para que los seres humanos diferenciasen lo verdadero de lo falso, lo bueno de lo malo, lo blanco de lo negro.

Hoy el pensamiento de un masón de vocación tardía, Rousseau, tras trescientos años de luchas obreras, de ratificación de los Derechos Humanos y de la toma del protagonismo en sus manos de las sociedades, sigue teniendo fuerza y vigor ante un mundo que se deshilacha en su sus valores morales y cívicos : “frenar la degeneración, y mejorar al individuo y a la sociedad debe hacerse mediante un programa de educación individual y colectiva, de reformas de la sociedad , sin esperar pasivamente a que se cumplan unos designios de progreso inevitable”.

(*)Antonio Campos Romay, ex diputado del Parlamento de Galicia

Acerca de Contraposición

Un Foro de Estudios Políticos (FEP) que aspira a centrar el debate sobre los diversos temas que afectan a la sociedad desde la transversalidad, la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Desvinculado de corrientes políticas o ideologías organizadas, pero abierto a todas en general, desde su vocación de Librepensamiento, solo fija como límite de expresión, el respeto a las personas y a la convivencia democrática. El FEP se siente vinculado a los valores republicanos, laicos y civilistas como base de una sociedad de librepensadores sólidamente enraizada en los principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE OPINIÓN. Guarda el enlace permanente.